Señorita travesuras Jhope Bts

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 025

¿Cupido por qué me flechaste?

A veces creo que estas mal de la cabeza

Y solo pones mi mundo de cabeza

― ¿Podemos hablar? ― pego un salto en mi asiento, sorprendida. Al levantar la vista se encontró con Hoseok, aunque Dalila había hecho una mueca al igual que Fernanda, esta solo asintió, lo mejor era cera ciclos y esta era su señal

No podía hacer escañadla Hoseok me había tomado por sorpresa, por más que quisiera decirle que no había muchos ojos puesto en nosotros, solo sonreí falsamente, al igual que él y gag

­­­―Claro Mi lord...― dije Fernanda con ironía, estaba que le saltaba encima, los celos la estaban carcomiendo en vida, por más que se dijera a si misma que tenía que cerrar este ciclo su corazón era un caprichoso que estaba tomando decisiones sin su permiso. ― Le parece si lo hacemos después, es que voy a ver a mi hermana...―Fernanda se sobaba las manos totalmente nerviosas

―Mi Lady mejor la espero a que salga de ver a su hermana, no creo que se vea bien y no quiero molestar a su prometido ...― Fernanda trago grueso, aun no se hacia esa idea, de no casarse con el hombre que ella había decidido pero que más daba

―Yo, creo que está bien mi Lord― Ella estaba tratando de contenerse, todo lo que le estaba sucediendo la estaba superando y por más que quisiera ser fuerte no podía, esto la estaba matando. ― Yo me retiro tengo que ir a ver a mi hermana ¿Adiós? ― Hoseok asintió un poco dudoso, había actuado como un imbécil y ahora ella se volvía otra vez lejana a él, a veces se preguntaba por qué no la entendía.

Fernanda iba pensando en todo lo que de su vida estaba siendo quitado, primero el amor de una familia debido a unas costumbres in sanas, luego a su hermana que antes de cumplir la edad normal se casó con un estúpido y por último el amor, siempre había huido del, pero por más que trato de escapar no pudo.

―Esto no puede ser cierto...― Dijo colocando su frente en la fría pared, a pocos pasos antes de donde se hallaba su hermana. ―Dios celestial te pido un milagro, no permitas que esto suceda aún tengo muchas cosas que quiero lograr...―Dijo ella mientras se limpiaba las lágrimas, la mayoría de los hombres que la rodeaban solo pensaban que las mujeres debían hacer labores de casa, e imaginarse tan solo ella casada con un hombre que solo quisiera que ella se dedicara a la casa le mataba esa idea, ella quería ir a la universidad y ahora todo se estaba esfumando y tenía que admitir que por primera vez se sentía indefensa.

― ¿Podemos hablar? ― pego un salto Fernanda haciendo que su frente se golpeara fuertemente con la pared. Al levantar la vista se encontró con el doctor que atendía a su hermana, por la cara de este sabía que algo no andaba bien, pero al ver su rostro supo de qué se trataba, ¿por qué había caído de nuevo? ¿podría ver a su hermana? carajo, Fernanda no aprendes que llorando no vas a poder ver a tu hermana.

Fernanda asintió lentamente mientras seguía al doctor a su oficina

―Debes tranquilizarte a tu hermana no le hará bien verte así― dice mirando fijo a Fernanda.

―No puedo hacerlo― respondió Fernanda con un Sollozo

―Eres Fuerte, solo espera...― Dijo el médico totalmente tranquilo

―Usted no sabe por lo que estoy pasando...― respondo Fernanda fastidiada, rodando los ojos. El medico solo sonrió levemente mientras le daba un libro

―Sabe yo tampoco soy valiente, pero aquí estoy tratando de salvar vidas, ¿sabes que me hace fuerte? ― Fernanda lo miro enarcando una ceja, como si dijera "Este hombre está loco" o "Ya viene la típica charla de los católicos"

―No estás sola― ¿en serio? ― Solo que eres prepotente y quieres respuestas ya mismo― Fernanda sonrió con cinismo―. Pero de eso no se trata la vida, vívela tranquila, lograras muchas cosas de eso no tengas la menor duda― Fernanda lo miro,, quería creer que el medico se estaba burlando de ella pero el solo sonreía suavemente, se miraba su vista bastante casada pero aun así se vea lleno de espontaneidad.― La vida no será fácil, pero podrás ― Él se dirige a tomar un cuaderno―.No todos aprendemos a la primera, el tiempo y los golpes nos enseñan que la mejor solución es dejar que Dios obre nuestra vida, a veces cuando nos quita nos multiplica o a veces él nos sorprende dándonos eso que creíamos perdido, Fernanda ...― dice mirándola a los ojos y extendiere los dos libres más una publicidad, esto es increíblemente incomodo, pensaba Fernanda mientras lo recibía. El medico sabía lo que ella pensaba, pero así eran todos, desconfiados, ¿Quién iba a creer en alguien a quien no pueden ver? solo rogaba de que ella se acercara a Dios

Mangón sabía que Fernanda era atada a las viejas costumbres, iba a la iglesia, pero no creían en el poder de Dios

―¿Adorar no es lo mismo que creer?― pregunta el medico a Fernanda― Si logras distinguir la diferencia entre eso créame que sabrás muchas respuestas...― asegura sincero y ella no lo dudo.― A veces solo oímos pero no reflexionamos de su palabra realmente, espero todo se te resuelva Fernanda ...― Fernanda lo escucho y después se retiró, su familia era devota a ir a la iglesia pero jamás comprendió por que iban, muchas de las personas que allí iban cometían pecados y aun así se hacían llamar hijos de Dios ¿Irónico no?



Kenndry Ramon

Editado: 29.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar