Sherezade

Tamaño de fuente: - +

Parte 1

Damian Lennor hacía más de 20 años que había dejado Arabia Saudita luego de los terribles acontecimientos que enlutaron a su familia, por los cuales él se sintió más que culpable. Él un rico empresario ingles aficionado y enamorado de los caballos árabes había convencido a su joven esposa Lina a un mes de casados a permanecer un tiempo en el reino de su gran amigo Dalil Akal el cual era conocido por la crianza y la excelencia en la cría de caballos árabes pura sangre.
Lo que jamás imaginó Damian es que en aquel lugar su vida se transformaría en un huracán, desde el momento que su mirada se cruzó con la de Yamileth hermana del rey Dalil la cual hacia honor al origen de su nombre que significaba "belleza". Damian peleaba consigo mismo, con la impureza de sus pensamientos, ella era tan prohibida, pero no tan solo por ser el un hombre casado, sino porque ella era una princesa sagrada. No fue necesario que su esposa se diera cuenta de cuan nervioso se ponía al ver a la princesa. Su esposa le sugirió con toda su cultura y tranquilidad inglesa, rentar una mansión en las afueras de la ciudad y dio como excusa un lugar propio. Damian advirtió el azul traicionero en la mirada de su esposa, no objeto la idea.
No hay distancia suficiente para la pasión y eso...eso es un error.

 

 

 

20 años atrás habían quedados sepultados en una trágica historia para Damian y para la princesa. Un amor prohibido, una pasión incontrolable sobre pasando las religiones, las culturas y los mandatos. Fueron descubiertos al querer escapar hacia Paris, él fue torturado y salvó su vida tras la intervención del cónsul inglés. La suerte de la princesa nunca la supo, pero según las leyes de aquel país con las mujeres a pesar de pertenecer a la realeza no eran para nada alentadoras.

Su esposa se quebrantó ante la humillación de la traición de su esposo y enloquecida por la desesperación y la vergüenza social se arrojó del séptimo piso de una torre. Damián se enteró ante la locura de lo ocurrido que su esposa estaba embarazada de tres meses. Su familia creyó conveniente que se tomara un descanso "prolongado" en la villa "Demony" al norte de Italia hasta que la tormenta pasara y ese periodo se convirtió en 20 años, en los cuales se convirtió en un hombre huraño, silencioso y desconfiado.

El llamado telefónico lo había desconcertado, Yamil Adulk su amigo y compañero de la universidad le enviaba un pasaporte y documentación falsa para poder ingresar en su país desesperadamente necesitaba que el regresara....

 

Damian Lennor miró tras de sus gafas negras la excelencia del aeropuerto todo había cambiado se notaba la opulencia y la tecnología que convertían las cosas simples en pequeñas maravillas. Su pulso se aceleró cuando pidieron su documentación y el empleado de migraciones se detuvo en su supuesto "nombre" Santiago Arévalo, venezolano, empresario petrolero. Contuvo la respiración por unos segundos hasta que el sello de aceptación y la visa fueron aceptadas. Inmediatamente tomo su portafolio y se encaminó hacia el hall del aeropuerto. Yamil lo recibió con un afectuoso saludo y se miraron por unos segundos sin hablar, como si en ese silencio se descubrieran todas las penas y las torturas que Damian había soportado, se volvieron abrazar y enfilaron hacia la salida. El mercedes Benz circuló hacia las afuera de la ciudad al hermoso palacete de Yamil.
Hablaron trivialidades, pero el corazón de Damian galopaba demasiado acelerado, expectante de saber por qué lo había requerido después de tantos años.

Los ojos de Damian Lennor se llenaron con todas aquellas imágenes de los recuerdos, los aromas, los colores, la música, la mística que derramaba aquella tierra, pero por sobre todo lo que no podía sacar de sus recuerdos eran los maravillosos ojos de la princesa Yamileth.

No se había atrevido a preguntarle a Yamil que había sido de ella, su cobardía no se lo permitía, sabía que su amigo consideraba esa historia peligrosa y prohibida, pero fue el quien pudo ponerlo a salvo en aquella época cuando todo parecía perecer para él.
Fue por todo ello que Damian se sorprendió casi enfermizamente cuando Yamil le dijo:
_Necesito tu ayuda para sacar a Yamileth del país...la cosa se ha puesto muy fea para ella, el nuevo monarca no la considera de la realeza y sus privilegios se han terminado...-
Damian trato de ordenar sus ideas, trato de entender aquel mar de palabras que su amigo pronunciaba.
_Espera por dios Yamil...quieres decir que Yamileth está viva...todo este tiempo pensé que ella...- titubeo…
_Yamileth obtuvo una condolencia de parte de su hermano, quien no sin antes proveer una trama creíble envió a Yamileth antes de que los funcionarios religiosos lo supieran al templo de Anithat fuera del reino , en tierras independientes pertenecientes a la familia de Yamileth...se dijo que la princesa se consagraría a la sumisión religiosa y no se sabría de ella, vivió allí recluida hasta hoy...la caída del reinado de Dalil Akal a manos de los Sumaryth ha puesto en peligro la vida de Yamileth ya que todos los pertenecientes a esa casta están condenados-
Damian sintió que su corazón se enfriaba y se detenía en aquel momento de tan solo pensar en volver a verla.



Talisman

#12006 en Novela romántica

En el texto hay: romance, amor, amistad

Editado: 27.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar