Si la vida te da limones, exprímelos a polvos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 18

SUSANA

Estoy viviendo como en una nube. El negocio me va genial desde que un influencer entró a probar algunos de mis pasteles y los recomendó en su cuenta de Instagram. Miguel es un encanto que me trata como si fuera una reina. Mis amigas a pesar de lo que cada una tiene son felices y están bien. 

Salgo del obrador, o la cocina como la llama Alex, alertada por los insultos de mi amiga y me encuentro al demonio en persona. Lidia, mi hermana menor, ha vuelto a dar por culo. Es que parece que se huele que soy feliz para venir a amargarme la vida. Es verla y me entran los siete males. Por lo visto, mis padres le han dado la dirección de mi panadería y se ha presentado como si fuera la reina de Saba y yo la cenicienta en su época mala. Efectivamente, no le he dado la dirección de mi casa ni de mi negocio para que no se presente y le tenga que ver el careto. 

Alex parece un pitbull a punto de saltar sobre ella por encima del mostrador, menos mal que no hay nadie. Así que decido ponerme firme y educada, mis principios y educación me impiden echarla a patadas o decirle a Alex que ataque. Aunque no parece mala idea.

-¿Que quieres Lidia?- Esta pregunta la acompaño con mi cara de falsa especialmente dedicada a ella.

-¿Que pasa? ¿No puedo ver a mi hermanita?- Alex se está poniendo roja de la ira, sólo falta que le salga humo de las orejas.

-Tu no sabes lo que significa el término hermana, sólo corre veneno por tus venas.-Alex no se ha podido callar, pero no ha dicho nada que no piense.

-Eh Susi, ¿le puedes decir a tu mascota que se vaya que esta es una conversación familiar y ella no pertenece a la nuestra?- Es asquerosa y no le voy a consentir que hable así de mi pequeña Alex.

-Me llamo Susana y no es mi mascota, es una persona con mucha más educación que tu. Por cierto, ten cuidado, no vaya a ser que te muerdas la lengua y te envenenes. Te lo vuelvo a repetir, que se ve que eres cortita. ¿Que mierda quieres?

-Bueno, lo de la educación permíteme que lo dude. Voy a ser clara, necesito dinero. Papá y mamá no quieren darme y sólo te tengo a tí, así que tienes que darmelo.

-La idea de no darte dinero se la dí yo así que como comprenderás no te voy a dar ni un duro. Buscate un trabajo y deja a los demás en paz. ¿O vas a estar toda tu vida chupando del bote?- Cuando termino de hablar miro a Álex y veo orgullo en sus ojos.

-¿Te recuerdo quién te dió el dinero para montar ésta mierda? Porque tú no eres muy distinta a mí.

-Lidia, llevo trabajando desde los diecisiete años y está mierda como tú la llamas es mi trabajo. Deberías probarlo, lo de trabajar digo porque ya tienes edad para costearte los caprichos.

La cabrona de Alex no para de reírse porque es algo que odia mi hermana. Pero me da exactamente igual, es una persona muy tóxica que me ha jodido la vida en diferentes etapas a pesar de ser menor que yo.

Por suerte o por desgracia, entra Miguel a la panadería y por la cara que ha puesto mi hermana lo conoce. Mal asunto.

-Hola Miguel, ¿Que tal? Hace mucho que no nos vemos.- Decidme que es una broma. No me gustaría nada que Miguel haya tenido algo con mi hermana, ella siempre lo envenena todo.

-Hola Lidia, sí hace mucho que no nos vemos.- Alex está igual que yo, alucinadas con los ojos entrecerrados intentando ver qué es lo que pasa aquí.- ¿Que haces por aquí? ¿Tu no vivías en otro sitio?

-Sí, he venido de visita a ver a mi hermana.- Alex hace gestos como de vomitar.- ¿Y Hugo? ¿Cómo está? Dime que me llame que le echo mucho de menos.

Alex se está poniendo mala y por cómo está subiendo la ceja tiene que estar pensando en lo peor.

-Está muy bien y lo siento, pero está conociendo a una chica y creo que te dejó muy claro que no quería volver a verte.

Decido intervenir y darle una patada a los principios y a la educación, pero no sé lo contéis a mí madre.

-Lidia, ya tienes una respuesta sobre tu petición así que si eres tan amable, sal de mi negocio y de mi vida. Hasta luego.- Se va con la cabeza muy alta y sonriéndole a Miguel.

Cuando vemos que ya está a una distancia prudente, antes de que Miguel se acerque a besarme Alex avasalla a preguntas a Miguel sobre qué tipo de relación tenían o tienen Hugo y Lidia.

-Miguel, contesta o procedo a la tortura. ¿Que hay entre ellos dos? ¿Porque no me ha dicho nada? ¿Que le hizo para que no quiera volver a verla?

-No te puedo contar nada Alex. Tiene que ser Hugo el que te lo cuente, si te suelto algo es capaz de cortarme los huevos y algún día quiero tener un mini Miguel o una mini Susana.- ¡Que bonito eso que ha dicho! Pero yo también quiero saber la respuesta a esa pregunta.

ALEX

A Hugo le voy a sacar poco, ayer durante la cita intuí que es muy hermético. Ah y que le han pasado un montón de cosas, al contrario que a mi, que nunca me pasa nada. 

Voy a proceder a contaros como fue la cita. Nada más bajar al portal lo vi apoyado en un cochazo flipante. Que también os digo, no se si era más flipante el coche o él. Estaba guapísimo con unos vaqueros negro y una camiseta negra con unas nike blancas. Estaba para comérselo.



LittleLioness1

Editado: 15.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar