Si la vida te da limones, exprímelos a polvos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 38

HUGO

Aunque no debería estar cerca de ella, no puedo evitarlo. La misión se nos fue de las manos y se nos escaparon el jefe y algunos de la banda. A Miguel le dispararon en un forcejeo y yo acabé mal herido intentando detener al que le disparó. Un tio que tenía una espalda que parecía un armario empotrado y una cara de mala hostia muy importante, pero acabó detenido y juzgado. 

Miguel con el rollo del disparo consiguió que Susana fuera con él a su casa mientras que dos policias hacian guardia en la acera de enfrente. Marcos no dejaba a Marta ni a sol ni a sombra por miedo, ya que si descubrían nuestra relación de amistad podrían estar en peligro. Tanto mi familia como la de Miguel están con escoltas camuflados para no levantar sospechas y ya sólo me queda mi Alex, no os podéis imaginar lo que me costó separarme de ella para que no le pasara nada. Ella es mi punto débil y jamás me perdonaría que le pasase algo por mi culpa, por eso tenía un par de policias en su puerta y tanto a mi cómo a mi compañera Cassie, vigilándola desde lejos. Cuando me dijo que el chaval ese era su novio, al principio me lo tomé enserie pero a pesar de que nos conocemos de hace poco, no me lo creí. Es cómo un libro abierto para mí. 

En un par de minutos estoy en el portal de su casa y mientras yo me quedo tranquilizándola, Cassie, Antonio y Felipe van hacia su casa a ver qué pasa. Al principio, se muestra reacia a que la abrace pero cuando me acerco se le bajan todas las barreras. Cómo echaba de menos su olor, es adictivo.

-Alex, tenemos que hablar.- Espero que me quiera escuchar y no se enfade.

-¿Para qué? Si estás muy ocupado.- Parece que recapacita y se relaja.- Bueno, sólo te voy a escuchar porque me puede la curiosidad pero más te vale que lo que me cuentes tenga consistencia, sino te suelto la hostia que te mereces por dejarme tirada.

Le mando un mensaje a Cassie para que se haga cargo y me vaya comentando qué ha pasado, en este momento sólo me interesa Alex.

-Vamos a la cafetería y te cuento.-Empiezo a andar pero a los pocos segundos veo que no me sigue.- ¿Que pasa?

-¿Cómo que pasa? Te recuerdo que hay gente en mi casa que no he invitado y se ha colado aprovechando que no estaba. Quiero saber que pasa, así que vamos para arriba.- Esta mujer me va a volver loco. Acepto y subimos, ya habrá tiempo para hablar. Cuando abre la puerta con Luci detrás y ve el desastre que hay, se pone blanca hasta tal punto que me asusto.

-Nena, ¿estás bien?- Pero antes de que me pueda contestar, va hacia los detenidos que están de rodillas meintras mis compañeros están esperando indicaciones, y le pega un derechazo a cada uno. LA MADRE QUE LA PARIÓ. Bueno, bien está y no voy a negar que verla lanzando puñetazos me ha puesto duro. Cassie la agarra mientras me mira con una sonrisa. Sabe lo que siento por Alex y estaba deseando conocerla, a pesar de que Alex piense que me la tiro. Cassie tiene una hija con su pareja, Gloria, y las dos no pueden ser más felices.

-Hijos de puta, me habéis dejado la casa que parece que ha pasado un huracán.- Se suelta de Cassie y viene hacia mí.- Por favor, vámonos de aquí que me está dando taquicardia sólo de ver cómo está todo.- Se gira hacia mis compañeros y les suelta con su gracia natural:-Cuando saqueis a estos puercos, cerradme la puerta.

Vamos a la cafetería de abajo con Luci, ya que los animales pueden entrar. De hecho, tienen un asiento especial para ellos. Algo muy curioso.

-Alex, para empezar quiero darte las gracias por lo que estás haciendo por mi hermana. Cuando mi padre me lo contó, casi me pongo a llorar pero no podía hablar contigo. Lo que te voy a contar es algo para lo que tienes que tener la mente abierta.- Le cuento toda la operación y cómo he estado a su lado aunque no lo parezca.- Te quiero Alex, desde el primer momento que te ví supe que ibas a ser alguien importante para mí y no me equivoqué. Susana está en la misma situación que tú, Miguel tampoco le contó nada a Susana. ¿Me perdonas?- Pongo cara de pena y sonriéndome, se acerca a mi y me besa. ¡Cuanto la echaba de menos!- Por cierto, Cassie es lesbiana. Que aunque no lo digas te estás comiendo la cabeza. -

Nos ponemos a besarnos con Luci saltando hacia nosotros y le hago la propuesta que me lleva rondando la cabeza varios días.

-¿Quieres venirte a vivir a mi casa, en principio hasta que termine todo esto, aunque luego te quedes para siempre?- Soy muy raro haciendo propuestas pero soy así. La cabrona hace un parón dramático, pero acaba aceptando y a mi se me va a salir la sonrisa de la cara.

 



LittleLioness1

Editado: 15.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar