Si te recuerdo

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 13

¡IMPORTANTE! 
En este capitulo hablaré de un trastorno pero lo que yo coloco de ninguna manera se debe tomar como información de un experto ya que fue algo que me dediqué a investigar para la historia que finalmente es ficción. Se trata de un tema que debemos tomar con seriedad y responsabilidad asi que solo les pido discreción. 
Gracias por su atención.


NARRA JAIMIE

De repente mi vista se torno en una visión de tunel acompañada con un mareo que hizo que me sentara en las escaleras y sintiera que todo se hacía lejano.

Christine corrió a mi y mientras todo me daba vueltas y vi sus ojos azules observándome con preocupación. Ya he visto esa mira antes, es una sensación que tengo desde aquella vez en el café, esos ojos...

Lo ultimó que recuerdo es que de repente todo se volvió negro y las voces se escuchaban lejanas. Unos minutos después desperté en mi cama mientras mi amiga se paseaba por la habitación.

—¿Qué pasó? —articulo mientras me acostumbro a la luz.

Christine se acerca mi cama.

—Te desmayaste.

—¿Y mi mamá?

—Fue a llamar al doctor para que venga a revisarte y así asegurarnos que todo esté en orden.

—No es necesario, me siento bien.

Me incorporé rápido pero al tratar de levantarme sentí un poco el mareo.

—¡No! Espera un momento, no puedes levantarte así de brusco —Toma mis hombros con cuidado para recostarme y acomodar el cojín—. Te revisarán un par de minutos, es rápido ya lo sabes, como siempre.

—Pero solo me desmayé.

—Pero tu cabeza... no te cuesta nada esperar a que te revisen.

—¿Qué hay con ella? Todos se desmayan, no es cosa del otro mundo. Además ¿Tú como sabes qué va a hacer el doctor?

—Bueno, pues ya sabes cosas de médicos

—Claro, no creo que cosas de arquitectos Christine.

Mi amiga sonrió y me enterneció su mirada. 
A veces parecía distraída y luego apenada por las cosas que decía como si se pusiera algún filtro.

—Al parecer todos saben lo que me pasó menos yo. ¿Tan rápido llegan los chismes a la escuela?

—No, no es eso para nada. Solo que los maestros dijeron que habías tenido un accidente. ¿Sabes lo que pasó?

—Pueses que tuve un accidente de auto.

—¿Recuerdas ya sabes... Todo?

Ahora tenía una atención muy extraña sobre mí, algo curioso.

—Creo que iba conduciendo.

—Ya veo.

De nuevo esa mirada perdida.

—¿Ya te conocía antes del accidente que tuve cierto?

Es que todo esto ya era extraño, el hecho de que parecía que desde que regresé era la única que nunca me preguntó sobre el tema. Y el hecho de que me haya sentido inmediatamente en confianza con ella.

—¿Ya nos conocíamos verdad?

Una repentina exaltación apareció en el rostro de Christine.

—Hay muchas cosas que no recuerdo y ha sido muy extraño regresar a mi vida normal sintiéndome tan ajena a todo así que por favor no me mientas —agregué impaciente.

—Está bien, es cierto que ya nos conocemos.

Me quedo meditando un rato tratando de esperar a que la memoria regrese como si la revelación activara algo pero nada ocurre.

—Ni siquiera se qué preguntarte, no puedo recordar nada —Me enojo y aprieto la colcha—. Lo siento realmente debe enfadarte esto.

—Jaimie —Christine se sienta y suspira— No estoy enojada, de verdad. No es tu culpa, ya verás que poco a poco todo dejará de ser ajeno para ti.

—Desde que regresé has sido de las pocas personas que no me hostigan con preguntas y realmente te lo agradezco.

—Es que eso es muy grosero y creo que tantita empatía no les vendría mal.

Ahora otro silencio que de nuevo rompo.

—¿Nos conocemos de la universidad?

—De hecho antes —Se encoge de hombros.

—¿De verdad?



Crisálida

Editado: 25.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar