¿siempre? Editada.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 14 Editado.

Capitulo 14.

 

Ben me dejo los papeles necesarios antes de marcharse a Nueva York, su despedida fue un poco seca un abrazo y un corto beso en los labios, luego simplemente se marcho dejándome en Londres, separándonos de nuevo, y no me dolía sabía que yo no era la persona para él esperaba que pronto el conociera al amor de su vida, se lo merecia. 

Pasa una semana hasta que tengo mi cita en la universidad, cuando voy me siento bien, y sé que esta fue la mejor decisión hablo con el decano el cual está encantado con mis notas de la escuela y hace a un lado todo lo relacionado a América y me da mi nuevo horario de clases el cual empezara en 2 semanas, me di una vuelta por las instalaciones para relacionarme con todo y luego con un suspiro volví a casa.

Pero en la puerta estaba parado Amir y no estaba solo, a su lado estaba Noah el cual le daba una carpeta amarilla y le explicaba algo gesticulando con las manos, no entendía, hasta donde me llegaba mi conocimiento ellos no estaban muy contentos con el otro, nunca se habían llevado muy bien y creo que lo nuestro rebaso el vaso.

- Si lo otro te lo entrego mañana en tu oficina a primera hora- logro escuchar cuando me acerco y Amir asiente.

- No te preocupes cuando esté terminado se lo haces llegar a mi asistente- Amir me ve y sonríe, yo también le devuelvo el gesto- Taylor.

- Hola Amir, Noah- digo y ellos se hacen a un lado para que pueda pasar a la casa.

- Oye tay espera un momento- me dice Amir y me giro esperando que me diga lo que tiene que decir, y Noah también espera su momento para atacar- mama dice que si te puedes pasar por casa estaría muy contenta, que por favor lo hagas antes de volver a América.

Estuve a segundos de decirle a Amir que no volvería, que me quedaría en Londres, pero sabía que eso solo sería como darle esperanzas a lo nuestro, y nosotros no podíamos tener esperanzas él era un hombre casado, y si eso no fuera suficiente tenía un hijo, un pequeño que aunque me doliera era el hijo del amor de mi vida y yo no me podía entrometer en eso, no era capaz de hacerle tal daño a una criatura que no es culpable de los pecados de sus padres.

- Claro, está bien veré que puedo hacer, adiós Amir- digo y entro a la casa llevando mi corazón en las manos.

 

¿Será que esto nunca se terminara? ¿Será que nunca dejare de amar a Amir?

 

El día siguiente esta resplandeciente, me sentía muy bien conmigo misma, y el clima en Londres estaba muy bien, me puse un lindo vestido rosa y unas sandalias planas, acomode mi cabelló y salí en busca de un taxi para ir a la casa de mama, tenía mucho tiempo sin pisar la mansión y creo que ir estaría bien, como curar viejos rencores, el taxi me dejo en el portón y toque el intercomunicador para que me abrieran, debí de haber avisado que venía.

 

- Si buenos días, mansión Garnet- escucho la voz de una mujer desconocida y me encojo de hombros.

- Hola soy Taylor Gordon, estoy buscando a la señora- se escucha un silencio, y luego un suspiro.

- Puede pasar.

 

Cuando empiezo a caminar, me siento como de nuevo en casa, el día que llegue a esta mansión estaba destruida me sentía traicionada por mi propia familia, y aquí encontré cobijo, aquí encontré el amor que necesitaba en ese momento, a pesar de todo esta casa me trato de mil maravillas, en el umbral de la puerta veo arrecostado a Amir, tiene una sonrisa en la cara y me escanea.

Yo no puedo evitar mirarlo también, hoy parece relajado, tiene un mono deportivo y una camiseta, su cabello esta revuelto y parece que se acaba de despertar cuando estoy lo suficientemente cerca el me abraza, y me permito inspirar su olor, y chicas Amir Garnet huele a gloria.

- Buenos días Taylor- me dice cuando nos separamos y yo no puedo evitar mirar sus ojos como si estos fueran el cielo.

Buenos días Amir.

No sabía que ibas a venir hoy, mama está adentro, Fernanda traerá al niño hoy para que pase el día con nosotros.

- ¿Acaso ella no vive aquí?- el niega y se rasca la parte trasera de la cabeza.

- Estamos divorciándonos, ella cree que lo correcto es que no vivamos juntos, para no confundir las cosas, yo sinceramente no podría confundirlas, creo que el problema es ella- asiento y lo vuelvo a abrazar.

- Es bueno verte Amir, ahora iré con tu madre.

- Si claro, nos vemos al rato.

 

Al entrar en la cocina veo a mama y no evitamos abrazarnos, sus abrazos se sienten tan bien como los de mi propia madre, la señora Garnet siempre ha sido un gran apoyo para mi, y la mejor suegra que cualquiera desearía tener, es una mujer valiente y la admiro no cualquiera se cala al diablo con todo e infidelidades.

- Mi niña por fin vienes a visitarnos, este día es una maravilla, Fernanda también nos traerá a Amid Badi.



Rotciv Diaz

Editado: 30.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar