Siempre fue por ti

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO OCHO

Anna :) 

Bajo del auto lo más rápido posible, odio sentir este sentimiento, odio llorar delante de él, estaba dispuesta a decirle del porque me fui solo si la llamada de Xiomara no hubiera interrumpido lo hubiera soltado sin más, estaba a punto de cometer una estupidez y una muy grande. Entro a mi casa y me dirijo a mi habitación sin antes tener a mi madre mirándome fijamente, me encierro en mi habitación,  me tumbo en mi cama, apago mi celular y decido dormir hasta olvidarme de lo sucedido con Alex. 

Solo ha pasado una hora desde que he decidido descansar pero fue interrumpido por mi madre que entró a mi habitación preguntando si quería cenar, no tengo ánimos de bajar y ver a Alex así que me negué y ella salió, bajaré cuando ella y él estén en sus habitaciones, es decir en la madrugada.

Tomo mi celular y al prenderlo veo que tengo llamadas perdidas de Dan y algunos mensajes de Xiomara.

¿Por qué no sé nada de ti?  :( 

                    Aún sigo agotada por lo de anoche  :( 

Hablas como si hubieras tenido sexo anoche    :O    ;) 

Me río por lo que acaba de decir, hablamos por un buen rato y me dice que para mañana tenía que guardar ánimos porque saldríamos todos en grupo, en ningún momento sale el nombre de Alex en la conversación cosa que agradezco. Después de que haya terminado de hablar con mi mejor amiga decido llamar a Dan, responde en el primer tono y me cuenta la razón por la que no pudo pasar por mí, era el cumpleaños de su abuela y se le había olvidado por completo, también me dice lo mismo que Xiomara-que mañana saldremos todos- que pasaría por mí en la mañana.

 Hablar con Dan no es tan incómodo como lo esperaba, seguimos siendo nosotros mismos solo que él en ocasiones me dice amor, cariño o algún calificativo amoroso mientras que por mi parte lo sigo llamando por su nombre, no sé si estar con él sea la mejor idea o no pero por el momento todo resulta estar bien tal vez con el tiempo aprenda a querer a Dan más que un amigo.

Alex pudo superarme y siento que yo también debo de hacerlo aunque lo haga de la manera incorrecta.

No me doy cuenta de la hora cuando mi estómago empieza a sonar por hambre, Dan y yo nos despedimos y decido ir a la cocina, sin antes ir al baño, lo malo es que en el segundo piso ningún cuarto tiene un baño propio, solo la habitación de mis padres que está en el primer piso, así que la mala noticia es que ya que tengo a Alex como invitado de mi madre, él y yo compartiremos ese único y disponible  baño. Al llegar lo único que hago es lavarme la cara y las manos, rezando no despertar a Alex ,mientras termino de secarme pienso que no es buena idea que este baño esté al frente de su habitación, el tendrá más ventaja en las mañanas, cuando abro él está ahí con la mano extendida, es incómodo verlo después de lo que paso esta tarde, me queda mirando fijamente, doy un paso al costado y él también lo hace, no es esos típicos bailes que dos personas hacen cuando se chocan de casualidad, porque él lo hace a propósito.

 

- Necesito salir-

- Y yo necesito entrar- me mira con una sonrisa ladeada, entonces doy un paso al otro costado y él también lo hace.

- ¿Podrías mover tu trasero?- hablo cortante y el aun sonríe, no sé cuál es el chiste

- Si pidieras ¨por favor¨ tal vez lo haga-susurra cerca a mi oido. 

- ¿Podrías por favor mover tu trasero y dejarme salir?- suelta una carcajada y frunzo el ceño- ¿cuál es la broma?-

- ¿Tienes prisa de bajar a la cocina y devorar todo? – abro mis ojos por lo que acaba de decir- lo digo porque tu estómago no ha parado de sonar y tú no te has dado cuenta- y en ese momento soy consciente de los sonidos raros que salen de mí, ruego por comida.

- Si... por eso necesito bajar- hablo y lo esquivo chocando nuestros hombros de manera brusca, estar cerca de él hace que mi cuerpo esté a la defensiva por cualquier comentario hiriente que vaya a decirme.

Al llegar a la cocina abro el refrigerador y no hay nada más que ensaladas, típico de mi madre, tengo la esperanza de que haya guardado mi cena en el microondas, la abro y ahí encuentro mi salvación. Voy a la encimera y me dedico solamente en mis macarrones, no sé cómo pude negarme de comer hace unas horas.

¨SI NO BAJASTE FUE POR ALEX¨

Alex, Alex, Alex, parece que lo único que mi cerebro parece recordarme últimamente es su nombre, necesito lidiar con esto, necesito ser como él. En menos de diez minutos he terminado y tengo que esperar al menos unos minutos para que mi estómago pueda digerir y no ir corriendo a mi habitación y dormir, tener padres doctores puede ser beneficioso y a la vez no. Lavo mi plato y subo nuevamente al baño para poder cepillarme, entro sin avisar.

POR PRIMERA VEZ VEO ALGO QUE VALE LA PENA OBSERVAR Y ADMIRAR.

Veo el hermoso cuerpo de Alex, aunque esté de espaldas agarrando una toalla y cubriéndose hace que sonría y me sonroje a la vez, fue mi culpa entrar sin tocar, pero nunca lo he hecho por costumbre ya que este baño siempre ha sido para mí.



Addy

#12869 en Novela romántica

En el texto hay: primeramor, mejores amigas, pasado

Editado: 21.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar