Siempre fuiste tú

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 22 "Literal"

-Quiero salir de aquí, y la única manera de lograrlo es que le digas que ya puedo hacerlo- Jim me mira con seriedad, creo que desea que me quede callada para que pueda seguir revisándome, además, comienzo a creer que ya me ha comprendido desde las primeras cincuenta veces que se lo dije –Vamos Jim, necesito salir-.

-Venus, acabas de salir del hospital hace un par de días, no puedes hacerlo ya que el clima no está a tu favor, tienes que esperar un poco más, necesito que te mejores para que Sean deje de llamarme cada hora en la noche para preguntar si el sonido tan bajo de tu respiración es normal, que si es bueno que no te muevas mientras duermes y más cosas de las que ya hasta sueño-.

-Vaya, ¿Enserio hace eso?-.

Sus ojos parecen cerrarse por sí solos, y ahora que lo veo bien tiene unos enormes círculos oscuros rodeando sus bonitos ojos, creo que el que necesita dormir es descansar es él, después de todo es un médico y debe estar bien para sus pacientes.

-Escuche que el tipo Macon Baxter ha vuelto- arqueo ambas cejas e imagino que se trata de mi amigo. Sus ojos se agrandan y carraspea su garganta. –Diablos, Sean no te lo ha dicho ¿Verdad?-.

-No, no lo ha hecho. ¿Acaso hay algo más que deba saber?-.

-No, simplemente eso. Pero, volviendo a lo anterior necesitas descansar más ¿Bien? Si quieres recuperarte pronto debes “descansar”,- asiento con la cabeza para que vea que lo he entendido, sin embargo no ha sido superado. -¿Cómo te has sentido?- cuestiona mientras anota algo en su pequeña libreta. –Necesito detalles de todo para poder revisar tu progreso, hasta ahora no ha habido secuelas pero no debemos descartar los chequeos constantes ni nada parecido, por ello debes hacer todo lo que el gruñón de Sean Truswel te pida- sonrío y asiento con la cabeza con la idea de que tendré que hacer lo que me pide, además, no quiero que Sean se preocupe más, y enserio me encantaría poder dormir y dejar de escuchar las miles de razones por las que ni siquiera quiere dejarte sola ni un segundo-.

-Ow, eso es demasiado lindo, dime ¿Qué te ha dicho?- tuerce los labios y me parece que no quiere más de eso. –Bien, lo siento, y por las mañanas me siento perfectamente, pero, después de unas horas me siento muy cansada-.

-¿Qué tal has comido?- inquiere a lo que comienzo a recordar que fue lo último que comí.

-Bien, supongo- respondo sin más, ya que no quiero mencionar nada de eso al respecto.

-Pues la cocinera me ha dicho que no lo has hecho bien, que ha todo le encuentras un pretexto, pero es normal, por el medicamento que estas tomando, ¿No hay mareos?-.

-A veces, pero he comenzado a tomarlo como algo normal-.

-Lo entiendo, pero o debes de dejar de tomar todo lo que se te ordenó. Debo irme ya que he quedado con mis padres para ir a cenar- me levanto de la cama para poder acompañarlo a la salida pero coloca su mano a la altura de mi rostro impidiéndome avanzar.

-¿Qué haces? Hasta parece que iba a salir una bola de fuego de tu mano-.

-Ves muchas películas Venus-.

-Bueno pues tengo que matar el tiempo en algo ¿No? Las películas son lo único que me queda, ¿Alguna recomendación?- inspira con frustración y responde: -La saga de Avengers-.

-Ya he visto todo, solo falta la última parte, y si algo le llega a suceder a Tony Stark moriré ¿Sabes? Sin embargo tengo esperanzas puesto que Doctor Strange dijo que había solo un final en el que ganaban por lo que llegue a la conclusión de que le entregó la gema del tiempo porque sabía que algo bueno llegaría de eso, por ello protegió  Tony, creo que él es la clave, y Thor por supuesto- vuelve a la orilla de la cama y deja su maletín para poder abrirlo.

-Toma estas pastillas, detendrán los delirios y te dejaran dormir- mi boca cae entre abierta al ver un pequeño frasco con pastillas en su mano. –Sin embargo debes tomarlas cuando te recuestes ya que son muy fuertes y podrías caer dormida, y es literal así que no las tomes si no vas a recostarte-.

-Eres bastante grosero, yo no tengo delirios- aclaro ya que ni siquiera ha prestado atención a lo que le he dicho.

-Entonces ¿No las quieres?- retrocede con ellas pero alcanzo a tomarlas.

-No es que tenga delirios o no pueda dormir pero las conservare para alguna emergencia- enserio me encantaría poder dormir y dejar de pensar en todo lo que sea que me atormente.

-Y quédate aquí, vuelve a la cama, no quiero que Sean me llame para saber si es normal que seas más baja que él- le lanzo una mirada asesina, hoy parece estar relacionado con el sarcasmo y las burlas, solo espero que Sean le llame para eso para que vea que con mi Truswel no se juega.

En cuanto sale de la habitación lanzo una pastilla a mi boca y Sean entra.

-¿Así que morirías si algo le sucede a Tony Stark?- trago la pastillas y lo observo con curuisidad al ver esa expresión de desaprobación, lo peor es que no sé si solo está bromeado o habla enserio así niego con la cabeza y me acerco a él.

-Yo…-.

-¿Quién es ese idiota? ¿Acaso un ex novio que tiene una enfermedad terminal? Porque, si es así, yo… no me molestaría que fueras a verlo y…- parece que le cuesta trabajo decir lo que sea que vaya a decir, pero, no estoy entendiendo muy bien esto. –Y lo apoyes, supongo que debe extrañarte porque si yo fuera él lo haría, aunque solo irás a verlo cuando estés mejor, o podría llevarte muy bien abrigada si está muy mal para que él…-.



Andy González

Editado: 24.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar