Siempre había sido él

Tamaño de fuente: - +

Tiene corazón

Hace un mes deseaba que este día fuera inolvidable pero no sería aquí en California sería en Londres celebrando mi cumpleaños número diecisiete junto a mi mejor amiga, hace un mes odiaría celebrarlo junto a mi primo pero ahora esta idea tampoco me parece tan mala.

Por la mañana

Alguien comienza a saltar encima de mi cama para despertarme, en otras circunstancias mandaría a paseo a Laila pero como es mi cumpleaños voy a hacer un esfuerzo.

Abro los ojos y veo a los dos niños saltando encima de la cama, al ver que estoy despierta los dos me abrazan.

Niños:FELIZ CUMPLEAÑOS!!!

Los abrazó con más fuerza y no los suelto hasta que la puerta de mi habitación se abre dejando ver a Landon. 

Landon:Felicidades enana  *dice desde la puerta*
Odio que me llame enana, pero suena tan sexi cuando lo dice...

Yo:Gracias  *digo levantándome de la cama*

Los dos niños sales corriendo de la habitación para ir a desayunar, Landon me espera apoyado en el marco de la puerta, cuando estoy lista bajamos los dos al comedor donde me encuentro con el resto de la familia alrededor de la mesa, mi tía a cocinado muchísima comida pero sólo puedo fijarme en las tortitas, son mi desayuno favorito.

Papa:Felicidades enana *dice abrazándome*

Como veis en mi familia es costumbre poner apodos desde que recuerdo siempre e tenido el mismo apodo "enana"

Saludo a todos y después devoro sin piedad mi plato de tortitas, justo cuando he terminado alguien me tapa los ojos 

Papa:Vamos al jardín  *dice detrás de mi*

Mi padre me guía hasta el jardín, odio las sorpresas....la última vez que me hicieron una fue en primero de la ESO cuando Emily una ex amiga me dijo que fuera al lavabo con ella cuando llegue vi a Marcus el chico que me justaba liándose con Samantha la chica popular.

Cuando me quitan las manos de los ojos, puedo verla a ella...mi pelirroja favorita.
*Estalló en llanto y la abrazó fuerte*

Alex:Necesito respirar  *dice separándose un poco de mi*

Me separo de ella y la reviso de arriba abajo para asegurarme de que no a hecho una locura mientras estaba fuera y por suerte esta todo en su sitio, os voy a contar una historia que nos paso a Alex y a mi cuando éramos pequeñas fuimos juntas a un campamento de verano y Alex tuvo la genial idea de hacerse los agujeros de las orejas con una aguja que habíamos robado del taller de manualidades, ya os podéis imaginar lo que paso después le quedó un agujero más arriba que el otro.

Alex me limpia las lágrimas y después me vuelve a abrazar.....la necesitaba tanto, a aparecido en el momento que más la necesitaba.

Miro a mi familia y todos están al borde del llanto bueno todos no Landon esta sonriendo como un tonto, si al final el chulito deportista tendrá corazón y todo.....



María José RG

Editado: 01.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar