Siempre serás tú

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 18


Me acerque a él.

-¡Hola, cariño!--dije toda alegré.--¿Quién es ella, cariño?--dije arruinando le sus planes de esta noche, sí él venía a arruinarme la noche yo también lo haría. La chica soltó una risa de autosuficiencia, acomodó su cabello hacia atrás luciendo toda la falsedad que llevaba encima y se retiró.

Me acomodé el la silla que aquella chica había dejado libre.

-¿qué demonios haces aquí?

-Sabes que acabas de arruinarme una follada.--dijo de mala gana tomando el contenido del vaso que tenía en la mano. Y yo puse una mala cara por la palabra que acababa de utilizar.

-¿por qué viniste?--sí no me respondía juro que le tiraba un puñetazo en la nariz.

-A observar.--dijo con simpleza.

Rodee los ojos con cansancio.

-Si claro. Te propongo algo--dije con suspenso.--Tú te vas a otro lado a conseguir a una chica y yo me quedo aquí, te agrada la idea ¿cierto?, adiós. --dije cortante haciendo una despedida con la mano.

-Tengo una idea mejor--dijo, ignorando mi mal carácter.--el que logra ligar con más personas en cinco rondas decide el destino de ambos.--dijo maligno.

No se si estaba tan pasada de copas o estaba loca, pero acepte, no se como lo hice me estaba enfrentando a un profesional en el tema a comparación de mí , que no tenía ningún tipo de experiencia. Tome un trago del contenido de un vaso que encontré en la mesa, se me hizo inevitable no hacer una mueca cuando aquel líquido se deslizó por mi garganta quemandomela.

-Empieza tú.--animé.

-Okay.--se puso en marcha hacia una claramente fácil. No es que sean celos, pero en serio hay algunas mujeres que se le lanzan al primer hombre que tienen en frente suyo, y es tan predecible que hasta me dan pena. Volviendo al tema, la chica acepto de inmediato, bailaron, hubo toqueteo de ves en cuando y claro no podía faltar besarse, un plus a todo esto.

Mientras tenían sus momento yo le envié un texto a Samuel.

Necesito tú ayuda, solo sígueme la corriente.

De que se trata.

Solo hazlo, luego te explico.

Okay.

En cuanto acepto guarde mi celular y volví la mirada hacia James y justo al momento que él regresaba con una sonrisa en el rostro.
-Propongo que valga menos cuando son así de fáciles.--dije.

-Me parece bien.--respondió.--Tú turno.

No respondí, solo me pare del asiento con gracia y de la misma forma camine hacia Samuel.

Una vez cerca cogí sus manos y las lleve a la parte baja de mi espalda.

Y yo puse mis brazos al rededor de su cuello.

Mis nervios estaban a flor de piel, temía que se apartará. Por el contrario se pego más a mí. Sus manos recorrían el contorno de mi cintura.

En cuanto termino la canción me sentí aliviada de que no me tocara, se sentía incómodo su tacto.

Llegue a James con una sonrisa triunfante.

Sé que fue tramposo lo que hice, pero en mi defensa es como si él hiciera trampa también, ya que él posee una belleza sobrenatural, así que es un mano a mano.

Él chico con el que bailaba en estos momentos sujetaba mis caderas para atraer mi cuerpo al suyo, pegando mi espalda con su pecho, mi cuerpo lo rechazaba completamente, era como un instinto de preservación a lo que sea que mi cerebro demandará. Me dio la vuelta, sus intenciones de besarme eran claras, y obvio que no lo permitiría, pero antes de que yo pudiera oponerme James ya lo había apartado de mí.

Sin decirme nada me sujeto de la muñeca y me arrastró hacia el jardín. Me liberó de su agarre. No decía nada solo mantenía esa mirada gélida que me hacía preocuparme más que si explotará e insultar a a ese tipo.

-Esta bien, mantén la calma ¿si? No pasó nada.--Intenté tranquilizarlo.

-Sabes que no es cierto, él pretendía más que eso.--contra dijo.

-Vamos a hacer algo. Saldremos de esta fiesta, vallamos a donde te apetezca.--Sugerí. Sabía que ese comportamiento tan tranquilo solo sugería que lo que paso allá adentro lo enojo muchísimo.

-No.--crudo, así es como lo dijo. Necesito estar a solas, podría lastimarte. Y sin más desapareció.

Me sentía frustrada con esta situación.

Grité. Necesitaba sacar lo que tenía atorada en el pecho.

Tenía intenciones de volver adentro y buscar a Ann para marcharnos de una vez, pero simplemente la vida tenía otros planes para mí. Alguien se interpuso en mi camino, me mostró sus colmillos. Trate de pensar rápido, poder ingeniar algo para escaparme de esta situación.

-¿Quién eres?--dije tratando de ocultar mi miedo.

-Un monstruo con sed.--Dijo tratando de amedrentarme. Intenté hacer que se apartará de la entrada moviéndome en forma circular, lo logré, aunque el creyera que lo hacía por miedo, en cierta parte tenía razón, pero lo primordial es que él esté lo más alejado de la puerta  y yo cerca de ella.

Cuando intenté escapar fue en vano, aquel vampiro me sostuvo rodeando mi abdomen inpidiendome cualquier movimiento.

El vampiro clavo sus colmillos en mi hombro izquierdo. No detuve el grito que causó su intromisión, me sentía débil, las fuerzas para luchar se iban hasta que no pude más y todo se volvió oscuro para mí.

Corto, pero necesario. Jajaa. Tratare de no demorará con el próximo capítulo. 



Paris-niu

Editado: 18.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar