Siempre serás tú

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 10

-No me subestimes.--dije agarrando un palo y poniéndolo en su cuello apretandoló.

-Tienes razón, después de lo que paso con ese vampiro.

Eso sí fue imprudencia, pero no demostré importancia, no afectaba lo que decía solo que no era algo que tendría que haber mencionado.

-Bueno sí.--respondí.

Muchos de los chicos empezaron a susurrar entre ellos, uno se me quedo viendo no se si con respeto o igualdad por aun siendo humana logre lo que queria, que no me subestimaran.

-Haber, veamos si conmigo puedes, Kheily--hablo Andrew tomando un palo logrando tener una una  imagen de alguien que me quiere hacer daño, no me intimide.

-Veamos.--susurré.

Empecé el ataque despacio luego nuestros palos al chocar hacían ruidos más fuertes, él ya se había dado cuenta de que no era tan fácil de derrotar y quería ganarme.

Me distraje y paso el palo por mis piernas haciendo que caiga de un golpe sonoro contra el piso.

Andrew trato de ayudarme mas no lo logro ya que Blake se le había adelantado. Gruñó hacia Andrew tapándose con su cuerpo. Aproveche para levantarme.

-Bueno intentemoslo de nuevo.--dije. Todos miraban a Blake, creo que no le gusto mucho mi respuesta ya que me miro como si estuviera loca.

-Claro que no.--respondió con frialdad.

-Espera ¿por qué no?--Pregunté.--solo estoy practicando.

-Por qué no estas lista para esto.

Eso me sonó a menos precio y sinceramente yo no me dejo.

-Espera, espera, espera que yo sea humana no quiere decir que sea débil, y nisiquiera me has visto para poder opinar al respecto; además, como quieres que este lista si no práctico, enserio dime porque yo no lo sé.

-Te acaba de derribar.--dijo señalando a Andrew.--Y contigo lo solucionare después.

Era cierto no lo niego me derribo.

-Porque recién estoy aprendiendo.--dije como si fuera lo más obvio del mundo achicando los ojos.--Y que quieres que yo gané a la primera. Estoy aprendiendo--remarque--como voy a aprender si no práctico haber explícame.--me cruce de brazos.

No dijo nada solo se fue dando gruñidos. Vi a Andrew con una sonrisa.

-Me vas a ayudar o no.--dije hacia Andrew cambiando de tema.

-Si que tienes carácter.--escuché a Jack.

Le sonreí.

-Esta bien, solo que ya no lucha no quiero que me arranquen la cabeza.--Habló Andrew. Asentí con la cabeza.

-Arco.--Sugerí.

Asintió.

Su flecha dio directamente en el centro y como en esto si puedo ganar me arriesgue y apunte para atravesar la flecha. No mire podía rendir el ya me había ganado no puedo perder ahora. Respire y apunté. Bien lo logre le dio, lo atravesó y lo partió.

-Sí--reafirme mi victoria.

-Bien--Jack se acercó a mí rodeando mis hombros.

-Ey, saca la mano.--Escuche a Andrew. Reí por lo bajo.

-Ven.--Esa era la voz de Blake, me volteé hacia la entrada ahí estaba él apoyado sobre el marco de la puerta con los puños apretados igual que su mandíbula, Jack de tiron saco su brazo de mis hombros.

Camine junto con él hasta el jardín.

-Ven vas a practicar conmigo.

-¿Qué? ¿Por qué? En todo caso vamos allá.--traté de dar marcha para volver mas él no me lo permitió.

-No, va hacer aquí--firmé, es estos casos si que me da miedo enfrentarlo.--querías practicar no, entonces lo vas a hacer conmigo, ven.

Traté de golpearlo y él no me dejo, otro, otro y otros mil intentos más y no me dejaba. Solo en una ocasión llegue ha acercarme lo suficiente.

Gruñí.

-Lo haces bien. No actúes tan rápido hazlo con firmeza, concéntrate.

Preste atención a lo que me dijo y tenía razón,  solo algo.

-¿bien?, Soy un desastre, ni siquiera te toque.

-Yo soy un vampiro y uno antiguo que ha luchado en miles de guerras, tú recién comienzas.

-Esta bien. Ahora si me voy, estoy cansada.

***
 


 

2 año, y meses después.
 


 


Un baile eso es lo que pasaba ahora. 
 


 

Ya tenía 17 años y por lo que Ann me comento ya era hora que sea presente frente a la sociedad vampirica, triste; pero, cierto, dice que ya es hora de que conozcan a la compañera del gobernador y que es muy importante ya que tendrá más estabilidad política, osea apóyo de otros vampiros. 
 


 

-Ann, ¿ya terminas?, estoy aburrida--dije frunciendo los labios.
 


 

-Si no te mueves terminaré pronto.--Estaba maquillando me. 
 


 

-Bien.--me rendí. Tenía puesto un vestido que llegaba un poco más arriba de mis rodillas con la falda negra, la parte de arriba llegaba hasta el final de mi cuello de un color blanco, me hice un peinado para que mis rizos no se vieran tan alborotado dejando de paso a la vista una pedrería en mi cuello.
 


 

Mi cuerpo en sí se había dado el cambio adolescente, tenía más curvas que hace dos años, estaba más alta, mi rostro es como si se hubiera dado el acomodó juvenil.
 


 

Uh, y tenía unos tacos que hacían ver más esbeltas mis piernas. 
 


 

-Vamos, nos están esperando.--dijo Ann.
 


 

-Claro.--Respondí. 
 


 

Una vez bajada las escaleras, llamamos la atención de los presentes en este caso Blake y Andrew. 
 


 

Al llegar al último peldaño de la escalera Blake me dio alcance, extendió su mano en mi dirección para que yo la tomé, y así lo hice, luego hizo que nuestros cuerpos se acercarán, su cercanía me erizo la piel. Me susurro un "estas preciosa".
 


 

Mi cuerpo tembló gracias a sus palabras.
 


 

¿es normal que mi estomago reaccione como si en vez de mariposas hubiera dragones tratando de salir de mí?
 


 

Cogio mi mano entrelazando nuestros dedos nuestros anillos chocaron; pero lo que me sorprendió fue que eran idénticos, mire hacia Ann recelosa, esa mujer fue la que me dio el anillo. Hija del grinch.
 



Paris-niu

Editado: 03.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar