Simplemente Tu

Tamaño de fuente: - +

5. INCONSCIENTEMENTE CONCIENTE

—Oh no— mierda ¡mierda! ¡Que esta haciendo acá!
— ¿Que? ¿Que pasa?— dice Daniel mirando hacia donde mis ojos miran. — ese no era tu ex ¿como se llamaba? ..... Tino ...no, era  Dino...—
 

Ruedo los ojos — Dixon..... Debemos irnos, pero ya!— me levanto como un resorte, este es un mal momento para que mi ex aparezca.
 

Tomo a Daniel del brazo y lo jalo a la salida, no puede verlo.
 

— valla valla, pero que grata sorpresa, Melina y Daniel — paro mi andar y giro mi cara bruscamente hacia mi ex—  pierdete Dixon, vamos Daniel — le digo casi suplicando.
 

— ¿pero por que? Acaso no puedo saludarlos. Además por fin estas con él, todo tu vida enamorada solo de él.— mira a Daniel con algo de rencor y le palmea la espalda — fue por ti que me dejo, suertudo eh!— dice y mi mundo se detiene. La boca se me seca y las manos me empiezan a sudar.

Joder
 

Miro a Daniel y él esta más o igual sorprendido que yo.  Gira su cabeza y sus ojos verdes me miran extrañados, aparto mi mirada por que ahora lo sabe, lo sabe y ahora estoy más jodida que nunca.

 

Dixon nos mira a ambos y ríe cínicamente, jadea falsamente de indignación y me mira — Ups,  Al parecer no lo sabia no, Melina. Lo siento no fue mi intención — ríe y luego palmea otra vez a Daniel y se va.
 

— ¿eso es cierto? ¿  estabas enamorada de mi? ¿ aun lo estas?— me mira un poco serio. Aprieto los puños y tomo aire, agacho la mirada siento que todo se viene abajo. 
  
 

— si — logro susurrar

O bien todo esto sale muy bien o muy mal.

Sucede lo que no quería. Él abre la boca varias veces pero no dice nada.
 

Mi corazón late frenéticamente, mis manos sudan y  siento que las piernas pierden su fuerza y lo veo, a Daniel, pasando por mi lado sin decir nada.

Mi corazón cruje y  las mejillas se me humedecen, Daniel se fue.

Mis manos sudan. No siento mis piernas, oigo voces y un estruendo,  de algo golpearse y crujir, ¿ esos fueron mis lentes? ¿ o mi cabeza? No lo sé, pero duele. 
 

No siento nada e inconscientemente cociente lo sé, la oscuridad me invade.



Gabriela A.M

Editado: 01.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar