Sin Diferencias [hermanos Dagger #1]

Tamaño de fuente: - +

~5~

Negué con la cabeza, de mi garganta no podía brotar ninguna palabra. Landon estaba en silencio, creo entendía que estaba en shock.

—¡Jamás! —pude gritar

—Anoche te pregunte que serias capaz de hacer por tu padre, entiendo su punto del por qué desea un matrimonio entre nosotros.

—¡Pero no contigo! Si mi padre desea que me case lo haré con Josh

—Hazlo y con eso cabaras la tumba de tu padre, sabes que no lo acepta —pasé mi mano por mi cabello nerviosa, Landon tenía razón

—No quiero ser tu maldita esposa Landon, lo siento por la compañía, mis tíos y los empleados pero no estoy dispuesta a pagar ese precio —me pongo de pie y corro hacia la puerta

—La verdad eso esperaba de ti —me detengo al escucharlo —eres egoísta, jamás piensas en los demás, ni en tu padre

—No me casaré contigo Landon —salí dando un portazo

Corrí pero al llegar a las escaleras escuché la risa de papá, de un manotazo quite las lágrimas de rabia.

—Landon —la alegría con la que lo saludo me hizo sentir rabia, como una niña me escondí, él debía estar mintiendo —Que maravillosa sorpresa.

—¿Estás mejor Genaro?

—Un poco ¿ya hablaste con mi pequeña?—contuve el aire y mordi mi labio inferior, no podía ser cierto

—Aún no —escuché decir a Landon —He estado pensando, quizás no es una buena idea. Conocemos a Rubí, ella es joven y yo soy mayor.

—Por eso te quiero a ti como su esposo, una vez me marché lo haré con la tranquilidad de que se queda contigo, la cuidarás y seras de gran ayuda para mi hija —papá suspira —Por otro lado, pedí que me enviaran los estados de cuenta de la empresa y son preocupantes Landon, hace años la venta de vidrio fue un gran negocio ahora hay demasiada competencia aunque no tengan la misma calidad que la nuestra

—¿Están tan mal?

—Si, me preocupa Susan, ella quedaría en la deriva. Totalmente en la pobreza

—Déjame actuar Genaro

—Conoces mi requisito Landon

—Pero iremos a la quiebra —cierro los ojos, conocía a papá era testarudo.

—Si te cedo la presidencia en algún momento te olvidarás de mi familia

—No lo haré, le tengo aprecio a Susan, a Rubí

—El aprecio se acaba Landon. Entenderás que es la única manera en la que puedo asegurar el futuro de mi familia, si te conviertes en el esposo de Rubí, me aseguró que ella y mi esposa estén bien —tenía sentido lo que papá decía pero a que costo.

—Tú hija se puede divorciar —enarcó una ceja, para el maldito yo era la que iba a destruir el matrimonio.

—Asegúrate que no lo haga, una vez se divorcien las acciones pasan a la bolsa donde cualquiera las puede adquirir

—No me parece justo Genaro, condenas a la compañía a desaparecer.

—Somos hombres de negocios, tú no deseas la quiebra para tu familia ni yo para mi familia, con este trato justo ambas familias tienen el porvenir asegurado.

Un silencio reino en la sala, me puse de pie por que asumí la conversación había acabado.

—¿Y si yo no me quiero casar?

—Serás el presidente que observará como la compañía va a la quiebra sin poder hacer nada por ella. Lamentó esto Landon pero un día que seas padre entenderás lo que uno es capaz de hacer por los hijos.

No quise escuchar más, termine de subir a mi habitación, esto no podía estar pasando. Apenas tenía 20 años, en mis planes jamás entró el matrimonio a esta edad. Me dejé caer en la cama y cerré los ojos, si las cosas hubieran sido distintas años atrás, estaría feliz de casarme con Landon pero ahora él no me agradaba y lo menos que deseaba era atarme a él.

Me acurruque en mi cama, mientras cerré los ojos, no quería perder a papá, según la conversación que escuché, él estaba decidido que me casará con Landon.

*Dos días después**

—¿Qué quieres? —me cruce de brazos al ver a Landon frente a mi.

—Vengo a hablar con tu padre no a verte a ti —paso junto a mi sin mirarme siquiera.

—¿Ya le dijiste que ni loca me casaré contigo?

—Esa conversación la tendrás tú con él, la responsabilidad de que algo le pase a tu padre recaerá sobre ti.

—Eres un idiota —él solo se encoge de hombros —¿No has pensado que te puedes enamorar de alguien y no podrás estar con ella?

—Déjame decirte Rubí que es muy difícil que me enamore —él en cuestión de segundos estaba junto a mi, su mirada oscura estaba sobre mi,sentí que mi garganta se secó, la única vez que nuestros rostros estuvieron cerca fue cuando él me dijo que cuando creciera sería su novia —Cuando el corazón ya está ocupado no hay lugar para más —lo miré a los ojos y no evité sentir una extraña sensación en mi corazón al saber que seguía enamorado de Edith.



Kgerals

Editado: 28.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar