Sin Diferencias [hermanos Dagger #1]

Tamaño de fuente: - +

~9~

—Acepto —cinco letras que retumbaron en mis oídos, mi mente se nubló y no preste atención a las siguientes palabras del juez, ¡me había casado! A mis veinte años, con Landon... ambos nos colocamos las alianzas... esto era irreal para mi.

Sentí su mano en mi brazo, levantó la mirada y veo su sonrisa de medio lado, dirijo mi mirada al juez y veo que el sonríe, levanta una mano a Landon como si estuviera aprobando algo y es cuando me doy cuenta que ya soy su esposa y hará su primera acto como esposo... besarme delante de todos...siento pánico y mucho... Landon se está inclinando y yo estoy asustada, él deposita su beso cerca de la comisura de mis labios, la sonrisa se ha borrado y su mirada se volvió dura.

—No soy un monstruo —susurra y frunzo el ceño ante sus palabras y por supuesto su rostro furioso. Los fuertes aplausos no se dejan esperar, él coloca su brazo para que yo enrede el mio.

Ahora cruzó el umbral de su brazo, como su esposa, la lluvia de arroz nos baña mientras avanzamos. Mamá y papá están felices eso es lo que importa me digo a mi misma.

Al llegar al salón dispuesto para recepción, mi cabeza duele, he recibido tantas felicitaciones, abrazos que me siento un poco mareada. Landon no se ve por ningún lado, después del beso se ha vuelto taciturno.

—¿Feliz? —Amalia está junto a mi con una gran sonrisa, mientras mastica una rebanada de fruta

—Me da igual y lo sabes —ella se encoge de hombros y recorre el salón con la mirada —te vi entrar con Zachari, algo muy extraño dado que se odian

Ella me mira por un instante y sigue recorriendo el salón.

—¿Irás a la fiesta del instituto? —suspiró y sacudó la cabeza.

—Lo había olvidado, creo no lo haré, no estoy de humor para estar soportando tantas preguntas acerca de mi vida, imagino tú no vas, siempre odiastes esas cosas.

Amalia sonríe y asiente

—Siempre lo odie pero a diferencia de ti, si iré —la veo sorprendida, dado que ella detesta que estén indagando con su vida y las preguntas lloverian, que si al fin había encontrado a un hombre.

—Estoy sorprendida, sabes que te interrogarán y te molestará

—No te preocupes Rubí —sonríe extrañamente —deberías estar con tu esposo y no conmigo —señala un punto, al seguir con la mirada donde esta señalando veo a Landon, está en un rincón con un vaso en su mano, desde la distancia donde estamos puedo notar la tensión en su rostro... está molestó y debía estarlo por que estaba casado conmigo.

Me negué a ir donde él, atendí a mis invitados por el resto del día.

—Es una lástima querida que un día después de tu boda tu esposo se marché

Tía Sandy me da un suave apretón en el hombro, la verdad para mi no representaba ningún problema, él y yo no nos llevábamos bien.

—Rubí —Landon estaba junto a mi —ven —sujeta mi mano y me indica que lo siga. Sentía la palma de mi mano caliente por su toque.

Los invitados nos miraban con una gran sonrisa y nos decían adiós con un ademán de mano, Landon no podía romper nuestro trato...

Salimos de la casa y caminamos por el pequeño jardín, ya estaba empezando a oscurecer, la noche se sentía fresca y cálida pero yo iba muy nerviosa, Landon no podía romper mi petición.

—Landon ¿dónde vamos? —él no responde, sigue avanzando en silencio.

Al estar frente a la casa que fue de mi abuela, solté el aire retenido, él saco una llave y procedió a entrar.

Miré hacia atrás antes de entrar, se veían las luces de la casa de mis padres y llegaba hasta nosotros la música suave.

Landon se está despojando de la chaqueta y colocándola sobre un mueble, sus dedos tocaban aquí y allá, mientras yo seguía pegada en el suelo sin poder moverme. Jamás había entendido a Landon, no sabia como pensaba ni que esperar de él.

—¿Qué hacemos en la casa de mi abuela? —él no responde, sólo me observa, aún conservaba la expresión molesta

—Tú abuela fue una gran mujer y mi consejera —él se deja caer en uno de los muebles —desde niño la visitaba, así que ella sabía todo de mi, se puede decir que hasta mis más oscuros secretos —por primera vez desde que nos casamos sonríe —la primera vez que me casé, ella no estaba feliz y no sé si recuerdas que no asistió a mi boda

—Ya estaba enferma Landon —él sacude la cabeza, mientras a mi mente llegaban los recuerdos de mi abuela, una mujer sabía, llena de alegría. Siempre sonriente y con una palabra de aliento, recordaba cuando la llegaba a visitar ella me recibía con los brazos abiertos y si, en varias ocasiones encontraba a Landon en su casa, ambos pasaban horas conversando.

—Ella era capaz de ir hasta en su cama a mi boda si hubiera estado de acuerdo —suspira —digamos que estamos aquí para que ella sepa que me he casado con su nieta —me abrazó a mi misma mientras Landon sonríe —no creo desapruebe a su sangre.

Me siento un poco mejor al saber el propósito de la visita de Landon, me siento y lo observó, ya que él se ha sumido en sus propios pensamientos, los minutos pasaban y él estaba en silencio, recosté mi cabeza en el respaldo del sillón y cerré los ojos.

—Debo cambiarme para irme al aeropuerto —abró las ojos ante sus palabras —vamos

Me pongo de pie y me dirijo hacia la puerta, cuando la voy a abrir él la cierra, yo levantó la mirada, Landon suspira

—Landon... debes irte —murmuró y él solo avanza un poco más hacia mi.

No responde sólo siento sus dedos en mi barbilla, siento un rastro de fuego donde él me está tocando.

—Cuando iba a darte el beso tu rostro fue de terror Rubí —trató de soltarme pero él no lo permite —no soy ningún monstruo, tristemente para ti, soy tu esposo.

—Mientras las cosas mejoran en la empresa para todos —su mirada se vuelve dura —luego cada quién seguirá con su vida.

Landon se acerca más y yo doy un paso hacia atrás.

—A pocas horas de ser mi esposa y ya piensas en dejarme —murmura, mientras sus dedos suben a mi mandíbula, siento que su otra mano rodea mi cintura, trato de apartarme pero me esta pegando a su cuerpo, en fracción de segundos la boca de Landon a cubierto la mía...su beso es fiero pero me niego a responder. Él lo prometió... su beso se está volviendo tierno, suave y yo...suspiró, mis brazos rodean su cuello, me estoy colocando de puntillas, mientras respondó a su beso.



Kgerals

Editado: 28.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar