Sin Saber que llegarias

Tamaño de fuente: - +

Fin con fiestas

 

Mi venganza, por llamarla de algún modo, no se había podido llevar a cabo en esta última semana, porque entre los exámenes finales, y los preparativos para mis 18, los cuales se llevarían a cabo en el salón de la zona, y sería una fiesta de disfraces, así que ocupaban bastante parte de mi tiempo el llevar a cabo todas las preparaciones, por lo tanto no tenía muchas ganas de gastar los minutos a solas con Ethan peleando con Kyle, pero estaba decidida a golpear a donde un chico como Kyle más le duele: su orgullo. Pero si bien mi amigo era una persona sobre más orgullosa, el descubrir el "tiro perfecto" se me complicaba bastante.

-¿Amor? ¿Te encuentras bien?-pregunto Ethan mirándome mientras él trabajaba en su misterioso proyecto en su notebook, yo estaba observando detenidamente por la ventana, el final del día estaba hipnotizándome cuando él llamo mi atención, le sonreí levemente volteando; dándole la espalda al ocaso que acontecía a mis espaldas.

-Claro, sólo que me quede mirando el atardecer, supongo que hoy tampoco me dirás de que trata tu proyecto "x" ¿No?-esbocé con voz inocente, pero él me miro alzando una de sus cejas, sus ojos verdes resplandecieron de diversión

-Ya sabes que no-comento firmemente-Pero-añadió al ver que abría la boca para objetar-Para tú cumpleaños lo sabrás-concluyó con una amplia sonrisa dibujada en su rostro. Lo contemple con cautela durante unos momentos, luego devolví con la misma intensidad la sonrisa; pondría fin a mi intriga en unos días.

-Tengo una consulta-dije de repente como si no lo hubiese premeditado, aunque obviamente si lo había hecho, Ethan me miro como incitándome a que le haga la pregunta-¿Cómo se puede lastimar el orgullo de un hombre?-solté, sabía que si Ethan sospechaba que esto tenía como fin, el herir el de Kyle no me ayudaría pero lo que estaba haciendo no era mentir, sino disimular la verdad.

-Bueno, en realidad mucho depende del chico, creo que lastimar el orgullo de una persona no pue...-se detuvo en seco, me miro y frunció el entrecejo-¿Para qué quieres saber eso?-pregunto, sorprendiéndome, pensé en una vía rápida de escape pero nada me servia.

-Para... –piensa Janice, piensa, me repetía en mi fuero interno-Para saber, una charla con mi madre y me deja pensando en esas cosas-dije deliberadamente

-Creo que me estas mintiendo-me acuso mirándome de frente-¡Ya sé! –Dijo luego de meditarlo unos instantes-Vas a usarlo con Kyle, todo esto por la marca en tu cuello. ¿No te crees que es demasiado? Aparte la marca ya no está... Y no fue para tanto, ¿Vale la pena molestarse por una tontería más de Kyle?-preguntó mi novio tomándome por los hombros y abrazándome

-No es por la marca en el cuello, es simplemente que me hizo pasar vergüenza-me defendí sonrojándome-Y a Kyle esta no se la dejo pasar, porque obviamente no puedo. Somos así, siempre que uno se burlo del otro, se espera que el otro se vengue, vamos no seas aburrido, amor-dije sonriendo exageradamente

-No pienso ayudar, porque no estoy de acuerdo, pero obviamente ya eres grande como para decirte que hacer-sentenció abriendo su notebook nuevamente, dejando en claro que por más que rogara o suplicara, el tema estaba concluido.

-Bueno está bien, de seguro tienes razón. Tal vez sería mejor si dejara todo pasar, total ya paso un tiempo y no se me ocurre nada-confesé enfrascada en el paisaje y reproduciendo mentalmente unas canciones.

-Las cosas como están, van perfectamente, ¿Para qué complicarte si ahora está todo en orden? Faltando tan poco para el fin de clases, para el baile, tu cumpleaños mejor céntrate en los últimos ajustes para terminar el año-me tranquilizo Ethan sin sacar su mirada de la notebook.

-Realmente me saca que mientras que yo esté aquí no levantes la mirada de esa maldita portátil, ¿Cuesta tanto que dejes eso? Al menos hasta que me vaya-dije frunciendo el ceño

-Bueno-sin discutir cerró su notebook y me miro-Aunque la razón por la que estoy trabajando delante de ti es que temo no poder darle un fin antes de tu cumpleaños-admitió

-¿A qué?-pregunte automáticamente, Ethan soltó una carcajada sonora y me contemplo tiernamente

-¿Crees que por preguntarlo en distintas formas y de improviso te responderé?-pregunto abrazándome, hundiendo su cara en mi pelo, aspirando tan fuerte pero suave que provoco que mi piel se erizara

-Te amo-dije mirándolo de frente

-Me sorprende señora que me admita su amor así de inesperado-mi novio se mofo de mi, a lo cual conteste alzando una ceja-Pero obviamente yo también te amo, gordita-se apresuro a añadir

-Bueno, mi vida, tengo que ir con mi madre a ver qué disfraz me comprare, aún no me decido-dije estirándome-Aparte si me vuelves a llamar "gordita" tendré que golpearte hasta dejarte inconsciente-dije riendo tratando de sonar amenazadora.

-Pero si sabes que es con cariño-refuto él, mirándome incrédulo

-¿Y quién dijo que lo que acabo de decirte no lo fue?-respondí saludándolo con la mano y saliendo de su casa.



Eliana Denisee

#1324 en Novela romántica
#507 en Joven Adulto

En el texto hay: amor, novios, escuela

Editado: 26.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar