Situación Inesperada

Tamaño de fuente: - +

Las piernas son de lo mejor

Cap.2

Dylana: 
No diría que todo esto es nuevo, porque ya he visitado el mundo de los humanos algunas veces en mis 17 años de vida. Ya serían 18, los acabo de cumplir junto con un deseo tradicional. Obviamente elegí el poder asistir a una universidad humana, ya que siento ese extraño deseo de andar con humanos, como mi hermana menor.

Según nuestro padre, los humanos son criaturas despiadadas y crueles, pero mi hermana y yo los amamos: caminan en dos patas, juegan juegos con los llamados pies, tienen raros gusanitos pegados al final de sus extremidades bajas que parecen manos .... Son fascinantes.

He visitado su mundo como 4 veces, pero todos esos viajes, por más aburridos que fueran, me mantenían despierta por la noche imaginando todo lo que podían hacer los humanos. Cada vez que voy es para ver a mi "tío" Persseus Jackson. Técnicamente es mi tío pero lo quiero como a un hermano (además de que tiene mi misma edad).

Pero luego de la muerte de mi hermana menor hace 1 año, no me dejaron salir. A ninguna de nosotras nos dejaron salir. Es injusto.

Para poner algo claro: mi padre es en realidad mi abuelo.

Es algo confuso. Pero soy la 6ta hija de mis padres biológicos: Tritón y Athenea. Pero nuestro abuelo Poseidón, el padre de mi padre, maldijo a este cuando yo aun seguía en el vientre de mi madre. Ellos tenían conflictos entre sí, y según sé, mi padre se excedió y atrajo toda la ira de Poseidón. Abu maldijo a mi padre con 4 terribles desgracias. La primera era que tenía que cambiarle el nombre a su esposa (mi madre) por el de su sobrina favorita: Athenea, quien era nada más y nada menos que la diosa de la sabiduría. Ésto lo hizo más para burlarse un poco. Mi madre anteriormente se llamaba Zooni, un nombre muy lindo, pero se lo tuvo que cambiar. Y pensándolo, en verdad fue una estupidez.

El 2do "regalo" fue maldecirme. Aunque no lo diría así. Prefiero la palabra "bendecir" porque soy la más fuerte y capaz de mis hermanas. Los poderes que ellas tienen yo los tengo 10 veces mejor, soy algo así como una máquina de destrucción jaja. La 3ra barbaridad pasó varios años después de yo nacer, y fue arrebatarle a su hija más querida, Ariel, mi hermanita. No fue directamente, sino que le permitió a Ariel salir del océano (por la malvadísima tonta de Úrsula) sin cumplir los 18, apenas teniendo 16 años, y ya saben lo que pasó... Fue justo el año pasado, y después de esto no quería saber nada del abuelo, pero estoy obligada a obedecerle por el 4to mandato: Me eligió para criarme como su hija a los 8 años, ya que me había dado los poderes del océano más peligrosos, con el ilógico nombre de "Pacífico". Como yo era la "Mejor" de las hijas de Tritón, Poseidón decidió conservarme y tratarme como su hija. En conclusión, es un lío de perros y Percy Jackson, el semidiós que salvó al Olimpo, terminó siendo mi tio-hermano.

Al fin tengo 18!!!!! Mis padres biológicos no me lo permitieron, pero Poseidón y Nerea (Mi abuela) intercedieron y me concidieron el deseo ya que era obligatorio responder a las peticiones de la cumpleañera. Fuí al mundo humano a estudiar.

Soy de Grecia técnicamente, pero elegí América para viajar. Así me quedaría unos días con Percy y luego me inscribiría en la universidad más cercana. 

Sólo dure una semana para adaptarme denuevo a las piernas, son cosas sorprendentes, y más cuando saltas o corres, además de que en tierra la gravedad juega sucio. Percy me ayudó a inscribirme y me mostró todo lo básico que tendría que saber para vivir normal entre humanos, ya que él pasó casi toda su vida sin saber que era parte Dios y sabe mucho sobre humanos. Luego de que me despidiera de él en lo que sería el primer día para los estudiantes de primer año, una chica guía me empezó a hablar cosas raras que no entendía para nada, pero me informó que después habría una charla explicativa y demás.

La seguí y puse mi equipaje donde me señaló, y luego me guió a una sala donde todo estaba a punto de empezar. Busqué asiento rápido y guarde silencio junto a muchos chicos también nuevos. 

Algo me pareció extraño, y no sé como explicarlo. Puesto a que soy peculiar pude sentir una presencia rara, pero no sabría decir. O talvez el aire me esté volviendo loca. 

Olvidé eso y presté atención a lo que hablaban. Me gustó la idea de elegir fraternidad, aunque se podría elegir estar solo, pero prefiero convivir con humanos para aprender más de ellos, aún no se bien claro qué quiero estudiar, pero me gustaría la biología humana y cosas parecidas. Oí algo interesante sobre las fraternidades mixtas y decidí pasar por el área E para chequear algunas. 

Definitivamente es lo más ridículo que he visto. ¿Quién se pone un disfraz de pollo y va por ahí promocionando a una fraternidad? Ok, por más raro que suene, es genialmente extraño. Pero no. Duré algunos 30 minutos dando vueltas en círculos sin saber que hacer o cual elegir, hasta que me desvié y encontré una fraternidad distinta. Tenía un logo muy raro, pero me gustó, era algo así como un alicornio deformado. KEPA era el nombre de esa fraternidad. 

No me hizo falta leer todo lo que ofrecían o hacían (Eso porque tengo TDAH, y estoy aprendiendo a acostumbrar mis ojos a las letras humanas), solo quiero estar con personas dignas de estar conmigo, o en este caso, cualquiera. Solo había una chica de tez oscura y sonriente detrás del taburete.

-Hola amiga! ¿Quisieras venir a nuestra fraternidad? Te encantará, podrás hacer amigos y demás- Me habló la chica.

-Si, me interesaría inscribirme- Sonreí para luego colocar mi nombre en una lista. Eso fue muy difícil, casi lo escribo en griego jaja, pero Percy me había enseñado a como hacerlo.

-Perfecto! Mi compañero no está aquí ahora, fue a ubicar a otro chico nuevo, pero creo que contigo ya esta bien llenita KEPA, entonces ya no aceptaremos más. Ahora mismo te guió a la casa, por cierto soy Dalila, vicepresidenta de KEPA, un gusto...- Consultó su lista. -Dylana?-



Peque Pickle

Editado: 01.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar