Sobrevivientes

Tamaño de fuente: - +

16.- Es posible

Cuando despierto ya están sirviendo el desayuno, la noche fue muy larga, las literas son incómodas, dormir con tanta gente es imposible, había bebés que se despertaban en la noche llorando, la gente se levantaba para ir al baño y encendían la luz, molesto, al menos la mitad de los que están aquí roncan. Supongo que toda misión requiere sacrificios.

Me levanto de la cama y ayudo a mi hermana a bajar de la cama de arriba, ella insistía en quedarse ahí, cuando está abajo vamos a las mesas y pedimos cuatro bandejas, regresamos con mis abuelos para darles su desayuno.

- Si creía que la comida aquí era mala, la comida en tiempos de crisis es peor. - comenta mi abuelo.

- Tú sólo come y deja de quejarte- le responde mi abuela- Javier, hoy cuando empieces a dar a conocer tus noticias ten mucho cuidado, tienes que decirlo muy calmado, sé que lo que quieres decir es muy bueno pero siempre habrá quien piense lo contrario y ahí es donde se puede descontrolar, la gente empezaría a discutir y todo el búnker sería un alboroto. Por favor, se precavido.

- Lo tendré abuela, tú no te preocupes.

Termino de comer y devuelvo mi bandeja, han puesto lugares repartidos por el búnker para dejarlas pero creo que las personas de la cocina ya tienen suficiente trabajo así que la devuelvo personalmente. Después voy a las regaderas y tomo un baño, como siempre, de cinco minutos. Me sorprende lo rápido que fue eso. Ahora qué hay dos horarios y me apuré a desayunar solo estuve haciendo fila por diez minutos, no me alegra que tengamos que estar todos aquí abajo pero ojalá las duchas siempre fueran así. Cuando salgo me encuentro a Jessica y mi corazón se acelera ¿Qué me pasa últimamente? Sólo es mi amiga.

- Hola Jess.

- Hola Javier ¿Listo?

- Claro ¿Y tú?

- Podría ser peor ¿Vamos juntos?

- Sí sí, te sigo.

Voy detrás de Jessica por diez minutos, que bueno que la encontré, ni siquiera recuerdo en donde darían los cursos. Llegamos al centro del hermoso primer piso y hay muchas sillas y una mesa puestas, Jessica y yo nos sentamos juntos por si esto se pone aburrido. Estaba por contarle sobre mi misión cuando la misma mujer que me atendió ayer se para frente a todos nosotros.

- Buenos días residentes, mi nombre es Victoria 235689 y seré la coordinadora de voluntarios, empezaremos este curso presentándonos para que todos nos conozcamos. Sólo levántense y digan su nombre.

Pasadas dos horas mi suposición fue acertada, estar aquí es aburrido, Victoria al fin se calla y nos dice que tendremos un descanso de quince minutos.

- Jessica tengo que contarte algo.

- Dime, te escucho.

- Bien, la noche del Día de la Creación, después de que te fuiste, hablé con mi papá, me dijo que encontraron más sobreviventes y que han creado una nueva civilización parecida a la del viejo mundo, tienen una cúpula transparente que los aísla de los gases que hay afuera y así pueden vivir sobre la tierra, no sólo abajo ¿No te parece increíble? ¿No te dan ganas de estar allá?

- Wow, todo lo que me dices es tan... wow, podemos vivir mejor allá que en un tubo subterráneo, podemos ver el mundo, el cielo...

- Llegarán en tres meses, tienen vehículos que pueden traerlos en la mitad del tiempo en que ellos llegaron, y cuando lleguen, tres meses más y estaremos allá, me inscribí a esto para poder decirle a los demás residentes al dar mis "talleres" los llamaré "Una nueva vida es posible".

- Ten cuidado, podrías meterte en muchos problemas si se arma un alboroto.

- Lo tendré abuela.

- Bien ¿Me llamaste abuela?

- Hablas como mi abuela. - le respondo divertido.

- ¡Oye! -ella se ríe y me da un golpe en el hombro, duele, es increíble cuanta fuerza tiene esta chica.

- Bueno residentes, es hora de volver a los cursos. -Victoria vuelve a pararse al frente.

El curso duró tres horas más, después de eso nos enviaron al búnker donde ya estaban los grupos de personas separados, ellos eligieron a qué querían entrar y en qué horario. Mi grupo es un poco amplio, hay diez hombres y catorce mujeres, todos se ven ansiosos por empezar, la gente del primer piso también ha venido a los talleres para relajarse y olvidar el susto. Bueno Javier, tu momento ha llegado.

- Hola buenas tardes, mi nombre es Javier y voy a estar con ustedes en este taller de lectura, antes nos presentaremos para que conozcamos a nuestros compañeros. El que quiera iniciar puede levantarse y decirnos su nombre.



GerardoAHG

#56 en Ciencia ficción
#474 en Otros
#45 en Aventura

En el texto hay: ficciongeneral, aventura, misterio

Editado: 09.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar