Sol de un Nuevo Día (el Juego #3)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 2

         Cuando despierto estoy de nuevo en el suelo de mi prisión, me siento despacio y toco mi cabeza, tengo un poco de sangre, miro mi hombro y todavía no se ha curado por completo, le dije quién era, acabo de condenar a mi propio hermano, todavía tengo alcohol en mi espalda, cada vez que toca mi herida me arde.

         Después de un tiempo abren la puerta, entra Bones y me toma del cuello para sacarme, cierro un ojo y camino un poco agachada por la fuerza que está aplicando, el camino no lograba verlo con claridad, vertía alcohol en mi herida para que cerrará los ojos, llegamos con Angelic y Wild, me tiran en el suelo y cierran la puerta.

         Apoyo mi cabeza en el suelo y suelto unas lágrimas, Angelic se acerca a mí y me mira asustada, mi herida termina de curarse, por lo menos ese alcohol ayudo para que se curara.

_ ¿Qué te pasó? – dice Angelic arrodillada a mi lado.

_De seguro se lastimo cuando mato a su víctima – dice Wild cruzada de brazos.

_Soy la peor de las hermanas – digo llorando.

_ ¿Qué paso? ¿Le hicieron algo a tu hermano? – dice Angelic.

_Preparen a Isga – dice Bones serio – debe matar a su hermano Igaler – cierra la puerta.

         Me ayudan a levantarme, llegamos a la silla y me sientan, me miro en el espejo y tengo todo el maquillaje corrido y el cabello espantado, miro a Angelic, en ella puedo confiar, espero a que Wild salga del cuarto y me levanto de la silla, Angelic me mira sorprendida, le cubro la boca y miro alrededor.

_ ¿Cuánto tiempo llevo aquí encerrada? – pregunto triste y le descubro la boca.

_Cuando yo llegue tú ya estabas encerrada – susurra – Y eso fue hace un año ¿No sabes cuánto llevas aquí?

         Me alejo de ella y me siento en la silla, agacho la cabeza y suelto unas lágrimas, llevo mucho más tiempo aquí, como he estado sumergida en los recuerdos de mi madre no medí el tiempo, de seguro para ellos ya estoy muerta, limpio mi cara y levanto la mirada.

         Entra Wild y me mira molesta, ella debe saber cuánto llevo aquí pero no me atrevo a preguntarle, Angelic mira mi duda y asiente. Comienza a arreglarme y no me dirigen ni una palabra, debí estar inconsciente un día entero porque me duele el cuello por la posición en la que estaba cuando desperté.

         Terminan de arreglarme y me levanto, el pantalón es del mismo color y textura que el de antes, pero en vez de camiseta tengo un suéter con cierre al frente del mismo material que el pantalón, arreglaron mi rostro igual que antes, claro que ahora se adhiere un moretón en mi mejilla por el golpe con el escritorio.

_Oye Wild – dice Angelic un poco temerosa – ¿Cuánto tiempo tiene Isga aquí?

_Tiene dos años y medio – dice seria – el mismo tiempo de la muerte de mi padre.

_Lo siento mucho – digo triste.

_No lo sientas tanto – me mira – Tú lo mataste en la arena – dice molesta.

~**~

         Sentir el pavimento en suelo es una sensación muy cómoda para la misión por la que lo he tocado de nuevo, el aire en mi rostro y las plantas a los costados de la carretera, los únicos que dañan este hermoso panorama del mundo exterior son mis dos guardias que están vigilando que no salga corriendo.

         Los podría matar y huir de no ser por el rastreador que tengo en el tobillo, nunca me dejarán escapar de aquí.

         Caminamos por el borde de la carretera para no dejar huellas y se den cuenta de nuestro campamento, llegamos al edificio donde nos estamos quedando; es uno abandonado, la pintura se está cayendo por la humedad y las tuberías están oxidadas, llegó a mi cuarto y miro a mis guardias con una ceja arriba, abren la puerta y me empujan dentro, no sé cómo hacen para estar siempre en mi puerta las veinticuatro horas al día.

_ ¿Hoy tampoco consiguieron nada?  – pregunta Angelic al verme entrar.

         Muevo la cabeza y me quito los zapatos los dejo en la puerta y camino al mueble cerca de la ventana, como no podemos ser vistos las ventanas están cubiertas por tablas y la única luz que tenemos son una que otra vela, algo completamente inútil.

         En esta habitación lo que tenemos son tres catres y las maletas con las cosas para arreglarme cada vez que salga, las paredes aquí están desgastadas como todas y tenemos que mantener la puerta del baño cerrada para que no salga el hedor fétido que despide el inodoro.



Laczuly0711

Editado: 04.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar