Sólo, nada sin tí, (la Piedra y el Sol)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 25. Una y otra Vez

El sonido que retumba al fondo de tu cabeza es el deseo de tu alma, a veces grita " destruyelos" otras " deja de oirlos" pero ese sonido nunca se detiene, nunca deja de retumbar.

Ir a la farmacia y volver en el auto de Helios se hizo en minutos, no voy a negar que tiene una maquina, y por ello me ha sido fácil el viaje, pero la verdad no me dio tiempo de disfrutar haber manejado semejante camioneta, sólo pensaba en Zafiro.
Con el pedido de Helios me adentro a su habitación cuando la veo a ella con los ojos abiertos mirando a su acompañante con algo de añoranza, el estómago me voltea, al darme cuenta que su aura entera se estremece por la cercanía de ese muchacho, yo sólo quiero apartarlo de aquí, pero me es imposible.. Arrojó la bolsitas de farmacia sobre la mesita de luz y voy corriendo hasta ella, le tomo las manos y doy un beso en su mejilla de la manera más cálida posible. Inmediatamente se sonroja dejándome ver lo hermosa que es. 
-Quiero ir a la sala- pide casi en una súplica, su voz es suave y somnolienta 
-Sin pensar y olvidando a nuestro acompañante, tomo a Zafiro la levanto , su cuerpo es liviano, y cabe perfectamente en mis brazos, automáticamente se acurruca en mi cuello y aspira mi perfume lo cual hace que la piel se me erice. 
-Yo te llevo - Le susurro al oído, y salgo de su cuarto, bajo las escaleras lentamente y no la siento temblar, lo que significa que se siente segura conmigo, su piel aún está muy cálida, la fiebre más la bifurcación han sido los causantes de su actual estado de debilidad. 
La bajo con delicadeza cuando llegamos a la sala, ella toma mi cuello para permanecer de pie, yo sonrió por la cercanía de los dos. 
-Siéntate - Ordena Helios a Zafiro mientras abre la botella, ella obedece, pero por el tono de voz de este chico hasta yo obedecería- Hugo, hazme el favor de tomarle el pulso y dale ésto- me arroja la caja de remedios, específicamente el antifebril, mientras agarro y comienzo a hacer lo que me pide el se acerca a la puerta de salida, Zafiro trata con rapidez la pastilla y casi con miedo pregunta. 
-A... Dónde .... Vas? - de nuevo esta sensación de dolor me invade. Pero quedo en silencio mirándolos, acariciando el envez de su mano... Ella ni se percata. 
-Voy a cambiarme un segundo, volveré para llevarte al doctor- está por cerrar la puerta cuando la voz de Zafiro lo vuelve a atajar. 
-Dijiste que mañana... No quiero... 
-Hugo- la interrumpe y yo lo miro - haz el favor de ayudarme, ya no me queda paciencia y no quiero discutir con la necia de tu novia. 
-Tranquilo - respondo pero mis ojos están sólo en Zafiro - la vamos a llevar-agrego aliviado a que él considera que Zaf es mi novia. 
Helios al fin se va dejándonos a solas, Zafiro se muerde el labio y mira sus pies descalzos, esto me da una mala espina cuando el silencio se prolonga entre los dos y quiero saber porque? A caso es él quien la tiene así. Ella se pierde en sus pensamientos y esto me desespera. 
-¿Piensas en él? - Pregunto al fin, tonto de mí, acaba de estar en una terrible bifurcación, está con fiebre y le pregunto si piensa en él. Pero los celos me consumen. Soy un idiota. 
-No, dice aún sin mirarme, podría decir la verdad o mentir... El punto es que mi corazón ya dio un vuelco - Realmente estaba queriendo descifrar que fue lo que me ocurrió - un pinchazo en el alma cuando la oigo decir eso. 
Sacudo la Cabeza e intento olvidar por un segundo que soy un nemosorum, porque el miedo ya me está llevando. Debo hacerlo ahora. 
-Zafiro - ella me mira temblando - Vine aquí por algo, y no pienso desistir de ello. 
-Pues no lo hagas y dímelo de una vez- suena preocupada, baja la botella sobre la mesa y me observa cuidadosamente. 
Me siento a sus pies, tomo sus manos y beso cada una de ellas, Mi Zaf se estremece con el acto, y esto me da la pauta de que debo continuar. 
-Tu sabes lo que me haces sentir, y sonaré cursi quizá, pero déjame expresar lo que dentro mio está. 
Puedo oir su corazón palpitar y el mío también está a mil por segundo. Pero no es tiempo de callar. 
-Ya no puedo vivir así, yo quiero que seas parte de mi vida, hace unas semanas atrás podría jurar que te tenia en mis manos, podría jurar que en cualquier momento te haría la pregunta y me dirías que sí. - sus ojos cafés se dilatan dejándome ver su hermosura por completo. Cierro mis ojos, porque siento que él la estira, que aunque se sienta bien con lo que estoy por decir ella sigue teniendo algo de él. Suspiro y suelto lo que pienso
-Él te tiene loca, y se que aún hay tiempo, no lo amas aun, pero estoy al borde del peligro, Zafiro,  yo te necesito más que a cualquier cosa en el mundo, prefiero sufrir de desamor sabiendo que has estado a mi lado, a tener que sufrir la vida entera si no me artiesgo hoy. - Me a sincero, en lo que ella me toma fuerte de la mano. -Te quiero, te necesito, no puedo decir que te amo, por que seria una locura decirlo sin demostrarlo. 
>>Ya no puedo más... te juro que los celos me consumen, no puedo ni concebir que te guste Helios, pero soy paciente
Ella me mira absorta, como fuera de juego al Oír que estoy atribuyendo que Helios le gusta, parece ser que esa es una respuesta a lo que ella busca, quizas no se de cuenta ella, pero yo la veo morir cuando él está aquí, y cuando estoy sólo con ella soy el centro de su universo. Pero eso no me basta. 
-Por favor mi amor, por favor... te he expuesto mis heridas, mis dolores, mis desgracias, mis errores, he llorado ante ti, dispuesto a que me conozcas. - Maldita las palabras que salen porque ya no tengo freno, se que no la merezco pero la quiero- No puedes negar que te gusto, y yo, ya no puedo soportar la agonía de no poder besarte, abrazarte sin saber que eres parte de mi.- cierro los ojos una vez más porque el aire se me escapa y necesito pensar-No te quiero sólo para decir que tengo una bella novia, no te quiero para que seas mi desahogo, te quiero por que necesito hacerte feliz, le das dirección y sentido a mi vida.... - Ella sonríe, de una manera burlona, pero guarda silencio sé que está pensando mis palabras, pero a mi me tortura que calle, necesito oirla- Dime algo Zafiro... cualquier cosa....-suplico
-O sea... soy un vector? - No puedo creer que haya tomado lo de "dirección y sentido" para relacionarlo con Física, reí atragantado en mi propia sorpresa, ella hizo lo mismo. Sé que no lo quería decir, pero presione a que dijera algo. Y esta es la razón por la que me tiene loco. Es una niña muy ocurrente. 
-Hablo encerio mi amor, ¿Quieres ser mi novia? - suelto al fin. Y ella calla, su rostro está más que rojo, y sus ojos brillosos. Me mira aún atónita pero luego de un segundo parece reaccionar. 
-La verdad... yo solo, puedo ser sinsera, hace poco me di cuenta que Helios me gustaba, pero, no busco nada con él, sabes, siempre... quise... saber que seria estar así, experimentando estos golpes de química en todo mi cuerpo, desde que te conocí, lo he vivido. - mi alma vuela... No mentira, yo me embriaga en sus palabras y dejo mi ser del otro lado de la calle para estar aquí con mi amada. 
>>Me gustas, me encantas... - Dice sonriendo yo no puedo evitar hacer lo mismo. - Solo quiero decir que lo que siento por Helios quizá sea solo administración... pero tú... eres diferente, me das algo más, te quiero Hugo, cómo dijiste, seria una locura decir te amo, eso sera algo que me haras saber, y sentir, se que harás que te ame, si lograste moverme el piso de la mentira en que lo haces con sólo verte... 
>>Sí, quiero ser tu novia, - Estalló de felicidad, pero me contengo porque ella aún quiere hablar- quiero ser a quien protejas, quiero ser a quien llames por las noches antes de dormir.... y te contare un secreto. - Agudizó mis sentidos, será la primera vez que ella comparta un secreto conmigo -Quiero que seas mi primer beso.... - No puedo creer lo que acabo de oír, la chica más hermosa que he visto en mi vida no ha recibido su primer beso... Y seré yo, quien se lo de, no puedo evitar lo siguiente, me subo al sofá a su lado, muy muy pegado a ella y acerco mi frente a la suya. Miro sus ojos y ella tiembla al tenerme tan cerca, sólo quiero saber si miente o dice la verdad, entonces la aceleración de su pulso me lo aclara. 
-No me mientes, lo veo en tus ojos, pero no lo puedo creer!!! Tú, tan hermosa, tan bella- Estaba agitado, y ella también, puedo ver la sed en sus ojos, y las ganas de que la bese ya. Pongo mi mano sobre su cabeza, y hago que la distancia se quede en milímetros, la siento tan bien aquí. 
-No sólo quiero ser tu primer beso, quiero ser todos los besos de tu vida. 
Podía ver la impaciencia en sus ojos, entonces beso su mejilla, ella se entrega al acto, por lo que luego me dejo llevar por el calor de su piel, aparto su cabello y doy un beso fugaz a su cuello, su piel se eriza, Dios, en verdad estoy tocando su piel, me regreso a su rostro y casi como pidiendo permiso, casi como preguntando si es así como quiere su primer beso, Miro sus ojos y con el extasis de sus pupilas me contesta. Beso la comisura de sus labios, ella suspiro, sí, lo estoy alargando, pero Dios me condene si esto no vale la pena, yo quiero que lo recuerde el resto de su vida, me alejo unos centímetros y cuando al fin me decidí, incline la cabeza, ella era como una tímida alumna a quien enseñaba una lección nueva, la traje hasta mí y.... Pfffff la burbuja explotó, la puerta se abrió de golpe, por lo que nos alejamos bruscamente pensando que sería su padre... O madre, pero no, era Helios quien estaba aquí. 
-Bonito... - Me relato los labios mientras me reincorporo, Helios me mira acusando me de algo- Creo que la has cuidado muy bien... ya llego el carruaje gente así que vamos.
Dicho ésto ayudo a levantar a Zafiro, y no me arrepiento ni un segundo de todas las vueltas que di. Porque una y otra vez, quedé perdido en ella.



Bsar90

#7016 en Fantasía
#14520 en Novela romántica

En el texto hay: amor doloroso, amor, guerra

Editado: 23.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar