Solo un sueño

Tamaño de fuente: - +

Capítulo Cinco

(Narrador omnisciente)

  • Hola Úrsula…. – era una voz conocida.
  • ¡Gabriel! ¡qué sorpresa! – se abalanza al recién llegado y lo abraza - Pero… ¿¡cuando volviste!?… ¿tu hermana ya sabe que estas aquí?
  • Llegué anoche…  - se separa del abrazo - y si, ella ya sabe…pero, me quede en un hotel porque me dijo que había una amiga en la casa donde se queda… - pone la cara de confundido.
  • ¡Sí claro!  Es Emma, pero que raro hay varios cuartos en la casa… - pone su dedo índice en sus labios, haciendo mueca de pensar.
  • ¡Ah! ¿sí? 
  • Aunque ya creo porque no quiso que vayas…- levanta el dedo como si hubiera tenido una idea.
  • Y… ¿Por qué?
  • Olvídalo, - mueve las dos manos -  y cuéntame, cómo vas con tus estudios, estas de vacaciones y el trabajo…
  • Úrsula cálmate y toma aire – sonríe - Todo está bien.
  • ¿Entonces? Estás de vacaciones – él asiente -  vas a visitar a tus padres…
  • Hola Úrsula… - interrumpe la conversación, mirando sorprendida al acompañante de su amiga.
  •  ¡Emma!, Hola… - responde su amiga
  • Disculpa… ¿mía? – lo toma del brazo y lo voltea hacia ella, ante la sorpresa del joven – pero porque estás vestida de…
  •  Emma no, - sonríe -  él es Gabriel el hermano de Mia.
  • ¡Oh! Discúlpame – dice sonrojada, llevando sus dos manos a su boca – pero son iguales. Discúlpame si estoy sorprendida… soy Emma, mucho gusto…- le estira la mano para saludar.
  • Descuida, siempre pasa. – ríe divertido-  El gusto es todo mío… Emma - responde el saludo.
  • ¡Obvio! que son bien parecidos… - dice Úrsula abriendo los ojos para notar obviedad -  si son gemelos… 
  • Gracias por la aclaración Úrsula, pero creo que nuestra amiga ya se dio cuenta de eso – sonríe y guiña el ojo
  • ¡Qué sorpresa!  Mia nunca me hablo de un hermano y menos gemelo…
  • ¡Si supieras porque nunca hace eso…! – dice Úrsula casi susurrando.
  • ¿¡Qué!? – pregunta Emma
  • ¡Nada!… él acaba de llegar de Italia, ¡eso! – responde sonriendo ante la atenta mirada del recién llegado.
  • ¡Oh!, - exclama Emma asentando con la cabeza -  y dime Gabriel, - él la mira -  ya te reuniste con Mia.
  • No, aún no he podido reunirme con ella…. Justo venía a saludar a Úrsula y de paso pedirle su dirección…ya que la dirección que me dio Mia… la perdí – pone cara mi pobre angelito.
  • ¡Ah! Ya veo… - responde Emma, esculcándolo con la mirada sin creer tal parecido.
  • ¿Tú, … ibas a verte con Mia? – pregunta con cara de niño bueno.
  • Si justo iba para allá…. Si gustas… - responde Emma dudando -  vamos juntos.
  • ¡Me parece excelente!… - sonríe -  bien, vamos… nos vemos al rato Úrsula – se despide con beso en la mejilla.
  • Si… -viendo que se iban -  nos vemos luego… dile a Mia que iré a cenar con ustedes…
  • Sí, se lo diré – responde Gabriel, saliendo del lugar.
  • Entonces te esperamos…
  • ¿¡En verdad se fueron juntos!? – se pregunta sin creer lo que veía - ¡Me muero! ¡Mia se va a morir! Definitivamente la tengo que llamar… - saca su móvil.

Los recién conocidos iban caminando con dirección al paradero del bus que los llevaría a donde Mia se encontraba.

  • Emma, - llama la atención de la joven - discúlpame por lo que te diré, pero… aún no he tomado desayuno, - se agarra el estómago y pone cara de hambriento - te gustaría acompañarme a desayunar antes de ir con Mia, por favorcito… - juntas las manos como rogando -  claro si no tienes otros planes.
  • Bueno… no, no tengo otros planes… - mira que Gabriel espera expectante su respuesta - vamos te acompaño, no quiero que mueras de hambre por mi culpa… - sonríen.



April Ge

#4370 en Joven Adulto
#8597 en Otros
#1245 en Humor

En el texto hay: hermanos, locura y amor

Editado: 06.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar