solo una oportunidad

Tamaño de fuente: - +

capitulo 1 donde todo comenzó

Era una época muy remota las mujeres solían usar vestidos y unas eran obligadas a casarse con alguien que no quería tenía que escuchar todo lo que el rey estaba diciendo Katherine ella era una esclava del rey del reino pues ella solo obedecía a lo que él le decía y no podía decir nada porque sabía que eso sería una muerte totalmente segura por eso solo obedecía, estaba mirando el vestido haciendo unos arreglos que necesitaba, ella solo era una plebeya.

¿Tenéis todo listo?—pregunto la reina

Yo miro haber mi reina —dijo Katherine—iré a verificar que ya este hecho  

fue Katherine que se fue a mirar que estuviera todo hecho para la boda real, miro que estaban terminando de hacer los últimos arreglos ahora si podía estar muy tranquila y que su majestad no se molestara fue donde estaba y arreglaban su cabello.

Mi majestad ya están terminando —dijo Katherine

—todos ustedes son ineptos

Mi reina ya le tengo un collar que le queda con ese vestido —dijo Katherine —si me garantiza que respalda su belleza

—Proviniendo de una plebeya mejor no —opino la reina haciendo mala cara — sois incompetente, ¿acaso yo aceptareis una cosa de alguien como tú?

Su majestad ese le pertenecía a la antigua reina —le informo Katherine —yo lo conservo como una reliquia y como lealtad hacia el rey

está bien deja verlo —finalmente acepto — ¿seguro que es de la reina antigua?

—Si mi reina —asintió —le gustaría verlo

—hazlo, todo tenéis que estar preparos para la ceremonia

—si mi reina

La reina suspiro Katherine fue a buscar el collar que tanto necesitaba se encontró con el príncipe este la miraba detenidamente esperando algo por su parte Katherine se alejó tan deprisa, ella a pesar de ser una plebeya no podía tener algún sentimiento por el príncipe, estaba consciente de que ella servía a los reyes.

—discúlpame joven príncipe estoy ocupada —dijo Katherine —con su permiso joven príncipe

—Oh Katherine no tenéis  que tener tanto formalismo tu y yo sabemos lo que paso hace unas horas me besaste —dijo acercándose peligrosamente

es un pecado usted es el príncipe yo solo soy una plebeya

Eso no decías hace unas horas —dijo sonriendo — ¿acaso se te ha olvidado?

—joven príncipe fue un error que me arrepiento, castígame por hacer cosas fuera de mi rango

— ¿tan segura de tu osadía?

—si joven príncipe hare lo que me pide, castígame soy merecedora del castigo

—entonces prepárate para mi castigo

Este dejo mostrar sus afilados dientes cosa que a Katherine le asusto era demasiado el miedo que ella se quedó tiesa y ni sabía porque había hecho aquello, era la primera vez que miraba algo como ello, en su poca vida nunca había visto algo tan similar y eso no sabía con exactitud, le causo mucho miedo, por lo que iba lentamente corriendo.

—veo que tienes miedo —rio — jamás me besaste solo cree una ilusión en tu mente —dijo con una sonrisa —es mi poder plebeya, no pasó nada y si hubiera pasado serias reprendida

Aléjese de mi —dijo ella con miedo — ¿Qué es usted joven amo?

—No tienes que preocuparte a las mujeres que son como tu jamás he matado —dijo el —me gustaría probar si tu sangre es sabrosa, —dijo acercando hacia su cuello—hueles bien

Katherine se asustó apenas dijo aquello pues esa no tenía algo lógica pero tenía una opción, eso explicaba porque tenía que lavar la ropa ya que siempre llegaba con sangre, ahora ya esas veces que el joven amo desaparecía en las noches y que habían desaparecidos varios cuerpos, tan solo pensarlo le causaba un gran temor, nunca imagino que alguien como el príncipe fuera un chico sanguinario que causara tanto daño, siempre se encargaba de limpiarle la sangre ahora ya lo comprendía mucho mejor.

—ve y llévale el collar a mi madre no quiero que se enoje y te saque —dijo —y lo de la conversación no diréis nada

—si joven amo no le diré nada a la reina

—me parece bien, porque de lo contrario tu serás la siguiente en morir

—si joven amo

Katherine corrió con mucho miedo busco en los sitios hasta que los encontró fue donde la reina esta ya estaba a punto de irse Katherine termino por ayudarle, ella le prometió al príncipe no mencionar nada, no quería morir a manos de un hombre como el, todo había sido tan rápido en su vida nunca había visto algo extraño.

No tiembles niña —dijo la reina — ¿algo sucede?

— ¿perdón su majestad? —Dijo Katherine —no pasa nada mi reina



diana k

Editado: 14.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar