Solo una pesadilla

Tamaño de fuente: - +

Minas y Telas

Íbamos en camino a una excursión escolar, rumbo a la reserva de agua de la ciudad. Todos íbamos alegres platicando y haciendo bromas a nuestros amigos. Hasta que la llanta del camión se quedo sin aire como para seguir avanzando.

Extrañamente los profesores nos pidieron que bajáramos y que siguiéramos el viaje a pie.

Como si eso fuera lo mas responsable de parte de los profesores.

Estábamos sobre un puente asi que bajamos y nos encontramos con un terreno baldio con pequeñas manchas de tierra sobre el pasto. Caminamos nos alegraba estirar las piernas un rato, siempre me quedaba hasta atrás del grupo junto a la maestra que vigilaba que nadie se quedara atrás. Me gustaba mas la soledad que convivir con las chicas presumidas y aveces no entiendo lo que los chicos quieren decir.

Seguimos avanzando hasta una curva que estaba cubierta por una pequeña colina.

Una explosión nos llamo la atención a la maestra y yo, nos quedamos quietas unos segundos y vimos como una pared de polvo se levanto frente nosotras. Ambas corrimos a ver que había sucedido, encontramos a todos los alumnos arrinconados en el pasto unos sobre otros mirando incrédulos el enorme hoyo en el suelo.

-¿Que sucedió?- pregunto la maestra incredula en voz alta.

Nadie contesto hasta que alguien en el fondo dijo que alguien salto y al tocar el suelo este exploto.

Yo tome varias rocas y las avente al rededor del enorme hoyo. Algunas cayeron como se supone que harían pero otras crearon otros enormes cráteres en el suelo.

Porque alguien haría un campo minado en medio de la masa al menos que estuviéramos dentro de una zona federal pero si fuera asi hubiéramos pasado por unas rejas eléctricas con enormes carteles de metal pintados con la palabra "PELIGRO" en letras blancas dentro de un triángulo amarillo. Pero nunca pasamos por algún lugar en lo mas mínimo parecido.

La maestra se negó a regresar asi que nos ordeno arrogar piedras y ramas con peso distintivo para que todas las minas estallaran.

Cuando todas las explosiones casi nos dejan sordos corrimos atravez de los cráteres, saltando hasta que la maestra nos ordeno formarnos en una fila de menor a mayor.

Mire sobre los hombros de unos compañeros y admire el logotipo de la empresa d reserva de agua.Entramos y nos pidieron que nos colocáramos unas batas y un casco de construcción por seguridad.

Unas amigas me dijeron que fuera a ver lo que estaba dentro de un armario asi que fui pero la verdad no era nada interesante, nos volvimos a formar por estaturas. Primero entramos un grupo de 5 dolo mujeres a una cámara desinfectante.

Los focos rojos del techo se encendieron y un gas empezó a rodear la habitación empezamos a toser hasta que al final perdimos el reconocimiento.

Desperté lentamente como mi memoria dando vueltas, me puse de pie y sentí extrañeza al notar que todo era notablemente grande.

Me mire en un espejo y ahora tenia de nuevo 8 años, tal vez era el efecto alucinógeno de ese gas que nos echaron. Pero porque estaba vestida asi, traía puesto un pomposo vestido rojo y zapatillas de escuela rojos y un incomodo chongo alzado.

Mire a mi alrededor todas las chicas que estaban conmigo habían pasado por lo mismo. Las desperté a todas y todas se espantaron al verse ante al espejo. Unas risas se escaparon al ver la apariencia de sus amigas a esa edad.

Abrí la puerta y solo divise un largo pasillo blanco, avance y las demás solo tres chicas me siguieron dos se quedaron.

Avanzamos sin encontrar nada una puerta se abrió y un hombre desfigurado del rostro nos miro extrañado. Nosotras nos quedamos quietas nadie hablo hasta que el señor en un impulso nos tomo a todas del brazo y nos galo todas empezamos a forcejear.

Nos logramos safar y empezamos a correr entramos en la primera puerta que vimos y entramos. Era un lugar en donde fabricaban tela y ropa, podíamos ocupar ese lugar como camuflaje. Avente a una chica a que se escondiera en un montón de tela cortada de color gris mi amiga se zambullo y se escondió. Mi otra amiga se escondió tentro de rollos de tela, se escondió detrás de ellos cuando me asegure que no se pudieran de ver a simple vista.

Escuche los gritos de desesperación del señor asi que me escondí en el primer lugar que vi lo cual fue un armario en el que estaban puros suéteres de felpa. Me puse uno lo suficientemente largo para tapar el cuerpo completo y me escondi tras de ellos. Me ti mis pies en unas cajas para que no se notaran mis zapatos. Escuche como la puerta se abrió bruscamente. Las luces del lugar se encendieron y me escondi mas en el interior del armario.us

Escuche los pasos y vi como la puerta del armario se abrió. El señor empezó a buscar desesperadamente entre los suéteres, un golpe de desesperación se estrello contra lo que supondría seria un armario lleno de suéteres pero en realidad se estrello contra mi brazo. El señor me tomo y me cargo como un costal de papas entre sus brazos. Empecé a gritar y a patalear pero me ordeno que me callara.

-Agradece que te acabo de salvar la vida, no permitiré que se repita lo del año pasado- me informó mientras salíamos de la habitación.

 



Dyem

#3258 en Thriller
#1827 en Misterio
#8248 en Otros
#3212 en Relatos cortos

En el texto hay: miedo, pesadillas, timburton

Editado: 23.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar