Sombras De La Noche

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 32

Drago me invito a que entrara a la cabaña para platicar un rato y ambos nos sentamos junto a la mesa de madera que estaba en el comedor, estando uno enfrente del otro. El apoyo un codo sobre la mesa mientras estaba  con su cuerpo casi mirando hacia la puerta pero sus ojos enseguida me miraron.

 

—Solo quiero que conozcas mas de mi, para que después decidas si quieres o no estar conmigo —mi corazon empezo a latir mas fuerte porque no sabia que esperar de el, si empezaba a contarme algo oscuro de su pasado y eso tenia algo que ver con alguien a quien yo conocia, pero si era asi debia tomarlo como lo que era, parte del pasado —preguntame lo que quieras y te diré la verdad.

 

—¿ Aunque duela y sea poco creíble ?

 

—Si, aunque duela y te paresca que lo eh sacado de un libro de fantasía —me rei por eso pero luego me lo tome con mas seriedad y pregunte lo que realmente quería saber.

 

—Bien, para empezar quiero que me dejes en claro algo... lo que vivimos tu y yo hasta acá, ¿ fue real o solo estabas pasando el rato conmigo como lo has echo ya con Rosalie y Candice ? —él parecia preocupado y luego se quedo pensando durante varios segundos mirando hacia la puerta antes de responderme.

 

—Al principio no era real... hasta que paso lo de tu tía y me di cuenta que no podía dejar que algo asi te pasara y empeze a protegerte pero cuando paso lo de la corte ahi termine de entender que tu eres lo mas importante para mi.

 

—Ok... y volviendo al principio ¿ de verdad tenias que llevarme con Ray para salvar a tu tio ? ¿ o había otra razón por la que lo hiciste ?

 

—Si, de verdad y aunque podía haber dejado que el hiciera lo que quisiera con Nicholas, no pude decirle que no a mi hermano que quería rescatarlo sea como sea —dijo al mirarme serio y luego hiso una pausa —el ya habia sufrido bastante con la muerte de nuestros padres y aunque no me llevo de maravilla con el, no podía verlo destruido una vez mas. Sabia que Ray no queria a Gerald para que te secuestrara porque... digamos que el es muy débil para hacer algo así y entonces me llamo a mi, y como yo sabia que a el no le tiembla el pulso cuando se trata de matar a alguien, me vine de Nueva York y me puse a las ordenes de el, de Paul y Amelia.

 

—¿ Y desde cuando Ray tenia planeado secuestrarme ?

 

—A mi me aviso el verano que paso, asi que yo tenia que prepararme para volver al colegio y como Candice vivia al lado y no dejaba de insinuarme todo el tiempo, le segui el juego y de paso ella me ayudo para inscribirme en el Nelson School —me quedo mirando —pero cuando te vi y te fui conociendo cada vez mas, viendote a través de los ojos de Black, no pude evitar sentirme atraído por ti.

 

—¿ Y como es que puedes verme a través de sus ojos ? porque eso aun yo no entiendo.

 

—No lo se... creo que es un don, desde que lo encontre senti que yo podia meterme en su cabeza y ver todo lo que el veía y de paso hacer que haga lo que yo quiera, pero una vez que salgo de su cabeza Black vuelve a ser independiente.

 

—¿ Y eso lo puedes hacer con todos los animales ?

 

—Si, pero Black es el unico que mas me entiende y me sigue para todos lados desde que lo encontré medio moribundo aca dentro —dijo al mirar hacia un costado de la cabaña.

 

—¿ Y de verdad puedes saber lo que lo estoy pensando ? —dije mientras trataba de bloquear todos mis pensamientos para que el no los leyera por si su otro don era la de leer la mente y el me sonrió divertido.

 

—No... eso lo dije porque me pareció divertido y porque ademas tu cara siempre me lo decía todo, es que tu muchas veces no sabes disimular nada.

 

—¿ En serio ? —dije riendome y levantando una ceja.

 

—Si, se que desde un principio me tuviste recelo, miedo y después seguramente te cause intriga, porque no dejabas de mirarme hasta que caíste bajo mi encanto y te enamoraste de mi, como yo despues de ti.

 

—No creas que fue tan así... —dije al recostarme sobre el respaldar de mi silla y el me quedo mirando con las ceja s evantadas y sonriendose —bueno, ¡ si !  Me enamore de ti y justamente por eso debiste ser mas sincero conmigo... —hubo un silencio incomodo mientras el se ponia serio y agachaba la cabeza mirando hacia el suelo hasta que la levanto y me miro de vuelta a los ojos.

 

—Y aunque no creo que sea tan importante... igual tengo que contarte que mi verdadero padre es Ray... —me quede helada y el siguió —el nunca fue humano siempre fue un demonio que cuidaba la huestes del infierno donde estaba antes su trono junto con el de Satanás. El era algo así como un Virrey para todos los demás demonios que les servían.

 

—Bueno, eso si que nunca me podría haber imaginado... —dije y luego recorde al demonio que yo mordi en el cuello creyendo que era una persona y que luego el mordió hasta matarlo —entonces ¿ por eso supiste que ese joven al que mordi en la Luciérnaga era un demonio ?

 

—Si, a todos ellos los reconozco como a la palma de mi mano no solo por su olor, ya que también puedo sentir su presencia que es distinta a la de los vampiros.



M. R. Medina

#2216 en Fantasía
#1067 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: vampiros, romance, brujas

Editado: 12.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar