Somos leyendas de sangre

Tamaño de fuente: - +

epilogo

Volvemos a la tierra con una sonrisa en la cara. Al llegar, nos espera Hera con el resto de los Dioses que aún viven. Les juro que quiero llorar de felicidad, al fin termino, al fin somos libres de hacer lo que queramos y cuando queramos sin que tener que dar explicaciones a nadie más que a nosotros mismos. ¿Será que ya tengo 18 años? Bueno, digamos que es eso y no otra cosa. Ya. Okey, soy mala mentirosa, por fin todo se descubrió, no más secretos, no hay nada más que pelear, solo ser felices y solo pelear nuestra propia vida.

 

-hola mi amor- dice Leo. Tomando en brazos a Aura y me atrae hacia él dándonos a ambas un beso en la coronilla- gracias por cuidar de ella mientras nos encargábamos de los problemas- la rubia de Hera no separa su mirada de mí, su hijo Sario es un calco de ella.

-perdóname Ofiuco, perdónanos a todos, si te hubiéramos buscado esto jamás hubiera sucedido-

-el pasado en el pasado, además si eso no hubiera sucedido, yo jamás hubiera estado con tu hijo, ni por si acaso- ella sonríe.

-en eso tienes razón-

-hija- me doy vuelta y a Morte con Terra tomados de la mano, quien me hablo fue Morte.

-gracias por todo papá- miro a Terra y dijo lo que en verdad siento hacia ella.

-no te odio Atena, o mejor dicho Casiopea, fuiste una rencarnación que tuvo el error de enamorarse, pero ahora que yo también sé lo que se siente, puedo llegar a comprender porque hiciste todo lo que hiciste, e incluso el cambiarme por la vida de papá, insisto, no te odio, pero tampoco te amo, soy neutral hacia ti- ella sonríe- la herida ya cicatrizo y no pienso volver a tocarla, tienen un espacio dentro de mí y espero que sea eterno- les doy un abrazo fuerte a ambos.

Escucho el ruido de los motores de los autos, me doy vuelta y veo como Caner me tiende la mano mientras los doce Z están formando un círculo, me acerco a ellos.

-gracias por todo chicos, por lo que se logró y por lo que se lograra, somos más que un equipo, más que compañeros, somos una familia para lo que se necesite nos localizaremos de la manera que sea, pero lo haremos. Nunca nos olvidemos de quienes somos, ahora vayámonos que no los quiero ver más por lo menos un buen rato- ellos ríen, Genes pone una mano en el centro e Irgo pone la mano encima de la de él, uno a uno hacemos la misma acción.

- un, dos, tres-

- Zodiacs-



Hanna

#907 en Ciencia ficción
#3303 en Fantasía
#1476 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: peleas, leo y ofiuco

Editado: 23.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar