Sonrie, Es Solo Una Broma

Tamaño de fuente: - +

Capitulo V: Masquerade

CAPITULO V

Después de todo lo ocurrido, el día de ayer pasó de forma acelerada, aun no terminaba de procesar todo lo que había pasado, y aunque el pequeño enfrentamiento con Andrew y Alessa me habían traído muy malos recuerdos, nada podía superar la pelea con Elizabeth, estaba tan molesta, pero todo lo que dijo no eran más que la cruel realidad, vine aquí buscando algo que no estaba preparado para encontrar, estaba pensado seriamente en regresar con el tío Fede, seria raro ya que hice que mi mamá le mintiera al director con la excusa que mi tío se iría del país, pero después de todo lo que pasó no veía otra salida.

En la noche llame a Chiara para contarle todo lo sucedido, y me convenció de salir a correr antes de ir al instituto, el cual no era un lugar al que deseaba ir, así que entre más tardara mejor sería para mí, me levanté lo más temprano que pude y me vestí con algo de ropa deportiva, se me hacía tarde para mi encuentro con Chiara.

Bajé las escaleras y me encontré a mi mamá preparando el desayuno,

–¿Qué haces despierto tan temprano Alex? –Su rostro parecía sorprendido y no la culpaba, el viejo yo era incapaz de levantarse temprano, pero gracias al tío Fede había desarrollado la costumbre de hacerlo.

–Iré a correr un rato antes de ir al instituto. –Me acerque para poder darle un beso en su mejilla.

–Que no se te haga tarde, seria penoso que comenzaras a faltar al instituto en tu primera semana de clases. –Ella rio mientras tomaba un sorbo de su taza de café.

–No te preocupes mamá, no está en mis planes comenzar a dar problemas ahora. –Abrí el refrigerador para poder tomar el jugo de naranja y servirme un vaso, cuando vi algo extraño desde la ventana de la cocina. –¿Y esos camiones de mudanza que hacen aquí? –Mi mamá se acercó a la ventana para poder observar mejor la escena.

–Con las prisas del trabajo olvide comentarte que el hijo del Señor Aquiles se mudara a la casa que le dejó su padre, al parecer el hijo prodigo regresó, aunque su padre ya no esta en este mundo. –Observe detalladamente los camiones mientras escuchaba la historia de mi mamá.

–¿Entonces tendremos nuevos vecino? –Ella tomó otro sorbo de su café y negó con su cabeza.

–Solo uno, un vecino, al parecer el hijo del señor Aquiles apenas y empieza a sentar cabeza, el mudarse a un solo lugar es su primer paso, así que no tiene esposa ni hijos.

–Si es un tipo sin familia ¿Por qué tantos camiones?, Pareciera que toda una familia se esta mudando. –Mi mamá se quedó pensativa por unos segundos, solo viendo hacia la casa de enfrente.

–El hombre se dedicó a viajar después que terminó su carrera, la cual no tengo ni idea de cual sea, creo que entre viaje y viaje acumulo muchas cosas, yo que sé como piensan ese tipo de personas que nacen en cuna de oro. –Ella se apartó de la ventana y comenzó a sacar algunos ingredientes para preparar el desayuno.

–A veces me pregunto como es que te enteras de todo este tipo de cosas mamá. –La castaña se giró y sonrió.

–Ser agente de bienes raíces tiene sus ventajas, conoces todo tipo de gente, gente que conoce más gente. –Se encogió de hombros y siguió sacando cosas del refrigerador.

–Como digas, me tengo que ir, se hace tarde. –Me acerqué para darle otro meso en su mejilla y luego salí corriendo.

–¡No tardes demasiado!

Comencé a trotar con dirección al departamento de Chiara la cual ya estaba fue del lugar con sus brazos cruzados y una cara de pocos amigos.

–Otra vez tarde Alexander. –Se acercó para abrazarme, realmente necesitaba ese abrazo.

–Lo siento, tenemos nuevo vecino y mi mamá me entretuvo hablándome sobre él, pero mejor comencemos. –Ella asintió y ambos comenzamos a trotar.

–¿Cómo estás? –Su pregunta era sencilla, pero por desgracia la respuesta era sumamente complicada para mí, tenía tantos sentimientos revueltos que no podía definir mi estado de ánimo, lo único que tenia claro era que no quería hablar de lo sucedido, al menos no por ahora.

–Preferiría no hablar de eso Chiara.

–¿Y desde cuando eso te pasa conmigo? –Mi amiga alentó el pasó para hablar con más facilidad.

–No lo tomes personal, es solo que todo lo que dijeron Elizabeth y Andrew de alguna forma es cierto, solo era un cobarde jugando a ser justiciero, todo era una simple locura. –Chiara giró hacia mí, y pude percatarme que su rostro no era el más feliz del mundo.



LeoSolarion

#1915 en Thriller
#1070 en Misterio
#2587 en Joven Adulto

En el texto hay: relaciones, misterio y drama, bromas y venganza

Editado: 16.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar