Sonrie, Es Solo Una Broma

Tamaño de fuente: - +

Capitulo VII: Deidades

CAPITULO VII

Luego de comer decidimos pasar por unos accesorios para los trajes y luego regresar a casa, Eliza tenia asuntos pendientes y ahora yo también los tenia, debía apresurarme si quería hacer algo esta noche.

–¡Pasare por ti a las siete! –Grita Eli desde su camioneta mientras abro la puerta de mi casa.

–¡Estaré más que listo! –Contesto de la misma forma, ella ríe y su chofer arranca.

Después de entrar a mi casa tomo mi móvil y llamo a mi mamá.

–Hola mamá, ¿Recuerdas mis cosas de grabación y pantallas verdes?

–Están en el cuarto de visitas, ¿Por qué hijo? –Sonrió ante su pregunta.

–Comenzare un nuevo proyecto y te tengo que dejar porque se hace tarde, hablamos luego.

Cuelgo la llamada y corro hacia el cuarto de invitados.

Esta noche será especial.

⏳⏳⏳

Habían pasado horas y tenia casi todo preparado, solo necesitaba que el archivo terminara de exportarse en mi smartwatch.

Estoy terminado de arreglar mi traje, un pantalón de vestir, ajustado y con estampados de cuadros grises y blancos, una camisa de mangas largas blanca con botones dorados, zapatos negros y un extravagante peinado y como toque final una cadena de eslabones dorados me gusta mucho como me queda el traje, hace resaltar algunos de mis atributos.

Luego de unos minutos reviso mi reloj y ya tengo el archivo en él, espero que Jackson no haya cambiado el sistema electrónico de su fiesta, sino mi plan no serviría en lo absoluto.

El sonido de una bocina alerta mis sentidos y al acércame a mi ventana puedo ver que es Eli, pero es ella quien conduce y no su chofer, tomo mis cosas con urgencia y salgo de mi casa, al acércame veo como ella sale del vehículo, se ve hermosa con su disfraz, es un vestido acampanado negro con puntos blancos, es corto pero no lo suficiente para mostrar de más, en su cuello lleva un pañuelo rojo al igual que sus labios, su maquillaje es impecable y junto con su cabello parece una obra de arte, ella se acerca haciendo sonar sus tacones, ahora es casi tan alta como yo.

–Cierra la boca Alex o se te meterá un bicho. –Rio por sus palabras y me acerco más, tomo su mano y le doy un beso en ella.

–Solo admiro la belleza de mi amiga. –Ella ríe por mis palabras y se hace la inalcanzable.

–Entonces muchas gracias, tu no estas nada mal. –Me guiña un ojo y sonrió ante el gesto, al apartar mi mirada de ella puedo ver que alguien nos observa, la figura se acerca hacia nosotros y cuando esta lo suficientemente cerca puedo apreciar mejor su cabellera gris.

–Buenas noches chicos. –Dante nos saluda a Eli y a mí.

–Buenas noches Dante. –Respondo a su saludo. –Eli él es Dante mi nuevo vecino y Dante ella es Elizabeth, mi amiga. –Los presento y hago énfasis en amiga, ya que puedo ver la forma en la que él nos observa.

–Un gusto Señor Dante. –Responde mi amiga mientras le extiende la mano, la cual es correspondida por el hombre de cabello gris.

–Solo Dante, por favor, me haces sentir viejo. –Ella ríe por sus palabras y asiente. –No quería interrumpirlos, solo quiero saber si ya pensaste en mi propuesta Alex. –Mi cuerpo se tensa al escuchar sus palabras.

–Si, lo he estado pensando. –Comienzo a hablar y él escucha con atención. –Tuve el placer de conocer a tu padre, él fue un gran hombre, muy amable y servicial, uno de los mejores seres humanos que pude conocer. –Él parece no entender el porque estoy hablando de su padre. –Y si él era así entonces imagino que algo de su buen ser heredaste. –Dante se ríe por lo bajo.

–Espero que si Alex, pero ¿Qué tiene que ver eso con mi propuesta? –Me pregunta el aun desconcertado.

–Pues tiene que ver mucho, ya que, si ese es el caso, con gusto aceptare tu propuesta. –Él sonríe de oreja a oreja.

–Te aseguro que no te arrepentirás. –Exclama mientras me tiende la mano, la cual estrecho sin dudar, si acepte su propuesta es porque al quedarme en este lugar necesito mantener tranquila a mi mamá e iniciando mi tratamiento con Dante es una gran forma de hacerlo. –Entonces nos vemos el lunes por la tarde.

–Estaré en tu casa puntual. –Él se despide de Eli y de mi y regresa a su casa.

–¿De qué me perdí? –Pregunta Eli con curiosidad.

–Te lo explico luego, ahora tenemos una fiesta a la cual asistir. –Ella sonríe y asiente para poder subir de nuevo al vehículo.



LeoSolarion

#1916 en Thriller
#1070 en Misterio
#2593 en Joven Adulto

En el texto hay: relaciones, misterio y drama, bromas y venganza

Editado: 16.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar