Sonrie, Es Solo Una Broma

Tamaño de fuente: - +

Capitulo VIII: Sesiones

 

ALEXANDER

La atmosfera del lugar era tensa, nadie sabe lo que acaba de pasar, puedo jurar que escucho los acelerados latidos de las personas que se encuentran en este club y no los culpo, estoy igual que ellos, nunca imagine que las animaciones y los sonidos que prepare toda la tarde podían crear este tipo de reacciones, muchas chicas están temblando, algunos tipos tienen sus rostros totalmente pálidos como si hubieran visto una aparición, pero la mejor parte del espectáculo eran los rostros de la realeza, en especial la de Andrew quien seguía mirando a las pantallas aunque ya no hay nada en ellas.

—¿Qué diablos fue eso? —Con la emoción de ver las reacciones de los demás había olvidado que Eli estaba en mis brazos casi desmayada, creo que el haber puesto la foto de la cabeza de su hermano fue demasiado, pero era necesario.

—Tranquila, todo está bien, solo fue una estúpida broma, una de muy mal gusto. —Mi amiga se aparta de mis brazos para recobrar la compostura, odiaba mentirle, pero tenía que hacerlo, ella debe estar alejada de todo esto, al menos hasta que descubra que fue lo que realmente pasó con su hermano.

—¿Qué psicópata hace algo como eso? —Parece que Eli está consternada por lo que pasó recién.

—No tengo ni ide…—No puedo terminar mi frase gracias a alguien que sostiene mi cuello con fuerza brutal.

—Eres un hijo de perra Alexander, pero esta fue la ultima de tus malditas bromas. —Erick sostiene mi cuello sin intenciones de soltarlo, y puedo sentir como mis pulmones ruegan por aire.

—¡Suéltalo Idiota, lo estas asfixiando! —Eli grita a todo pulmón mientras sujeta las manos de Erick en un intento de liberarme, pero es inútil, el gorila es mucho más fuerte que ella.

—Él no lo hizo Erick, suéltalo en este momento. —Mis ojos se abren por completo y no es por la falta de oxígeno, sino porque es Atenea la que está impidiendo que su amigo me asesine. —¡Ya Erick, las personas están observando! —La pelirroja levanta la voz y su amigo suelta mi cuello y mi cuerpo cae tendido en el piso y siento como el aire llena mis pulmones de nuevo mientras toso a causa de la falta de aire.

—¡Bueno al menos el maniático no se equivocó contigo porque si eres una bestia! —Eli le grita a Erick mientras me ayuda a ponerme de pie.

—Cuida tus palabras Cooper, no querrás que esta bestia acabe contigo y tu patético amigo. —Luego de recobrar la compostura trato de defenderme.

—Ya escuchaste a Atenea, no fui yo, estuve todo el tiempo con ella y en ningún momento me acerqué a las computadoras o a los sistemas de las pantallas. —Mi brazo cruza el cuello de Eli quien me ayudaba para poder estar de pie.

—¡Él es un maldito genio de las computadoras! —Vanessa se une a la discusión y al parecer esta del lado de Erick. —Pudo hacerlo sin acercarse a las computadoras. —La pelinegra está alterada, puedo ver como su pecho sube y baja sin control alguno.

—Yo misma me encargare de revisar todo el sistema del club. —Atenea capta la atención de todos pues hay control en su voz, algo que me sorprende. —Pero, estoy segura de que no fue él, necesita un aparato muy poderoso Para hacer todo eso, y en ningún momento se movió de mi lado…

—Espero y sea así. —Una voz sombría inunda el lugar, es Andrew quien interrumpe a su amiga. —O si no, te aseguro que yo mismo te mostrare que tan demoniaco puedo ser Antario y esta vez no solo se quedara clavado en tu mente. —Por un segundo dudo de todo, pero está claro que flaquear no es una opción.

—No te preocupes, no tendrás que hacerlo o al menos no conmigo porque yo no he sido el responsable de esto. —Trato de hablar con seguridad y al parecer ha funcionado pues la mirada de Andrew se aparta de mí.

—Saca a todos de aquí y cierra el local. —Andrew mira a Jackson quien viene a paso lento.

—¡¿Qué?, ¿Estás loco?!, no pienso terminar mi fiesta de esta forma. —Jackson mira despectivamente a Andrew, pero al castaño parece importarle poco, la furia que hay en su interior es más poderosa.

—¡Que lo hagas de una maldita vez Jackson!, ¡Ahora! —El grito de Andrew no solo sorprende a Jackson, sino a todo los que pudieron escucharlo, está claro que el castaño esta al borde del colapso, y eso me hace sentir orgulloso de mi trabajo.

—Creo que lo mejor será largarnos de aquí Andrew. —La voz de Eli sonaba baja y más parecía una súplica.

Ella estaba en lo cierto, después de todo el revuelo que cause la mejor opción era retirarnos mientras podíamos.

—Andando. —Tome la muñeca de mi amiga y la arrastre fuera del club de Jackson, mientras abandonábamos el lugar podía sentir como las miradas de las personas que aún estaban presentes me quemaban, en especial las de Alessa y Andrew, pero si de algo estaba seguro es que sin importar lo que hiciera Atenea nunca podría demostrar que fui yo el responsable del evento.



LeoSolarion

#1924 en Thriller
#1080 en Misterio
#2603 en Joven Adulto

En el texto hay: relaciones, misterio y drama, bromas y venganza

Editado: 23.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar