Sophia © // Sus ojos vieron más de lo que deberían.

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO XIX

 

Me Declaro Culpable.

 

23 De Mayo. (Día de la tragedia.)

Mi cuerpo parecía moverse solo, cuando tome la variedad de alcohol de la casa, (La que había sobrevivido a mi padre.) y comencé a limpiar con cuidado cada rastro de mí en la escena del crimen. Lo había visto una vez en una serie policial y parecía funcionar.

Volví al baño y lavé cada fregón con alcohol y luego los lleve a la lavadora mezclándolos con la ropa que ya estaba allí.

Con las ventanas de la sala abiertas, mañana ya no habría ese fuerte olor a alcohol en el aire. Ni rastro de mis pasos.

Era algo gracioso como el alcohol podía limpiar con gran facilidad la espesa sangre, pero no podía limpiar la oscuridad de una persona.

En la bañera, el agua limpiaba cada costra de sangre en mi cuerpo mientras la misma se teñía de carmesí.

La Mugre debajo de mis uñas se escurría cada vez que tomaba la esponja con la que lavaba mi rostro, y mi pelo corto comenzaba a tocarme el hombro obligado por el agua.

__ Eras tú, o ellos.

Repetía en mis pensamientos una voz. Yo no quería vivir así. No quería esto. No quería vivir con la conciencia en guerra constantemente mientras mi yo diminuto se acomodaba en mi oído y repetía. Asesina, asesina...

Atormentándome a cada respiro que daba y cada vez que cerraba mis ojos, mostrándome sus caras idas y mi cara frente al espejo riendo, con las tijeras aún en las manos.

Una niña algo más grande que yo se acercó a mi desnuda, yo solo la veía perpleja. Con su cara triste y mirada baja me tomó del rostro y dijo:

__ Yo haré que todo desaparezca.

Y como si la magia enserio existiera, su cuerpo se cubrió de moretones y su nariz comenzó a sangrar. Su tobillo cambio de color y besó con sus labios secos y agrietados mi frente.

La vi frente a mí mientras desaparecía, y no pude aguantar las lágrimas. Tan solo caían sin razón aparente, fuera de mi control. Jamás había visto una persona marcada por el mismo diablo. No directo a los ojos. Era la primera vez que veía aquello sin bajar la mirada o fingir que  todo eso no estaba allí. Sin fingir que no dolía verlo.

Dolía. Y mucho.

Una mujer comenzó a salir dentro de la bañera, como si naciera del agua ensangrentada y quedando exactamente frente a mí, viéndome justo a los ojos. Me dijo:

__ Yo me llevaré cada recuerdo.

E inclinó su cabeza tocando la mía, cerrando sus ojos. Yo los cerré también.

Justo en ese instante fue que cayó la última lágrima, y al abrir mis ojos, ya no sentí nada.

Salí de la bañera, no sin antes limpiarla bien luego de desagotar. Me fui a la cama y cerré los ojos.

Desperté.

El atronador ruido de la lluvia golpeando el techo y el vidrio de la ventana hacía que no se oyera nada más que eso. Me levanté, sentía el frio piso en mis pies. Caminé hasta cruzar el pasillo que me llevaba a la habitación de m is padres.

Una vez frente a la misma tomé la perilla, y empuje la puerta hacia adentro.

No pude quitarme aquella imagen de la mente. ¿Quién haría tal atrocidad?

 

___________________________________________________

 

16 De Agosto. (Ahora.)

 

Me quedé allí. Viendo nada exactamente y viéndolo todo pasar a mí alrededor, la angustia me comía de a poco haciendo temblar mi cuerpo, hasta caer en el suelo de rodillas. Observando mis manos con asco, viendo frente a mí lo que había hecho con ellas.

La desesperación se apodero de mi pecho, haciendo muy difícil el respirar, y que cada centímetro de aire doliera en mis pulmones, como si ahora realmente comprendiera el dolor de estar viva, el dolor de ser una superviviente. Y el costo de todo aquello.

No importaba que quisiera parar, porque no podía hacerlo. Lloré tanto que sentía que ya no tenía una sola gota más en mi sistema. Apoyé mi cabeza en la alfombra de aquel cuarto y por fin comenzaron a detenerse.

Hasta que él entró por la puerta. Al verlo simplemente no aguanté.

__ Sophi.

Solo eso bastó para que volviera el llanto y la angustia. Y que el Sr.Clain corriera hacia mí como nadie lo había hecho nunca, no ayudaba. No sentí merecerlo, pero se sentía tan bien, una vez en la vida ser la preocupación de alguien más.

Y entre tormento y desconsuelo tan solo dije.

__ ¡Lo siento! Yo no quería…

Y descubrí que al parecer luego de llorar por horas, puedes seguir llorando.

 

__________________________________________________

 

__ Necesitas hablar conmigo Sophi.

Ambos estábamos aun en aquel cuarto de fantasmas, el Sr. Clain tomándome en sus brazos como si estuviera indefensa. Si supiera de lo que es capaz el ser humano, sin importar su edad. Si supiera que la inocencia se corrompe y que estoy manchada por la misma sangre que me dio la vida.



GiirlGreen

Editado: 09.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar