Soy Agua

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 55

—Buenos días, Viky. – que Jabah fuese a buscarme a mis habitaciones, solo significaba que estaba impaciente. Tenía mi desayuno dispuesto ante mí, pero con Jabah observando, no podría abastecerme de comida para llevarle a Arsen.

—Buenos días. –

—Desayuna bien, hoy tenemos un largo viaje. - eso sí que lo sabía, aunque no esperaba que fuese tan pronto. Quería hacer mi visita matutina antes y… un momento.

—¿Arsen viene también? – Jabah entrecerró los ojos hacia mí.

—¿Por qué tendría que venir? – Ah… Viky, a ver como sales de esta. Se supone que no sabes que vamos a los pozos y que se montará un campamento. Donde sea eso.

—Has dicho largo viaje. Doy por hecho que pasaremos la noche fuera. Y si es así, no podré visitar a Arsen en la torre. ¿He supuesto bien? – ahí me di cuenta que Jabah no había pensado en su otro “invitado”.

—Sí, claro. Voy a comprobar cómo va su traslado. Le diré a Sahira que pase a recogerte cuando estemos listos para salir. –

—De acuerdo. – le vi salir de la habitación, y cerré los ojos. Necesitaba volver a intentar conectarme con Evan. Lo había intentado la noche anterior, pero estaba “fuera de cobertura”, es decir no tenía la suficiente fuerza para llegar a él. Nuevo intento. Como si fuera un número guardado en mi memoria, lo busqué e intenté conectar con él.

—Viky. – su voz me hizo sonreír, pero intenté no mostrar demasiada alegría. Jabah se había ido, pero había dos sirvientes que estaban atentas a cualquiera de mis necesidades. Seguro que, si empezaba a reír o hablar sola, les extrañaría y peor aún, irían corriendo donde su señor a contárselo. Así que pronuncié las palabras en mi cabeza.

—Evan, nos movemos. –

—¿Qué?, eso cambia los planes. ¿Hacia dónde vais?, ¿puedes verlo? –

—Saldremos dentro de un rato. Escuché algo así como los pozos, y que montarían un campamento.  - Pude ver como Evan manipulaba una laptop ante mis ojos, mostrándome un mapa de la zona.

—Estuvimos investigando un poco sobre la zona, y conociendo las intenciones de Jabah, solo existen un par de sitios a los que podríais ir. El más cercano está a seis horas de viaje por malas carreteras. Es una antigua ruta que pasa cerca de unas ruinas, de lo que debió ser una gran ciudad. Hoy en día quedan algunos edificios en pie, aunque son prácticamente muros medio derruidos. – vi una serie de fotografías, de lo que eran los restos de una ciudad construida con adobe y madera. Puede que incluso barro cocido. Construcciones típicas del norte de áfrica hace casi mil años.

—En cuanto llegue intentaré mostrarte lo que hay a mi alrededor. –

—Eso sería estupendo.  Cambiaremos nuestro trayecto para ir a tu encuentro. Seguro que es más fácil liberarte en ruta que en el palacio. – podía notar su angustia ante ese hecho. Él había estudiado por encima los planos del palacio, y parecía que era una fortaleza sin puntos débiles. Un asalto en ruta, facilitaba el rescate. Aunque también podía leer sus pensamientos, su preocupación por las posibles bajas. Él y los chicos estaban dispuestos a todo por liberarme, pagarían gustosos cualquier precio. El problema, era que yo no estaba dispuesta a que lo hicieran.

—Evan…- Él me interrumpió. El fallo de este tipo de conexiones, es que yo podía curiosear sus pensamientos, y él podía percibir los míos. Aquella era una carretera de dos direcciones.

—No, Viky. Vamos a sacarte de ahí, y no puedes negarnos ese derecho. - No, no podía.

—Evan… tened cuidado. - ¿qué otra cosa podía decirles?

—Tú también. Y por favor, cariño. No hagas tonterías. -

—¿Qué quieres decir? –

—No podemos perderte, no puedo perderte. – había tal sufrimiento en esas tres últimas palabras…

—Lo intentaré. – él me regaló una dulce sonrisa.

—No puedo contigo. –

—Por eso me quieres. –

—Entre otras cosas. – alguien llamó a la puerta, y tuve que terminar la conversación.

—Evan tengo que irme. –

—Lo sé. Te quiero. –

—Y yo a ti. – abrí los ojos, estiré la mano y tomé un trozo de tortilla. En otra ocasión me habría tentado más la fruta, por el agua, pero tenía que pensar en aquello que me diese más energía. Cereales y proteínas, eso era lo que necesitaba.

—Mi señora. – Alcé la vista para saludar a Sahira, pero enseguida noté que algo no estaba bien. Parecía… su rostro intentaba esconder algo. Ella me hizo una reverencia, y fue entonces que lo vi. Le dolía.

—¿Pueden dejarnos a solas un par de minutos? – la orden que salió de mi boca les desconcertó a todos. Yo era más de ¿podrían…? Y por favor, gracias… Esto de dar órdenes n iba conmigo. Pero como todo, había ocasiones en que se imponía ese tipo de actuación por mi parte, como en aquel caso. Vacilaron unos segundos, mirándose unas a otras, hasta que decidieron que debían obedecer. Caundo la puerta se cerró, me acerqué a Sahira, tomé su mano y la acerqué a mí.



Iris Boo

#245 en Novela romántica
#63 en Fantasía
#8 en Magia

En el texto hay: reencarnaciones, amor eterno, brujas

Editado: 22.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar