Soy un temerario mi amor ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 9: "Navidad"

Aunque dije aquellas cosas, debo admitir que la soledad es terriblemente dolorosa. Cuando pienso que ya está a la vuelta de la esquina aquella festividad, me entra una gran amargura que no puedo siquiera describir, y se siente como si me clavaran mil tachuelas en el pecho, y en consecuencia, tu ausencia se convierte en un pecado que no tiene consuelo. ¿Cuántas navidades más tengo que sufrir sin tu presencia?; esta va a ser la sexta vez. Sé que ocurrirá lo mismo, a pesar de estar rodeado de las más dulces sonrisas, sé que tu no estarás, y que al momento de abrir mi regalo, vendrá la sensación de vació seguida de una desalentadora pero a la vez fingida sonrisa, y ésta estará dedicada especialmente a mi familia.

“¿Acaso debería empezar a incluirte en nuestro círculo familiar?”, pensé mientras me encontraba en mi alcoba apoyado en una de mis manos, y aproveché ese instante en que mi codo estaba descansando sobre mi escritorio para ponerme en esa posición. Quizás tenía razón, después de todo, no quería revivir navidades pasadas.

—Bien, está decidido: aprovecharé que ella me ha invitado a hablar, y buscaré el momento para llevarla a mi habitación. Allí conversaré con ella —asentí decidido. Entonces tomé el teléfono que estaba no muy lejos de mí para marcar su número, el cual ya me sabía de memoria al igual que su documento; había que ser precavidos, tenía que estar bien preparado si algo le llegaba a pasarle.

De cualquier forma, el tono del teléfono se dejó escuchar, y mientras esperaba me llenaba de entusiasmo, pues imaginaba que aceptaría por completo mi oferta.

—Hola, ¿cómo estás Dalton? ¿Por qué me llamas tan temprano? —eran las seis de la madrugada de un día viernes, y mañana teníamos que encontrarnos, pero yo no podía dormir por lo que había pasado el jueves, así que me quedé despierto, de allí que la llamé a estas horas.

—Bueno, veras… es que me quedé despierto por un asunto que no podía sacarme de la cabeza, así que ya que estaba, decidí llamarte para hablarte sobre algo importante —dije algo nervioso.

—Entiendo. ¿Y qué es lo que pasa? —volvió a interrogar con cierto tono de intriga.

—Sí, quería hablarte sobre la festividad navideña. ¿Por qué no pasas navidad con nosotros?, es decir, con mi familia y conmigo —le consulté. No soy de esas personas que se la piensan demasiado, eso… aunque haya esperado cinco largos años para empezar a entablar una relación con la mujer de mis sueños.

—¡Oh, no me esperaba semejante invitación! Debo agradecerte Dalton, pero yo y mi familia habíamos quedado para… —la interrumpí.

—No hace falta que destruyas tus planes por los míos, es más, podemos hacer que ambas familias se junten  así pasarla todos unidos. Vamos, aprovecharemos para también hablar sobre lo que querías —le insistí, no aceptaría un no por respuesta, por eso tenía una idea para cada cosa que ella fuera a plantearme.

—¿Qué? —se pausó un momento. Al juzgar por su reacción, parecía algo sorprendida—.  Bueno… tendría que consultar con mi familia primero, y no sé si realmente quieran hacerlo, es decir, no te conocen.

—¡No te preocupes por ello! Tú diles que cuando me conozcan querrán que pase todas las navidades con ellos, incluso el resto de los días del año —le aseguré, y ella carcajeó.

—Me haces reír con tus ocurrencias, Dalton. Pero está bien, consultaré con mi familia al respecto. ¿Pero porque pensaste que era lo ideal que habláramos durante esa fecha? ¿Acaso no sería mejor hacerlo en otro momento? — Parecía algo preocupada.

—No, no, simplemente me parece que es más provechoso —y esa era la verdad—. Además, no estaría mal para que nuestras familias se conozcan, y así, mejorar nuestros vínculos, ¿no te parece?

—Eres un poco raro Dalton hablando de esa manera. Sin embargo, me pareces un chico divertido —dijo entre suaves risas.

—Gracias, creo. Pero vas a hablar con ellos, ¿no es así? —quería estar seguro de que ella cumpliría lo que me estaba diciendo.

—Sí, hablaré con ellos lo antes posible, así que no te preocupes. Luego te llamaré al respecto, aún tengo algunas cosas que hacer para mañana.

—Se me olvidaba decirte algo. ¿Qué tal si lo celebramos en mi casa?

—¿En tú casa? —dijo algo sorprendida.

—Sí, quiero que conozcas mi cuarto… —no me dejó terminar porque ella respondió exaltada.



La Rosa Blanca

#13679 en Novela romántica
#9001 en Otros
#1013 en Acción

En el texto hay: romance, acosador, accion

Editado: 04.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar