Stay In Love

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 95

Desperté cuando escuché la puerta de la habitación abrirse seguido de los pasos de alguien aproximarse hacia mí.

—¡Arriba preciosa! Levanta ese culo que hay muchas cosas que hacer hoy.

Apenas pude ver la silueta y reconocer la voz de Andrew cuando abrió las grandes cortinas de golpe permitiendo entrar los rayos de sol, los cuales daban directo en mi rostro.

—Basta Andy, es muy temprano.

—Es la una de la tarde, Hailey.

Me levanté con pereza al escuchar eso, me dirigí al baño de la habitación y lavé mi cara para despertar un poco, después peine mi cabello y salí; Andrew sonrió al verme.

Ambos bajamos las escaleras y me guió al comedor.

—Mikaela, sirve un plato más por favor —dijo Andrew.

En el comedor se encontraba Jean platicando con quien parecía ser Mikaela.

—Ahora voy, Andrew —le respondió sonriente.

—Buen día Hailey —dijo Jean.

—Hola, Jean.

En unos minutos ya estábamos comiendo los tres mientras Jean platicaba con nosotros sobre su día anterior.

Al terminar de comer me dirigí al baño de la habitación para tomar una ducha, sin embargo recordé que mi maleta con ropa y pertenencias estaba en la recepción del hospital junto con la de Amber, cuando fuimos a visitar a Andrew.

—Tranquila, ya llamé a Amber, ella y Devin vienen para acá con tu maleta.

Sonreí aliviada. Más que mi ropa, necesitaba a mi mejor amiga.

—Gracias —le dije al abrazarlo.

Hubo silencio algunos segundos y después una duda surgió en mí.

—¿Y tu padre?

—Cariño deberías saber que mi padre vive en la empresa. Sólo viene aquí a dormir y algunas veces ni siquiera eso.

Una hora después Mikaela anunció a Andrew que Devin estaba en la casa. Pude ver a Amber igual de sorprendida que yo al notar la belleza de la mansión. Cuando me vio corrió a abrazarme.

—Vuelve a darme un susto así y te juro que yo misma voy a buscarte estúpida.

La abracé, y nos percatamos de que Amber y Devin no venían solos, si no que Ben, Richard y James también venían. Así es, toda la banda a excepción de Jordan.

Los abracé uno a uno, en verdad los extrañaba.

—Moraleja: nunca dejen ir al baño sola a Hailey —dijo Richard.

—Nos tuviste realmente preocupados a todos —añadió Ben.

Era como un sueño, ni siquiera podía terminar de creerlo, seguir viva y ahora estar en un paraíso con personas que quiero.

—¿Por qué no regresas al apartamento? —preguntó Amber con tristeza.

—Eso no —respondió rápidamente Andrew— ¿Por qué no vienen ustedes aquí? Hay espacio para todos.

Amber gritó de emoción y de inmediato una gran sonrisa se formó en su rostro.

—Sabes que tendremos serios problemas con Stephen —dijo Ben—, pero lo pensáremos, en verdad los extrañamos y estar con Jordan después de lo que pasó es verdaderamente incómodo.

—Estamos de acuerdo —dijo Devin por él y por Amber.

—Nosotros también —hablaron al unísono Richard y James.

La idea de tenerlos cerca de nuevo, me emocionaba realmente. Justo como en el inicio, justo como lo era antes de irme.

—Papá va a matarte —dijo Jean, sin embargo se unió a la idea de tener a su banda preferida viviendo en su casa.



Gabriela Medina

#1480 en Novela romántica
#272 en Thriller
#141 en Misterio

En el texto hay: amor, intriga, badboy

Editado: 18.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar