Su Felicidad

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 10

Al fin terminaría la semana y con ella mi castigo. Aunque tengo que admitir que le debo de dar gracias al director, ya que gracias a este me hice un gran amigo como lo es Aiden.

Terminamos con lo último que nos quedaba y salimos de la cafetería charlando.

—Oh vamos, admite que te gustó estar conmigo y que te divertiste—dije orgullosa.

—No diré eso—me miró frunciendo el ceño.

Me detuve, cruce mis brazos y lo miré alzando una ceja. Él rió.

—Está bien, lo admito... fue divertido—dijo sonriendo.

—¿Y qué más...?—lo incentivé a que siga hablando.

—¿Qué más con qué?—dijo haciendose el confundido.

—Tú sabes Aiden—le golpeé el hombro con fuerza.

—Au—se frotó el hombro—¿y eso por qué?.

—No admitiste que te gustó estar conmigo—hice cara de niña enojada.

—¿Y no será por qué no me gustó estar contigo?—dijo sarcástico.

—¿Ah si?—me hice la ofendida y caminé hacia la salida.

Él corrió tras de mi.

—Hyemi—me llamó y lo ignoré—Vamos Hyemi, no me ignores—dijo otra vez. Nosé como llegó tan rápido y me tomó de la muñeca volteándome así chocara contra su pecho—¿ahora no me ignorarás?

—Admítelo.

—Está bien...—dijo rendido—me gustó estar contigo.

—Y también dí que soy la más hermosa del mundo y que nada se compara conmigo—dije sonriendo como niña pequeña.

—No diré eso—dijo confundido—y aparte eso no dijiste anteriormente.

—Ya sé—sonreí más.

Suspiró, miró algo tras de mi y me soltó rápidamente.

—Hyemi—escuché una voz grave y fría detrás de mi.

—¿Qué haces aquí?—dije confundida en cuanto me volteé.

—Vine a buscarte—dijo mirando fijamente a Aiden.—vámonos ya.

—Bien, vamos—le di un beso en la mejilla a Aiden—nos vemos.

—Adiós Hyemi—me sonrió.

Nate y yo comenzamos a caminar hacia su auto. Él no decía nada. Y tampoco dijo nada en todo el camino.

Llegamos a casa y él estacionó. Estaba por bajarse y yo lo detuve.

—¿Puedes decirme qué es lo que te pasa y por qué te comportas así?—dije.

—No me sucede nada.—miró al frente.

—Contesta la otra pregunta. Solo contestaste la primera.

—No me estoy comportando de otra manera. Siempre fuí así.—dijo encogiéndose de hombros.

—¿Así como?—pregunté.

—Así de defender lo que es mío—me miró.

—Retira lo dicho que yo no soy ningún objeto el cual te pertenece.—dije enojada.

—No he dicho que eres un objeto—miró al frente otra vez—eres más que eso—murmuró.

—¿Qué?—dije confundida.

—Nada Hyemi.

Me cansé de pelear con él y decidí que era el momento de bajar. Abrí la puerta y cuando estaba por hacerlo, él habló.

—¿Quiéres salir conmigo?—dijo tan rápido y en un susurro que ni le entendí.

—¿Qué? Más lento y más fuerte por favor.—le pedí.

—¿Quiéres salir conmigo?—dijo como le pedí y ¿nervioso?.

Me sorprendí. Nunca creí que este chico que tengo enfrente sería capáz de invitar a salir a una chica. Pero bueno, nunca hay que juzgar a una persona sin antes conocerlo.

—Está bien—me miró con los ojos abiertos.

—¿Está bien? ¿Es enserio?—dijo confundido.

Y la verdad es que yo tambien lo estoy.

—Si Nate. Podrías caerme bien quizas—me encongí de hombros.

—Me adoras—dijo guiñándome el ojo.

—Ya quisieras—le guiñé yo también.

Rió. Y yo cerré la puerta y fui a mi habitación. Al entrar, dejo mis cosas en el escritorio y voy hacia mi amada cama. Estaba apunto de acostarme cuando veo una nota sobre ella.

 

Hyemi, íremos a un restaurante ELEGANTE. Escoge tu mejor vestido. Pasaré por ti a las 20hs. Descansa hasta entonces.

PD: No le digas a Jason que saldrás conmigo. Pues me asesinará.

Nate.
 

"¿Cómo se supone que sabía que aceptaría?"

"¿Y por qué puso ELEGANTE con mayúsculas? ¿Acaso piensa que yo no me visto elegante? ¿Quién se cree que es?"

En fin, me acosté y dormí.
 

....
 

Me desperté, miré mi celular y eran las 19:30hs. Me estiré y miré el techo. Y ahí recordé la cita con Nate.

"¿Cita? Es más como salida de personas que no se llevan bien, para sí poder llevarse bien"

Me dirigí al baño y me dí una ducha. Salí y fui a mi armario a buscar algo que ponerme.

"Dijo que era un restaurante ELEGANTE"

"Bien, quiere que vaya elegante pues iré elegante"

Elegí un vestido corto de encaje, color rosa viejo. El cual lo usé en la fiesta que tuvimos con Jason al cumplir los 18 años.

"¡Jason! No le dije nada"

Decidí enviarle un mensaje.
 

De: Hyemi
Tonto, hoy saldré con un chico. No me esperes tan tarde.
 

De: Jason
Dos cosas... ¿Cómo que tonto? Más respeto que soy tu hermano mayor. Y segundo ¿con quién saldrás?
 

De: Hyemi
Primero, sólo eres el mayor por diez minutos. Y segundo, no te diré con quién, lo matarás si te enteras.
 

De: Jason
Un momento, ¿por qué seguimos escribiéndonos por aquí si vivimos en la misma casa y solo estamos a una puerta que nos separa?
 

Jason entró a mi cuarto. Y menos mal que ya tenía puesto mi vestido. Sino sería hombre muerto.

—Te ves hermoso—dijo y lo miré.

—Quisiste decir hermosa—resalté el hermosa—no hermoso.

—¿Qué?—me miró confundido—se lo estaba diciéndo a él—señaló al espejo en donde se veía su reflejo—pero tu no te ves tan mal—dijo mirándome de pies a cabeza.

—Cállate—dije enojada—seamos sinceros que de los dos—nos señalé— la más hermosa soy yo—tiré mi cabello hacia atrás haciéndome la diva.

—Ay hermanita—tomó un mechón de mi cabello y lo pusó detrás de mi oreja— tan chiquita y tan ingénua—tomó mis mejillas y las apretó—si tu quieres creer que eres hermosa, está bien... pero todos creen que yo soy el más hermoso.



Cesia Diaz

#3433 en Novela romántica

En el texto hay: amor drama juvenil

Editado: 17.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar