Su Infierno, Mis Reglas

Tamaño de fuente: - +

¡UN ANIMAL!


Ashton

Cuando Andrew me dijo que su compañero no vino y tenía que acompañarlo a buscar a una "niña", pensé que podía ser entretenido, al principio lo fue, ver la cara de Ignacia cuando estaba enojada me daba risa, hasta que llegó la hora de que ella se despidiera de sus padres, lo que dijo ella me llegó a doler a mi, quizás no es  del todo es una niña mimada, pero mi madre siempre me dijo que sea como sea, los padres nos aman igual, quizás los padres de ella no son perfectos, pero la quieren, quizás piensen que es la mejor decisión. Me llegó a dar pena que ella esté pasando por todo esto, me dijeron que ella era malcriada, que siempre llegaba tarde a casa, que fumaba, se drogaba y tomaba, ¿Cómo puede una niña hacer  todo eso?, Ni yo en mi juventud hice tal cosa, aunque bueno, todo somos diferentes, pero lo que sí creo es que nuestros padres nos deberían aceptar igual, No sé por que estoy pensando en ella, al final, quizás sea todo aquello que dicen, una niña mimada y nada más.

-Oye, cierto que esta bien bonita- dice Andrew

-¿Cómo puedes estar pensando tal cosa?, Puede ser tu hija, imbécil- Le respondí

-Pero mira que casualidad, no es mi hija- me dice con burla él muy imbécil

-Que suerte, por que ya estaría aburrida de ti- respondí riéndome

-Ya imbécil, era una broma-me dice fingiendo enfado

-yi imbicil, iri ini brimi, bien estúpido que sos eh- le dije con burla

No sé que haría sin este imbécil lo conozco hace 8 años, se convirtió en el mejor y único amigo, es el único que me conoce, le debo tanto, aún recuerdo cuando mi padre tuvo su accidente. Hace 5 años, fue casi el único apoyo en aquellos momentos para superar su perdida, cuando supe quería matarme y si no fuera por este idiota ya no estaría aquí. Bueno mi madre me llama de vez en cuando, ella ya tiene una pareja, aún me duele que haya cambiado a mi padre, pero el la hace feliz y mi padre sólo quería que mi madre estuviera bien.

Aún queda más de 2 horas para llegar y no sé que hacer, el imbécil de mi compañero esta pegado al teléfono viendo vídeos chistosos, tan inmaduro que es.

Estaba muy incómodo así que decidí acomodarme en el asiento, estaba a punto de hacerlo cuando siento un brazo que rodea mi abdomen, era ella, me abrazó y apoyó su cabeza en mi pecho ¿estará dormida? Sentí nervios, ¿que hago? No quiero que se vea mal o algo así ¡agh! Piensa ashton, piensa, le tomé su cabeza delicadamente y la acomodé en su asiento, luego tomé su brazo y lo dejé en su pierna con mucho cuidado para que no despertara. Justo cuando creí haber hecho algo bien el furgón da un giro en una curva, en vez de volver a mis brazos su cuerpo se fue por completo sobre Andrew y este no dudó en acomodarla pero no en el asiento, si no,  que en su pecho.

-¡Hey! Andrew ¿que haces idiota? Déjala- le dije susurrando para que nadie escuchara.

-¿Qué  dices Ashton?, Creo que no escucho bien- me dijo con un tono de burla.

-No te hagas el sordo, sé que me escuchas, déjala idiota, nos castigaran a los dos y encima por tu culpa- como se le ocurre hacer algo así maldito imbécil, lo golpearé al bajar.

-Como quieres que la deje idiota, tendría que golpearla fuerte en la cabeza y no quedaría idiota quedaría como tú y ese retraso no tiene cura- suelta una pequeña risa.

-Escúchame imbécil o la dejas en su asiento o te golpearé tan fuerte que la palabra idiota te quedará pequeña- le dije ya cabreado.

-Pero si ella esta cómoda y yo estoy calentito ¿qué hay de malo en eso? Mejor mira por la ventana haber si hay un avión en pana- lo dijo mientras la abrazaba.

Es un completo idiota pero esto no va a queda así, es como si no pensara lo que hace pero esta vez no se lo permitiré. Me acerqué lenta y disimuladamente al asiento del conductor y grité:

-¡Cuidado un orri... orni... rrinco... ornito... ahg un animal!- grité como mujer embarazada en pleno parto, tengo serios problemas al gritar de niño he gritado como cacatúa.

En fin, al gritar, el chófer frenó el auto demasiado rápido, ni siquiera yo alcancé a reaccionar para afirmarme y termine con mi cabeza entre las piernas del conductor y mis pies hacia arriba, Andrew estrelló su cara con el asiento del conductor pero por suerte a Ignacia no le pasó nada, solo despertó con el susto que pasó, pero fuera de eso estaba bien.

-¡shh! Calla, calla este será nuestro secreto, papasito- me dijo el chófer en tono de burla, remarcando la última palabra.

-¡Iugh! Tú que le dices a alguien de esto y yo me encargaré de que realmente te gusten los hombres- le dije mientras me acomodaba en el asiento.

Volví a mi asiento para ver que tal había salido mi magnifico plan.

-¡¿Que te pasa imbécil pude haber quedado ciego?!- Andrew es mas exagerado que las mujeres.

-¿Como vas a quedar ciego si prácticamente te golpeaste sólo la boca?- le dije riéndome a carcajadas.



venus18

#13027 en Novela romántica

En el texto hay: mentiras, celos, amor

Editado: 18.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar