Sueños

Tamaño de fuente: - +

1.- Sueño

Una chica sollozaba en silencio sobre su cama, le dolía, ya no aguantaba un día más con esas palabras tan duras de su “Yaya”, cada noche era lo mismo, “tu tuviste la culpa” decía su tan quería abuela, nunca imaginó, que aquella sombra que siempre ve en su cama, es ella, la persona que la va a ayudar.

- Tú fuiste la culpable, por tu culpa estoy muerta, ¿crees que fue así nada más? ¡No! Vosotros no supisteis cuidarme, vosotros, vuestros padres, tu hermana y vos fueron os culpables de mi muerte, sobre todo vos, no sabéis nada Lucia, nada.- dijo fríamente esa mujer que hace un año, le sonreía a la vida de una u otra manera, nunca creyó que su tan querida abuela, Josefa le hablaría alguna vez de aquella forma.

- Luci, tu puedes, tu no tuviese la culpa, nadie la tuvo, duerme Española- Lucía solo sabía que aquella voz, tan particular era de su amiga mexicana, la cual cada tarde le hablaba en el momento menos esperado, 6 horas de diferencia horaria entre ambos países, pero eso no las desanimaba, el sueño de conocerse iba más allá.

- Gracias, siempre estás acá.- susurró la joven antes de caer dormida

***

-Jazz… Jazmín… Niña bonita.- una voz masculina interrumpió el sueño tan profundo de Jazmín, por lo cual, su gran amiga Española dejó de sentir esas suaves caricias en el cabello.- shhh… duerme… solo escucha… soy Manuel Ordoñez, confía en mí, he interrumpido tu sueño para decirte lo que me encomendó doña Josefa, por favor escucha atentamente cada palabra de mi doñita, sí, la Yaya de Lucia, ella te tiene esta misión, cúmplela. Escucha.

“Cuida a mi nieta, hazla entender que no tuvo la culpa, nadie la tuvo, gracias a ella yo estuve a su lado, hazla comprender que por ahora solo soy un sueño. Sueños a veces son solo eso. Ella quiere conocerte, cumple su Sueño. Ayúdala, te necesita”

- la única forma que la Niña Lucia cumpla su sueño es que yo las una, las cartas están listas, cada noche, llegarás tú a ayudarla.

- Gracias Manuel, gracias abuelita de Lucí, gracias por ayudarme a conocerla, y una cosa más, dile a Lucí que no está sola, ella me tiene a mí y a todas sus amigas, estamos con ella, la amamos y no la dejaremos, jamás.

- Yo le digo niña bonita.- susurró antes de desaparecer, le diría, claro que lo haría, su niña bonita lo encomendó al igual que su doñita, ahora, lo único que quedaba era cumplir su palabra, decirle a la niña Lucia, su Niña.

*****

- ¿Jaz? ¿Jazmín donde te metiste?- preguntó entre susurros la española, lentamente fue abriendo sus bellos ojos cafés, al mirar hacia su costado descubrió una sombra rígida, era un hombre, de eso, estaba segura.

- Luci.- la voz masculina atentó contra los oídos de Lucia, aquella voz tan particular, algo tenía, le llamaba la atención.- soy Manuel, tu fiel servidor, tengo dos mensajes para ti, niña, primero, mi doñita dice esto:

“Lucí, perdón, perdóname por favor, esos sueños, son solo eso, sueños, te prometo, linda, que os cuidaré a todos, así como vosotros cuidasteis de mi, os prometo que a pesar de todo sigo aquí, con vuestra familia, sabéis que tenéis gente en este mundo en quien confiar, Jazmín, por ejemplo, ella te ha cuidado y lo va seguir haciendo, cuando vos precises de su ayuda, ella estuvo, está y estará siempre, te quiere amor, te quiere, tanto o más que yo, creeme.”

Lucia: Manuel, gracias, enserio te lo agradezco.- susurró

Manuel: espera, ahora viene el mensaje de la niña bonita

“Lucí, sé que muchas veces me necesitarás y yo no estaré ahí para darte un abrazo; sé que muchas veces querrás llorar y yo no estaré ahí para decirte que todo estará bien; sé que muchas veces necesitarás mi mano para levantarte y yo no podré estar ahí para apoyarte y enseñarte que puede sola; sé que muchas veces dirás “No puedo” y yo no estaré ahí para recalcarte que sí puedes; sé que muchas veces te sentirás ignorada y yo no estaré ahí para decirte que no es así; sé que habrán diferencias, siempre las habrán pero las podremos solucionar ;sé que me necesitarás, lo sé pero tú puedes sin mí, lo sabes, yo por ahora soy un simple sueño, siempre seré eso, agradezco el día en que las chicas te agregaron al grupo, agradezco ese 11 de diciembre que me llevó a conocerte, nunca lo dije, pero ese día iba de mal en peor, hasta que llegaste tú, como de la nada, así de improviso, me cambiaste el día, y la vida, Lucí, quiero decirte que si estamos juntas aunque sea en sueños, es por algo, hay algo que nos une y tenemos que descubrirlo, hazlo por ella, por tu abuela, por Manuel y por mí, Lucí aunque no pueda hablarte te juro que aquí estoy, pueden ser las 3 de la madrugada acá y las 12 del medio día allá pero siempre estaré, aunque me esté muriendo estaré aquí, junto a ti”



milla frutilla

#1105 en Paranormal
#343 en Mística
#6950 en Fantasía

En el texto hay: magia romance misterios, amistad a la distancia

Editado: 14.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar