Sueños bajo el agua ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 29: "Escalera al infierno"

El llamado a Seitán había traído consigo la desgracia para Abel, sin embargo, Alan no dejó que la nueva apariencia de la muchacha lo abrumara como a su amigo, y prosiguió con los planes, pues, si ella había contestado de esa manera anteriormente, no servía de nada preguntarle sobre su estado, además, hasta ahora no había hecho más que evitar sus preguntas.

—Lamento molestarte —le dijo Alan—. Pero necesitamos de tu ayuda, ya que Yamil al volver de su misión empezó a actuar de una forma extraña. Él intentó matar a Abel, y apenas pudimos detenerlo —le informó el morocho.

—Probablemente perdió el juicio de forma temporal, pero no se preocupen, ya me encargué de eso —ante las palabras de la muchacha, el rubio pareció recuperarse un poco y levantó la cabeza sólo para intercambiar miradas con su compañero.

—¿A qué te refieres? —le preguntó.

—Mírenlo por ustedes mismos —estiró uno de sus brazos con su palma extendida señalando de esa manera detrás de ellos, lo cual hizo que se girarán rápidamente por el temor de ser atacados una vez más.

—Hola —se le escuchó decir con un tono apagado a Yamil, quien ahora entraba a la sala para ponerse entre medio de ellos. La corta distancia permitió que lo pudieran analizar más detenidamente, y al ver sus ojos, se dieron cuenta de que éstos  tenían un aspecto decaído como los de la extraterrestre, con la diferencia de que los suyos eran más vivaces.

—¿A esto te refieres con que está mejor? Se parece a un zombi —la falta de brillo en los ojos del chico, hizo que Abel en lugar de experimentar la misma lastima y angustia que había sentido por Seitán, se vieran remplazadas con enojo y malestar.

—¿Realmente tiene alguna relevancia eso?, por lo menos ahora no los atacará —les aseguró. Ese último comentario hizo que ambos fruncieran más el ceño, pero antes de que Abel sufriera algún tipo de cambio emocional por la falta de respeto de Seitán, Alan tomó a éste del hombro y habló por él.

—Sea como sea, ya tenemos que ir a otro lugar, ¿no? —la mujer que estaba del otro lado de la pantalla sonrió gustosa, pues parecía que el hecho de que le hubiera consultado aquello, le producía una satisfacción poco convencional.

—Así es, el siguiente lugar que tendrán que visitar es Norteamérica, más precisamente, Hawaii. Como ya deben saber, pronto terminarán su misión, y podrán regresar a sus vidas normales, todo eso, siempre y cuando sobrevivan a las misiones. Sin más que decirles, les deseo nuevamente suerte en este proceso, el cual los llevará de regreso a sus vidas anteriores. —la transmisión finalizo dejando a los tres solos.

—¿Pero qué le pasa? ¿No se da cuenta de lo que dijo? —recalcó Abel ya corto de paciencia.

—Bueno, al parecer no. Aun así, debemos irnos —ambos observaron a su compañero, que en lugar de mostrarse molesto como siempre, simplemente se quedaba callado, casi demostrando su inexistencia.

Dejando un poco a un lado ese acontecimiento momentáneamente vivido, como también la falta de emociones por parte de Yamil, los tres se dirigieron ahora al teletransportador, y por sexta vez, con la esperanza de obtener los mismos resultados, pero también con la excepción de evitar muertes, se trasladaron al nuevo continente. En esta ocasión, fueron dejados caer en el aire, y el nada suave aterrizaje, les hizo despertar enseguida entre dolores.

 —Esto me hace pensar que la próxima vez caeremos de tal forma, que nos romperán todos los huesos antes de que despertemos —se quejó Alan en lo que se sentaba en el suelo unos segundos mientras trataba de asimilar el golpe.

—En verdad creo que debe de tenernos mucho odio —afirmó Abel envuelto en un sentimiento de tristeza en lo que se refería a la albina. En los últimos segundos había pasado por una montaña rusa de sensaciones, y eso le fatigaba, pero estaba el morocho, quien se encargaba de agitarlo para hacer que se olvidará de aquellos inquietantes sentimientos.

—Ya tranquilo Abel, resolveremos esto, así que no te preocupes —le dio unas palmadas en el pecho y se puso de pie al igual que Yamil.

—Espero que tengas razón —le respondió con una suave y más relajada sonrisa, la cual, luego fue devuelta por el contrario.

—Hay que irnos hacia allá —les anunció de repente Yamil con su reloj, quien luego señaló unas escaleras y se adelantó a ellos. Las escalinatas parecían subir por una montaña, la cual hacía que los chicos elevaran sospechas contra él. El dichoso paisaje era aterrador, envuelto en niebla, y con algunos charcos llenos de veneno.

—¿En verdad deberíamos seguirlo? —mencionó Alan en voz baja a Abel.

—Déjame ver… —también usó el objeto en su muñeca, el cual de igual forma apuntaba el mismo sendero—. Sí, hay que ir por ahí —se le escuchó decir con desgané, pues tenía el leve presentimiento de que esto no iba a acabar tan bien, pero aun así, decidieron ir detrás de Yamil.



La Rosa Blanca

Editado: 12.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar