Sueños Siniestros

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 2; Alucinación.

El joven sintió que la sangre le abandonaba la cara, carraspeó un poco y secó el sudor de su frente. "Algo no anda bien" pensó el muchacho, no era normal sentir miedo todo el tiempo en ese lugar.

—Bien... abra la puerta Claudie, por favor —dijo el moviendo la punta de su pie un poco inquieto, la anciana asintió despacio. Antes de pasar la tarjeta para abrir, ella tomó una bombilla, él la miró con el ceño fruncido. No había notado la caja de bombillas en la mesa.

—Suele romperlas y hacerse daño con el vidrio —dijo antes de que el muchacho preguntara.

—Entonces ¿Está oscuro todo el tiempo? —Ella volvió a asentir —No es bueno para su salud —dijo el muchacho, ella no respondió nada y abrió.

La habitación estaba bastante oscura. Se sentía una energía bastante negativa. La vista del joven fue directo a una esquina, sin pensarlo ni planearlo, fue por instinto, lo que sus ojos veían lo hizo retroceder un paso atrás.

 

 

 

 

— ¿Se encuentra bien joven Emer? —Reaccionó al escuchar la voz de la anciana.

—Encienda la luz Claudie —dijo nervioso.

—Ya está encendida joven, tiene que abrir los ojos.

"¿Abrir los ojos? ¿Acaso los tengo cerrados?" pensó él, efectivamente así era, abrió los ojos y la luz iluminaba toda la habitación, buscó hasta topar con una pequeña silueta sentada en la misma esquina que él veía.

Una joven bastante delgada, sentada en modo fetal, escondiendo su cara entre sus rodillas, su cabello negro y largo, cubría piernas, rodillas y pies, apenas se alcanzaban a ver las uñas de estos.

— ¿Elissa? Puedes venir aquí —le pidió el joven, al ver que no respondió ni se movió, caminó hacia ella.

—Joven Emer, eso puede ser peligroso —se hizo escuchar la anciana en un casi inaudible susurro. Él siguió acercándose.

— ¿Elissa? Puedes oírme —dijo llegando a ella, se puso de cuclillas frente a la chica —Elissa solo quiero ayudarte —se escuchó una pequeña risilla de parte de la chica.

— ¿Ayudarme? —Dijo la muchacha levantando poco a poco la cara — ¿Tú quieres ayudarme? —Le preguntó levantando totalmente la cara y viéndolo a los ojos. El muchacho se hechizó con su belleza, era tan hermosa que no parecía real, sus grandes ojos color ámbar, rodeados de unas largas y espesas pestañas, lo fascinaron —Nadie puede ayudarme —concluyó la chica escondiendo el rostro nuevamente.

Emer acercó lentamente su mano para intentar levantar su cara, al estar cerca de ella, la mano de la chica lo sujeto de la muñeca con bastante fuerza, él sentía un escozor horrible "¿Qué es esto?" Soltó un grito.

— ¡NO ME TOQUES! —Escuchó gritar a la muchacha, esta se levantó a una velocidad imposible, la habitación se volvió oscura.

— ¿CLAUDIE? —Preguntó el muchacho elevando la voz.

—Aquí estoy joven, a un lado de la puerta —respondió la anciana. Emer buscó en sus bolsillos su celular para alumbrar un poco, pues no había ventanas ni nada que diera algo de luz.

Se escuchó una risa siniestra, su piel se erizó y su respiración comenzó a acelerarse. Siguió buscando.

— ¡DIOS! ¿Donde estás? —Dijo él asiendo referencia a su celular. Escuchó una carcajada más fuerte.

— ¿Tienes miedo pequeño Emer? No temas cariño —esa voz... no podía ser posible, al joven se le entumeció el cuerpo entero, su abuela había muerto cuatro años atrás de cáncer, cayó de rodillas en el suelo acolchonado de la habitación.

— ¿Joven Emer? Joven Emer no la escuche por favor —dijo la anciana.

—Abra la puerta Claudie —le pidió el muchacho.

— ¿Emer? Ven a mi cariño quiero abrazarte —el joven levantó la mirada, frente a él se encontraba una silueta, una bastante inquietante, se arrastraba hacia él.

 

 

 

 

—NO ERES REAL ¡ALEJATE! —Gritó él retrocediendo, vio la silueta acercase a gran velocidad él se cubrió la cara con la manos. Se escuchó un grito ensordecedor. La luz volvió. La anciana abrió la puerta y el muchacho como pudo se puso de pie y salió corriendo, vio al interior del cuarto y logró ver a la muchacha, esta tenía una sonrisa alargada en los labios.



AngieCab.

#657 en Terror
#796 en Paranormal

En el texto hay: terror paranormal, demonios y dolor, sucubus

Editado: 02.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar