Suicide Rescue

Tamaño de fuente: - +

Separación

            

 

~2 años antes~
— Dispara, Rebel, ¡Dispara! — Gritaba Nisa, mi hermana — Maldición Rebel, perdimos por tú culpa — Habló enojada.

— Oh, vamos Nisa  es sólo un videojuego — la vi hacer un puchero — Nisa, ya estás muy grandecita  para estar haciendo pucheros — me burle.

— Oh, callate — Replicó — Solo tengo 15 años, no estoy tan grande — Me fulminó con la mirada. Sólo me reí — Odio que te quedes de Campera cuando jugamos, así nunca podrás luchar por tú supervivencia.

Mi hermana se toma muy en serio esto de los videojuegos, es por eso que aveces prefiero jugar sola.

Se levantó y salió de la sala de juegos.

Seguí jugando sola, así era más divertido, no tenía a Nisa  regañandome  por quedar en un solo lugar. ¿Qué hay de malo quedarse como campera?

Después de dos horas de juego me aburrí y subí a mi habitación, tomé mis audífonos y puse un poco de música.

"The Distillers" resonaban en mis oídos.

Me puse a reflexionar sobre mi vida.

Nunca me ha pasado nada emocionante, mi vida es tan aburrida, nunca he tenido novio y cuando por fin iba a tener uno, decidió que era muy aburrida para sus gustos. Patético. Nunca he dado un beso por ese mismo hecho. Casi 18 años de mi vida y nunca he podido tener una relación.

Por ese simple hecho me concentro más en mis estudios, mis notas son "perfectas" nadie puede superar mi promedio.

Me preguntó sí cuando tenga novio eso cambiará, espero que no, con mis buenas notas logró obtener muchos privilegios.

De mí círculo de amigos soy la más tranquila, ellos se reúnen cada fin de semana para ir a fiestas y otros lugares, los cuáles nunca me han mencionado, pero yo pasó, prefiero quedarme en casa viendo películas o leyendo.

La verdad algún día deseo tener un amor como los de Wattpad. Donde el chico malo se enamora de la nerd, pero esta es la vida real. Los chicos no cambian por una chica, las qué cambian son las chicas al obtener su primer corazón roto, se vuelven unas perras después de eso.

Estaba tan hundida en mis pensamientos que no me di cuenta de que la música había terminado.

Revisé la hora eran las 7:00 pm, debía alistar mis cosas para el día siguiente. Primer día de clases en tercer año, ya casi estoy por salir del instituto y pensar en la idea de entraré a la universidad en un año más me causa náuseas.

Tomé mi mochila y comencé a hechar mis libros y libretas. Mañana será igual de aburrido que otros días. Igual de monótono, la misma rutina de siempre. Ir al instituto, volver a casa, hacer tareas, comer, dormir, comer y volver a dormir.

Lo sé, soy una máquina de comer y dormir, soy una máquina en mantenimiento.

Escuché a alguien tocar mi puerta — Rebel, dice mamá que la cena ésta lista — Habló Megan desde el otro lado de la puerta — Sí, ya voy — Dije terminando de acomodar mi mochila.

Megan es una de mis hermanas, ella tiene 13 años.

Puse todo en su lugar y salí de mi habitación, baje las escaleras y entré a la cocina.

— Buenas noches Rebel — Saludó mi padre, que al parecer salió temprano del trabajo.

— Buenas noches padre — Lo saludé dándole un beso en la mejilla — ¿Qué haces tan temprano en casa? — Cuestioné.

— De eso habláremos esta noche — Dijo serió — Llama a Brigitte para que se nos una — Asentí.

Brigitte es la más pequeña de las cuatro, ella tiene 8 años.

Fui a su habitación, abrí la puerta y ella estaba sentada en su cana dibujando.

— Brigitte — Ella me ignoró, lo cuál me molestó un poco — ¡Brigitte! — Alcé la voz. Me volteó a ver y me fulminó con la mirada.

— ¿Qué quieres Rebel? — Preguntó enfadada.

— Papá quiere que bajes a cenar, tiene algo importante que decirnos — Dejó a un lado su dibujo y me empujo.

Al parecer alguien no está de humor. Baje las escaleras detrás de ella. Nos estaban esperando así que nos sentamos en nuestro respectivo lugar.

— Bien — Habló mi padre, rompiendo el silencio incómodo. Todas pusimos atención en él — El día de hoy me despidieron — Mi madre empezó a llorar — Así que yo iré a trabajar a Rusia y ustedes tendrán que quedarse aquí con su madre.

— No te vayas papá — Habló Brigitte — Somos una familia.

— Tengo que irme — Mi mandíbula se tensó, estaba reteniendo mis ganas de llorar — Vendré de visita cada que pueda.

— Púes si te vas, no vuelvas — Habló Nisa  furiosa — Nos vas a abandonar.



Heidy Vizar

#8427 en Otros
#944 en Acción
#3437 en Thriller
#1949 en Misterio

En el texto hay: muertes y tragedia, badboy badgirl, amor celos traicion

Editado: 31.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar