Superlumínico

Font size: - +

Capítulo 2

De pronto todo se detuvo, me encontraba mareada y aturdida, ese horrible aroma no ayudaba en nada, de seguro la tía Lola olvido apagar el horno otra vez. Eso creí hasta que pude recuperar el equilibrio, al abrir mis ojos, me encontré en medio de una calle demasiado sucia, la gente tenía ropa antigua y desgastada.

El sol apenas comenzaba a salir y las pocas mujeres que transitaban me miraban con desaprobación murmurando entre ellas, no pude evitar pensar que me encontraba en un sueño, hasta que vi la carta en mis manos, de pronto no era el papel tan blanco que recordaba, sino uno amarillento y frágil.

“Querida Anne:

Si estas leyendo esto, te estarás preguntando un par de cosas principalmente porque estas en un lugar sacado de una película e incluso si es un sueño.

Hace mucho tiempo cuando tenía catorce años me perdí en el bosque, estuve deambulando por horas, hasta que cansada, con hambre y frío me recosté en el tronco de un árbol. La noche ya caía cuando escuche pasos, eran de una dulce anciana, que caminaba con ayuda de un bastón, recuerdo que puso una manta en mis hombros y me llevo hacía su hogar.

En un momento durante la cena, ella me dijo algo, el tiempo como tal no existe querida, el pasado, el presente o el futuro están en una permanente coexistencia y nosotros podemos ir de aquí a allá. Claro está que no todos tienen el poder, sino todo sería un caos, los que lo poseen son llamados Superlumínicos, personas que nacieron en épocas que no debían o que sus destinos debían continuar en otras.

La miré, sin entender muy bien a que se refería, hasta que dijo, volverás a tu hogar, vivirás una vida llena de triunfos, te casarás con un hombre y fruto de su gran amor tendrán tres hijos, el más pequeño a su vez, te dará una nieta llamada Julianne, ella será una Superlumínica, tu muerte le dolerá tanto, que en medio de tanta tristeza deseará encontrar su camino, sin saber que será en otro siglo.

Por muchos años olvidé ese hecho, hasta que naciste, ese día decidí escribir esta carta, por alguna razón sabía que llegaría a tus manos, algo en mi me lo decía. Se que podrás encontrar tu camino, no tengas miedo, sé muy fuerte, por un motivo te encuentras en ese sitio, tal vez sea temporal o no. Los deseos cambian todo el tiempo, así como nuestro destino. Se abren puertas y se cierran otras, el secreto está en no temer en lo que hay detrás.

Te ama con todo su corazón,

Tu abuela Bella”

Lagrimas corrían por mis mejillas, ¿qué haré?, ¿dónde iré?, no tengo dinero, no sé dónde estoy, ¿por qué no me advirtió? De pronto el mundo comenzó a dar vueltas, la voz de una mujer gritando es lo último que percibí.

-Hombre, la dejaste caer, pobrecilla se ha llevado un buen golpe- me dolía demasiado la cabeza.

-Está abriendo los ojos, no era para tanto, fue un golpecito de nada- Al despertar me encontré con dos ancianos que me miraban expectantes.

- ¿Quiénes son ustedes? - intente recordarlos, pero nada venía a mi mente, ni siquiera sabía dónde estaba o quien era.

-Te encontramos en la calle, no llegamos a agarrarte a tiempo, dinos pequeña ¿con quién te podemos llevar?

-Yo no recuerdo nada, no sé quién soy- lagrimas cayeron de mis ojos.

La anciana me abrazo, mientras murmuraba cosas lindas, ¿tendré familia?, ¿me estarán buscando?, ¿por qué siento que no debería estar aquí?



PriscilaMartínez2014

Edited: 10.01.2019

Add to Library


Complain