Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

4. Reencuentro.

Una semana después…

Hace una semana que dejamos Seattle y nos mudamos a Boston.

Hoy es mi primer día de clases en el nuevo instituto y estoy un poco nerviosa.

Mi hermano repetirá año, así que estaremos juntos en clase, es la consecuencia por faltar tanto a clase. Ahly y Lour también estarán conmigo así que no estaré tan sola.

Me levanté de mi adorada y nueva cama, y caminé hacia el armario que compartía con Ahly y Lour, sí, sigo compartiendo habitación. Charlie duerme en la habitación de al lado junto con Lily, y mi padre y tía también comparten habitación ya que son hermanos. Abrí el armario y saqué unos jeans negros ajustados, un suéter gris y mis tenis Vans del mismo color, me vestí y me coloqué el gorro de lana negro que se le había caído al chico en Seattle, me puse rímel y tomé unos lentes oscuros.

Caminé hasta la puerta y la abrí, salí al pasillo y bajé las escaleras de mármol pulido, llegué hasta la cocina, me serví un vaso de jugo de naranja y me dispuse a hacerme el desayuno. Mi padre junto a mi tía bajaron poco después, de ellos le siguieron Charlie, Lourdes y al último Ahly.

-¿Qué has hecho de desayunar?

-Para ustedes nada, para mí: huevo revuelto con tocino y jugo de naranja.-Dije llevando mis platos sucios al fregadero, mi familia me miró indignada.

Siempre les hago de desayunar pero hoy ha sido la excepción.

-¡Los veo en el instituto!-Grité desde la puerta principal cinco minutos después, tomé mi mochila del perchero y salí de la casa dando un portazo.

Nos habíamos mudado a una casa en un bello vecindario, era la primera vez que vivía en una casa de dos pisos solo para nuestra pequeña gran familia.

Saqué mi celular y audífonos, me coloqué estos y la canción Animals de Maroon 5 comenzó a sonar; caminé tranquilamente por la acera y después de quince minutos de camino llegué a mi nuevo instituto. En los escalones había varios grupos sociales, algunos de fumadores, otros de chicas con pinta de fresas, otro grupo de chicos “malos”, entre otros.

Y lo vi, estaba sentado sobre el escalón más cercano a la puerta del instituto riendo a carcajadas con un rubio cobrizo, llevaba unos jeans deslavados, una camiseta gris y una chaqueta de cuero negra; entre sus labios había un cigarrillo y sus preciosos ojos grises estaban ocultos tras unas gafas  oscuras de sol, justo como yo.

Suspiré, sintiendo bullir en mi vientre el nerviosismo y comencé a caminar hacia la entrada. Al subir por los escalones todos los que estaban fuera me observaron; tragué saliva con fuerza y seguí caminando, tratando de ignorar el hecho de que todos me miraban fijamente.

-Miren lo que tenemos aquí.-Exclamó una voz chillona frente a mí.

-Una chica nueva.-Dijo una voz más grave a mi derecha.-Tu padre no nos avisó nada, ¿eh, Dark?

Dirigí mi atención en dirección a donde miraba el chico para ver quién era Dark y me llevé una sorpresa al ver que se trataba del chico de ojos grises.

-Dime, preciosa.-Dijo un chico de color a mi lado y de ojos cafés, mirándome de pies a cabeza.- ¿Cuál es tu nombre?

Mantente, recuerda tus reglas, Odette.

-¿Te ha comido la lengua el ratón o qué?-Seguí sin contestar.

-Mi amigo te está hablando.-Dijo el primer chico que me habló.

Mordí mi labio inferior, no hables.

-Déjenla ¿no ven que está asustada?-Miré a mi defensor, y oculté lo mejor que pude mi sorpresa al ver que se trataba de Dark.

Hice rechinar mis dientes, ¿acaba de decir que estoy asustada?

-No estoy asustada, solo no es de mi interés hablar con idiotas.-Solté, error.

Acabas de romper una de tus reglas, fantástico, Odette.

-¡Sabes hablar!-Exclamó Dark fingiendo entusiasmo.

-Claro que sé hablar.-Lo miré con fastidio.

-Dado que sabes hacerlo, dime, ¿cuál es tu nombre?

-No es de tu incumbencia.-Dije con el ceño ligeramente fruncido, este chico comienza a exasperarme, y solo llevamos dos minutos de conversación.

-No es la respuesta que quiero.-Dijo pero lo ignoré; seguí mi camino hacia el final de los escalones pero un brazo me detuvo, bufé, molesta.-No me ignores cuando te estoy hablando.

-¿Y tú eres…?



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar