Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

9. El escape.

Se encontraba atardeciendo cuando llegué, Ahly y una chica a la que no conocía habían logrado salir de la casa en llamas, pero faltaba alguien, sentía su ausencia.

Lily.

Corrí dentro de la casa en llamas, saltando vigas de madera y cemento, esquivando el fuego, llamando a gritos a la pequeña niña. A lo lejos, entre el sonido de las leguas del fuego y la casa desmoronándose,  alcancé a escuchar un quedo llanto de niña.

No dudé y me abalancé sobre una  puerta,  no se abrió, estaba atascada. La desesperación inundó mis venas al igual que la adrenalina. Comencé a patear como desquiciada la madera semi-carbonizada, el humo comenzaba a llenar mis pulmones, pateé con más ímpetu hasta que logré romper el picaporte, abriendo la puerta completamente.

Entré como torbellino en la habitación, buscando desesperadamente a la pequeña.

-¡Lily! ¿Dónde estás?-Grité llenando aún más mis pulmones con el humo.

-¡Oddy!-Escuché su lloriqueo en la esquina de la habitación, justo donde las llamas eran más leves y el humo se congregaba menos.

-¡Ya voy!-Me abrí paso entre una  cama y una mesita de noche, y vi con horror como el techo comenzaba a desmoronarse.- ¡Lily, muévete de...!

No terminé la oración ya que una viga gigante había caído sobre ella, aplastándole el cráneo y acabando con su vida.

Abrí los ojos como platos, asustada, y me senté de golpe en la cama, haciendo que Floppy y Hulk se despierten y éste último me mire sobresaltado. Me llevé una mano a la frente y la encontré perlada de sudor, todo mi cuerpo lo estaba, al igual que mi respiración estaba jadeante y mi cuerpo extrañamente caliente.

-¿Scarlett? ¿Qué pasa?

-Tengo que salir de aquí, tengo que parar el accidente.-Recogí mi cabello en una desarreglada coleta y salí corriendo de la habitación.

-¡¿A dónde vas?! ¡Las calles están congeladas y hay toque de queda, por si no lo recuerdas!-Gritó él a mis espaldas.

-¿Qué es todo ese escándalo?-Preguntó Dark saliendo de su habitación.

-¡Scarlett quiere irse!

-¿Qué? ¿Por  qué?

-Pregúntale a ella.-Ambos centraron su atención en mí mientras que yo luchaba por ponerme una chaqueta, cabe decir que era de Dark.

-No, no, no, tú no iras a ningún lado.-Dark me apuntó con un dedo y caminó hasta mí, lo reté con la mirada.

-¿Y cómo piensas detenerme?-Entrecerré los ojos con aire desafiante, sonrío con picardía.

(...)

-¡Bájenme y déjenme salir de aquí!-Luchaba con todas mis fuerzas por liberarme de las sogas que me ataban, me encontraba suspendida boca abajo en el techo de la habitación de Señor Oscuridad, alias, Dark.

-Nop.

-¡Me duele la cabeza, chicos, por favor!

-Nop.

-¡Tan siquiera déjenme ir al baño!-Mi tono de voz era desesperado.

-Mmm, nop.

-¡Ayuda!-Grité moviéndome de un lado a otro, terminé golpeando mi cabeza contra la pared.-Auch.

-Hey, ¿te encuentras bien?-Dark abrió la puerta justo cuando me daba el golpe, asentí algo aturdida.

-Desátame.-Rogué, era en serio lo de ir al baño, llevaba orinándome desde hace más de media hora.

-No.-Sacó algo del armario y se fue, dejándome colgada, literalmente.

Bufé y seguí luchando contra las sogas, obviamente no gané la batalla.

(...)

-Déjenme salir.-Dije ya cansada.

-No.-Dark se encontraba haciendo guardia mientras Hulk estaba en el baño, como quisiera ser él.

-Por favor.

-No.

-Por favorcito.

-No.

-Bájame y hago lo que tú quieras.

-¿Lo que yo quiera?

-Sí.

-¿Y si quiero un beso?

-Es hermosa la vista que tengo del suelo, ¿sabes qué? Olvídalo, no cambiaría estar colgada desde el techo por na...-Guardé silencio al sentir una punzada en mi vientre para luego sentir como algo resbalaba por mi entrepierna.



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar