Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

14. Bienvenido al club.

-Te ves horrible.-Dijo Hulk mirándome fijamente mientras esperábamos que la profesora de literatura se dignara a aparecer.

-Gracias, eso es lo que toda chica espera que diga un chico.-Puse los ojos en blanco y recargué mi cabeza sobre la mesa.

-Y-yo no lo decía d-de ese mo-modo.-Tartamudeó, nervioso, reí y apreté una de sus mejillas.

-Lo sé, sólo era sarcasmo.-Asintió algo sonrojado y se dedicó a leer el nuevo libro que había comprado.

-¿Quién trae melena al instituto? Vamos, Austin, actualízate, estamos en el siglo XXI.-Miré detrás de mí y encontré a Myrtle, la "novia", según ella, de Dark, molestando al rubio de mi vecino.

-Déjame en paz, Myrtle.-Escuché que murmuró para luego tomar sus cosas y levantarse.

-Mira, alíen, tú a mí no me das la espalda y quiero que mañana mismo traigas el cabello corto, llego a ver tu asquerosa melena y sabes lo que pasará.

-¿Qué harás sino lo hago? ¿Golpearme? Seamos realistas, tú no podrías matar ni a una mosca por miedo a romper una de tus uñas.

Ahora todos prestaban atención a la discusión, incluso Hulk que había dejado de leer para escuchar.

Myrtle miró a Dark, éste se levantó y empujó a Austin, haciendo que él caiga al suelo de espaldas, esparciendo sus cosas por el suelo, me levanté de un salto de mi asiento con el ceño fruncido.

-Hey, tú, déjalo.-Aparté a Dark de un empujón y ayudé a Austin a levantarse y recoger sus cosas.

-Pero si es la rara ayudando al alíen, la pareja perfecta.-Risas, mis mejillas comenzaron a sonrojarse de enojo.-Pero ¿que tú no estabas con el antisocial y traga libros de...?

No dejé terminar a Myrtle ya que la abofeteé, todos guardaron silencio y me miraron sorprendidos.

-Vuelve a insultar a alguno de mis amigos y no solo te llevaras una bofetada de mi parte.-Amenacé con la mandíbula tensa.

-Hija de...

-Métete tus insultos por donde te quepan.-Le guiñé un ojo y volví a mi asiento con Austin detrás.-Puedes sentarte detrás de nosotros, él es Amett.

-Soy Austin.-Se presentó hacia mi amigo.

-Scarlett ya te dijo mi nombre.

-¿Qué libro lees?-Preguntó recargando sus codos sobre la mesa e inclinándose un poco para ver mejor la portada del libro.

-Los juegos del hambre.

-Pero si ya salió la película, ¿para qué leer el...?

-¿Dónde estará la profesora?-Exclamé cortando a mi amigo, estaba a punto de decir las palabras más odiadas por nosotros los lectores, acabo de salvarle la vida.

-No sé, tal vez se ha quedado dormida leyendo en su auto, de nuevo.-Dijo Hulk poniendo los ojos en blanco y volviendo a su libro.

Austin centró su atención en mí.

-Te ves horrible, Scarlett.-Dijo, dejé caer mi cabeza sobre la mesa con un golpe.

(...)

-Muero de hambre.-Dije dramáticamente recostándome como mantarraya en la arena subacuática sobre la mesa de la cafetería.

-¿Siempre eres así de dramática?-Pregunto Hulk con diversión.

-Llevas conociéndome desde hace una semana, más o menos, deberías saberlo ya.-Dije, rio y dejó sus cosas a mi lado.

-Iré por algo de comer, ¿te traigo algo?

-Eso no se pregunta.-Puso los ojos en blanco.-Una malteada de fresa y una hamburguesa, por favor.

-¿Austin te traigo algo?-Preguntó antes de irse, el susodicho negó y dejó sus cosas frente a mí.

-Te acompaño.-Hulk asintió y caminaron hacia la fila.

Volví a recostar mi cabeza sobre la mesa y traté de relajarme, como siempre un idiota se entromete entre la paz y yo.

-¿Tan hermosa y tan sola?

-Vete al demonio, Dark.

-¿Por qué tan agresiva, nena?

-Estar hablando con la "rara".-Hice comillas con los dedos.- ¿No está dañando tu popularidad?

-No vine a hablar contigo.-Levantó un poco la malteada de chocolate y bombón que tenía en la mano, miró al frente y asintió casi imperceptiblemente.-Perdóname por lo que estoy por hacer.-Susurró para acto seguido  tirármela en la cara, ahogué un grito por lo fría que estaba y aparté el líquido de mis ojos con ambas manos.



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar