Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

15. Lentes oscuros.

Terminé de ducharme y salí, me sequé el cuerpo y comencé a vestirme, me puse ropa interior, una blusa gris, un short de tiro alto color negro y mis Converse del mismo color. Me miré al espejo del baño mientras cepillaba mi cabello color caramelo, dejé de mirar mi reflejo al ver mi ojo derecho púrpura, gracias a mi hermano.

Suspiré y tomé el estuche de maquillaje de Ahly, lo abrí y saqué el maquillaje corrector, comencé a aplicármelo en el contorno del ojo, ocultando un poco lo púrpura.

Guardé el estuche en su lugar y salí, tomé mi mochila, mis lentes oscuros y el gorro negro de Dark, y bajé las escaleras. Seguí de largo hasta la puerta principal, sin despedirme de nadie ni desayunar, simplemente salí.

Me llevé una grata sorpresa al encontrar el auto de Dark con los chicos dentro esperándome estacionados frente a mi casa.

-¿Necesitas transporte?-Pregunto Dark con una sonrisa, medio sonreí y asentí.

-Pensé que era solo yo la de la habilidad de la clarividencia.-Todos me miraron desconcertados, puse los ojos en blanco.-Olvídenlo.

-Fue una pequeña superstición, vamos, sube.-No repliqué y subí, me senté al lado de Hulk, el cual me miró con el ceño ligeramente fruncido.

-¿Por qué usas lentes oscuros si hoy está nublado?-Todos centraron su atención en mí de nuevo.

-Quería ver qué se siente ser Dark.-Me encogí de hombros.

-Ya escuché la mentira, ahora quiero la verdad.-Asesiné a Dark con la mirada.

Suspiré y me quité los lentes, dejando a la vista lo que no había podido ocultar el maquillaje.

-¿Qué te ocurrió en el ojo?

-Es una larga historia, ya saben el porqué de los lentes oscuros, ahora conduce, no quiero llegar tarde.

-El camino al instituto es largo, puedo conducir mientras nos cuentas.-Suspiré con pesadumbre.

-¿Tengo otra opción?

-No.-Dijeron los tres al unísono.

-Fue mi hermano, él... se droga desde hace más de un año, prometió dejarlo en cuanto nos mudáramos aquí y lo cumplió, pero solo una semana. Ayer cuando llegué lo encontré en la sala inyectándose heroína, me enojé, le grité, peleamos y rompí la jeringa, se enojó, me tomó por el cabello y lo jaló, caí al suelo de rodillas y él hizo esto.-Señalé mi ojo y volví a colocarme los lentes, miré al suelo rehuyendo la mirada de los tres.

-Ese hijo de...

-Insulta a mi hermano y te romperé el rostro.-Corté a Dark, me miro incrédulo por el espejo retrovisor.

-Pero...

-Nada y no quiero ningún comentario respecto a esto.

Nadie dijo nada en el resto del camino, luego de cinco minutos Dark detuvo el auto, una calle antes de llegar al instituto.

Hulk abrió la puerta y bajó, nos indicó a Austin y a mí que hiciéramos lo mismo, no muy seguros lo hicimos.

-Si quieren que los lleve de regreso espérenme aquí.-Asentimos y Dark arrancó.

(...)

Llegué a mi salón y me senté en mi lugar, el cual compartía con Dark, me incliné sobre mi asiento y cerré los ojos.

-Volví, espero que no me hayas extrañado demasiado.-Murmuró una voz en mi oído, giré el rostro y observé a Dark.

-El día que dejes de ser narcisista será el fin del mundo.-Le sonreí levemente, él me devolvió la sonrisa.

-Quítate de mi lugar, rara.-Puse los ojos en blanco ante las palabras de Myrtle.

-El señor García me ha asignado este lugar...

-El señor García puede irse muy a la...

-¿A dónde puedo irme, señorita Myrtle?-Dijo el susodicho detrás de ella.-Vaya a la oficina del director inmediatamente.

-Pero...

-Adiós.-La cortó, sonreí disimuladamente.

Me fulminó con la mirada y salió del salón dando un portazo al salir.

-Bien, sigamos con la clase.-Recargué mi cabeza en el hombro de Dark y ambos prestamos atención.

(...)

-La clase más larga de mi vida.-Bufé, Dark asintió de acuerdo conmigo.

Alguien pasó a mi lado y golpeó mi libro y mi cuaderno, haciendo que ambos se me caigan de las manos.



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar