Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

18. Amor y dolor.

Scarlett's POV

-¿Quiénes son ustedes?-Los tres chicos frente a mí me miraron desconcertados.

-¿Qué? ¿De qué hablas Scarlett?

-Somos nosotros...

-¿No nos recuerdas?

-No.-Los miré atentamente desde el suelo, señalé al pelinegro.-Tú me resultas vagamente conocido.-Lo miré de arriba abajo y sonreí.- ¿Cuál es tu nombre?

-Dark.-Entrecerró los ojos.- ¿Segura que no me reconoces?

-Si.-Asentí y le tendí una mano para que me ayudara a levantarme, él me tomó de la mano y tiró de mí, una serie de imágenes surcaron mi mente, volví al suelo y miré de nuevo a los tres chicos frente a mí.

Austin.

Hulk.

Dark.

Claro que los conocía.

Fruncí el ceño y me levanté de un salto, me tambaleé un poco pero eso no impidió que le diera una bofetada a Hulk.

-¡Eres un idiota!-Le grité empujándolo lejos de mí, me miró anonadado llevándose una mano hacia la mejilla golpeada.

-Creo que ya nos recuerda.-Murmuró Dark a Austin, éste asintió mirándome fijamente.

Arremetí contra Dark dándole una bofetada más fuerte que la di a Hulk, fui presa de un pequeño mareo haciendo que me tambaleé de nuevo y me recargue en Austin, él me tomó por la cintura y me miró con preocupación, fulminé con la mirada al ojigris y al ojiverde.

-No vuelvan a hablarme en su vida.-Dije con odio, una punzada de dolor se instaló en mi cabeza.-Ay.-Me llevé una mano a la nuca.

-Te llevaré al hospital, posiblemente necesites puntos.-Dijo Dark, negué con la cabeza.

-No me subiré a ningún auto contigo,

-Scarlett, perdón.-Hulk me miró arrepentido, lo asesiné con la mirada.-No sabía lo que hacía, yo... no sé qué me pasó.

-Ni yo.-Dije decepcionada.- ¿Dónde quedaron aquellos idiotas que me salvaron de esos hombres hace dos semanas?

Ambos miraron al suelo.

-Espero que no se te pegue a ti la estupidez, Austin.-Lo miré a los ojos, aquellos ojos azules cobalto que ve habían hipnotizado desde el primer día que los vi.-Estoy bien, sólo quiero dormir.

Me solté del agarre de Austin y comencé a caminar hacia la salida, un gemido de dolor agudo me detuvo. Viré mi mirada hacia un rincón del lugar y mis ojos se abrieron como platos.

-Chicos...-Exclamé lo suficientemente cerca para que los tres me escucharan, caminaron hacia mí y se detuvieron al mirar lo que había atrapado mi atención.

-Mierda.-Los cuatro corrimos en dirección a Myrtle, la cual tenía la puerta de metal de una taquilla atravesándole el estómago.

-Myrtle.-Murmuró Dark con el ceño fruncido.

-Ayu...denm-me.-Murmuró, una ola de culpabilidad me recorrió el pecho al recordar la mini explosión que había causado.

-¿Austin?-Hulk miró a Austin a su lado, luego me dedicó una mirada a mí y volvió su atención a las manos milagrosas del rubio.

-No puedo, curar a Scarlett se ha llevado toda mi energía, no puedo ayudarla.

El pecho de Myrtle dejó de moverse, mi corazón se saltó un latido al ver como la vida abandonaba los ojos celestes de ella.

Y ocurrió exactamente lo mismo con el hombre al que asesiné, accidentalmente.

Cerré los ojos y la vida de Myrtle pasó frente a mis ojos. Ella de niña junto con otra niña de su edad, comiendo galletas, jugando con su gato, ella de adolescente viendo una película con su madre, comiendo mucho y después haciéndose vomitar ella misma, su primera vez, su tercera vez, su quinta-millonésima vez, su habitación decorada con fotos de Dark, ella mirándome con odio por la espalda y ella mirando como la puerta metálica de la taquilla se dirigía hacia ella.

Abrí los ojos y una lágrima salió de mi ojo, por mi culpa ella había muerto, por más que ella me tratara mal, me humillara y me insultará no merecía morir.

-Debiste gastar tú energía en ella, no en mí, soy una maldita asesina.-Sollocé en dirección a Austin, di media vuelta y corrí fuera del instituto.

(...)

En cuanto llegué a mi casa subí corriendo las escaleras, cerré mi puerta con llave y abrí mi mochila bocabajo, dejando caer su contenido sobre el suelo. Caminé a paso apresurado a mi armario y comencé a llenar mi mochila con ropa y un par de Converse rojas.



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar