Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

22. Un casi beso con sabor a muerte.

Grité, aterrorizada, y sentí a alguien sacudirme ligeramente por los hombros. Abrí los ojos, con la respiración trabajosa, y me lancé a los brazos de Dark, buscando protección en su pecho.

-Shh.-Él acarició con delicadeza mi cabello mientras nos mecía adelante y atrás en la cama.-Todo está bien, Odette. Calma.-Besó mi coronilla y aumenté mi agarré en su cintura.

-No me dejes.-Sollocé, ¿en qué momento me había puesto a llorar?

-No lo haré.

-Promete que cambiaras, prométeme que dejaras de ser ese chico estúpido que eres en el instituto, prométeme que no me dejarás.-Dije todo sin detenerme a tomar un respiro, con la respiración aún trabajosa por el llanto.

-Te lo prometo.-Susurró, luego de un momento de vacilación.-Solo si prometes no volverme a alejar como siempre lo haces.

-Lo prometo.-Dije un poco más tranquila.

-¿Estás mejor?

-Sí, gracias.-Hice una mueca al sentir su camiseta húmeda por mis lágrimas, y posiblemente mis mocos también.-Creo que he llenado tu camiseta de lágrimas.

-Y con las lágrimas siempre vienen los mocos, creo que has hecho mi sueño realidad.

-¿Tener una camiseta con mocos?-Me mofé.

-El haber podido consolar a una hermosa chica.-Dijo con una sonrisa de lado, lo miré a los ojos y me sonrojé sin razón alguna.

Sus ojos brillaron y me perdí en una premonición.

La lluvia caía, pero por alguna extraña razón me encontraba completamente seca, a mi lado se encontraba Dark sosteniéndome por la cintura, con sus labios apunto de tocar los míos.

Repentinamente un grito surcó el aire, ambos nos tensamos y miramos detrás de nosotros, donde una mujer se encontraba debajo de un camión de carga, a su lado se encontraba una adolescente conmocionada, al parecer ella había sido quien había interrumpido nuestro casi beso.

Cerré los ojos y escuché a Dark llamarme, negué con la cabeza y corrí al baño, cerré la puerta detrás de mí y me dejé resbalar en ella hasta tocar el suelo. Solté un suspiro tembloroso y decidí darme una ducha, eso ahuyentaría las premoniciones un rato.

 (…)

-¿Vamos a desayunar?-Levanté la mirada del libro y sonreí a Dark, asentí y me levanté del sofá, dejando mi libro en la mesita de noche.

Al salir tomé mi chaqueta de detrás de la puerta y Dark cerró la puerta detrás de sí, caminamos en silencio por el extenso pasillo hasta llegar a los ascensores y esperamos pacientemente el nuestro.

-¿Desayunamos en el restaurant del hotel o prefieres ir fuera?

-Vamos fuera.-Asintió y ambos salimos del hotel.

El cielo se encontraba nublado pero no parecía que fuera a llover pronto, por lo que en lugar de subirnos en un taxi comenzamos a caminar en un cómodo silencio.

Luego de unos minutos decidimos entrar en un café de paredes azules y mesas blancas, al entrar una chica sonriente y uniformada nos dio la bienvenida y nos guio hasta una mesa para dos a lado de las ventanas, dejó los menús frente a nosotros y se retiró.

-Creo que pediré una tortilla francesa con queso y jamón.-Dijo Dark a la camarera, ella asintió y anotó el pedido.-Oh, también un jugo de naranja, por favor.

-¿Y para usted, señorita?-Preguntó con una sonrisa, miré una última vez mi menú y luego a ella.

-Una orden de cruasán y un chocolate caliente, por favor.

-En un momento traigo sus órdenes.-Dijo ella asintiendo y se fue.

(…)

Terminamos de desayunar veinte minutos después entre bromas, me encargué de pagar ignorando las protestas de Dark y salimos. Las calles se encontraban concurridas de personas apresuradas gracias a la lluvia. Nosotros dos nos quedamos debajo del toldo del restaurant y nos miramos, me encogí de hombros y Dark observó fijamente mis labios.

Oh, no.

Detrás de él observé a la señora y a la adolescente de mi premonición, por lo que me apresuré a apartarme de Dark; corrí a través de la lluvia y me apresuré a ayudar a la señora a recoger sus compras, ya que sus bolsas se habían roto.

Sentí un escalofrío, por lo que sin decir una palabra me abalancé sobre la mujer, tirándola a un lado de la calle y evitando que el camión de carga nos aplaste.



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar