Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

25. Asalto.

Desperté unas horas más tarde en el sofá que tanto me gusta, con mi cabeza apoyada sobre el regazo de Hulk.

-Veo que ya despertaste.-Sonrió débilmente, la sonrisa no le llegó a los ojos.

-¿Qué pasa?-Pregunté sentándome derecha, mi cabeza dio una punzada.-Ay.

-Dime una cosa, Scarlett, ¿te gusta Dark?

-¿Qué?

-¿Te gusta Dark?-Volvió a repetirlo, esta vez con más insistencia.

-No.-Dije con cierta duda.-No me gusta, solo… me atrae, pero solo eso, él es mi amigo.

-¿Y Austin?

-Lo conozco desde hace más de una semana, incluso menos.

-¿Y yo?

-¿T-tú?-Titubeé, oh, no

-¿Yo te gusto?

-No lo sé, eres tierno y todo pero no tengo sentimientos hacia ti como algo más que amistad.

-Te acaban de mandar a la Friendzone, hermano.-Salté en mi lugar al oír aquella voz grave a mi lado.

-¿Quién...?-No terminé la pregunta dado que Hulk levantó el puño y golpeó el aire.

-Cierra la boca.-Murmuró.

-¿Con quién estás hablando?

-Con mi hermano.-Dijo con simpleza, lo miré como si se hubiera vuelto loco.-Mi habilidad, ¿lo recuerdas?

-Oh, sí.

-Scarlett te presento a Emett, mi difunto hermano desde hace años, Emett te presento a Scarlett, la chica que me gusta pero se niega a aceptar mis sentimientos.

-Mereces a alguien mejor que yo...

-¡Claro que no!-Exclamó enojado y algo frustrado, me tomó por los hombros y me sacudió violentamente.- ¿Por qué no comprendes que tú eres mejor que todas las chicas del universo?

-¡Porque no lo soy! ¡Soy una maldita asesina!

-¡Y yo un traga libros al cual le gustaría a una chica dentro de un millón de años!

-Lo lamento pero vas a seguir soltero.

-¡Perra asesina!-Gritó, lo miré con los ojos como platos, herida.

-Vete al infierno.-Dije corriendo al baño, sus pasos apresurados me siguieron.

-Scarlett no quise decir eso...

-¿Entonces qué quisiste decir? ¿Ah? ¡Dímelo!-Le grité dándome la vuelta.-Oh, ya sé, solo soy un maldito juego para ti.

Su respuesta fue dada por sus labios, la mía por mi puño contra su pómulo.

-No vuelvas a besarme, jamás.-Dije mirándolo con hostilidad, él me devolvió la mirada.

-Creí que eras diferente, ¿sabes? Creí que no serías otra estúpida seguidora más de Dark pero en serio me equivoqué.

-Yo no soy la que está enamorada de ti.-Musité con un encogimiento de hombros y me encerré en el baño, cerrándole la puerta en las narices.

 (...)

-¡Me debes un maratón!-Grité saltando a la espalda de Dark cuando se disponía a salir, por tercera vez en el día.

Cuando estuvimos en París me prometió ver conmigo toda una temporada de la serie que yo quisiera, claro que desde que volvimos no hemos tenido tiempo a solas para llevar a cabo dicha actividad.

-Eso podemos hacerlo mañana, Scarlett.

-Pero...-Hice un puchero y abracé más su espalda.

-No.

-Bueno.-Dije algo decepcionada.

Me bajé de su espalda y caminé al sofá, me tumbé en este y luego volví a levantarme para hacer palomitas con mantequilla y apagar las luces. Encendí la televisión y puse Netflix, comenzando a buscar así una serie o película que me llamara la atención. Al final terminé poniendo “Jane the Virgin, era una buena serie para pasar el rato y reír un poco.

Hulk se había encerrado en su habitación a leer luego de lo que pasó, dejándome sola y aburrida, Dark había vuelto luego de una hora, preparó la comida, comimos todos juntos y luego ambos se fueron, dejándome a mi suerte, Dark volvió luego de una hora pero sin Hulk, este último no ha regresado. No es culpa de ellos que no estén, yo soy una intrusa que llegó anoche a altas horas de la noche buscando asilo, esta es la rutina de ambos, y yo no estoy en ella.

(...)



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar