Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

26. Sorpresa.

-¡Eres una maldita! ¿Por qué no hiciste nada para ayudar a mi hijo?-Gritó mi tía, tirando de mi cabello con furia.

-¡Si no hubiera hecho nada Lourdes tendría una bala en la cabeza!-Grité soltándome de su agarre y cayendo al suelo por accidente.- ¡Dile algo papá! ¡Defiéndeme! ¡Soy tu hija!

Mis ojos se cristalizaron al ver que miraba hacia otro lado.

-Dejaste de ser mi hija en el momento que te fuiste de casa.-Sollocé y una lágrima rodó por mi mejilla.

-Ahora soy huérfana, genial.-Dije con sarcasmo y una sonrisa llena de dolor.-Mamá no me hubiera hecho esto, no me daría la espalda.

Volví a sollozar y me levanté, tomé la chaqueta de Dark y corrí fuera, chocando con un pecho fornido y musculoso, el cual comenzaba a conocer a la perfección.

-Dark.-Gemí y comencé a llorar de forma desconsolada, tragándome mi orgullo, sus brazos me envolvieron en un reconfortante abrazo.

-Vamos al departamento, Amett y Austin nos esperan.-Asentí aún contra su pecho y me separé.

Levanté la mirada hasta sus ojos y él me sonrió tímidamente, ocasionando que sienta una extraña sensación en el vientre. Dark acunó mi rostro entre sus manos y con las yemas de sus pulgares secó las lágrimas que caían de mis ojos, cerré estos y él depositó un beso casi imperceptible en mi coronilla.

-Vamos, pequeño problema.-Murmuró sonsacándome una pequeña sonrisa pero verdadera.

(...)

-¡¿Que  dijo qué?!-Exclamaron los tres levantándose del sofá a la vez, yo miré mi taza de chocolate caliente con tristeza.

-Lo que escucharon, ahora soy huérfana.-Me encogí de hombros disimulando un sollozo.

-Técnicamente no, aún tienes a tu padre, hermano, tía y…-Comenzó a decir Austin pero bajo la mirada fulminante de Dark y Hulk se calló.-Solo decía…

-Oh, ven aquí.-Murmuró Hulk atrayéndome a sus brazos, impidiendo sin querer que Dark hiciera lo mismo, el pelinegro lo fulminó con la mirada.-Huérfano es quien no tiene a nadie, tu nos tienes a nosotros.

Cerré los ojos y asentí, luego de un rato volví a abrirlos, adormilada, y me encontré en medio de un duelo de miradas entre Hulk y Dark, hice una mueca, confundida, y por fin me dormí, con el cuerpo entre los brazos de Hulk y la cabeza apoyada en el regazo de Dark.

 (...)

-Llévala al cine, a una librería o de compras, no, mejor hagan las tres cosas.

-Solo mantenla alejada del departamento hasta la noche.

-Shh, está despertando.

Abrí los ojos y miré a mi alrededor, confundida, suspiré al notar los tres pares de ojos de mis amigos sobre mí.

-¿De qué hablan?

-Dark y tú van a volver a pasar tiempo de calidad.-Dijo Hulk con una sonrisa forzada, miré a Dark y encontré una gran sonrisa, verdadera, posada en sus labios.

 (...)

-¡Por favor!-Rogué, Dark negó con la cabeza.

-No veré Anabelle 2, tenlo por seguro.-Alcé una ceja, desafiante.

(...)

-No puedo creer que me convencieras.-Murmuró.

-Shh.-Le tiré palomitas al rostro, se quedó callado.

Dirigí mi atención a la película y continué comiendo palomitas acarameladas.

(...)

-¡No puede acabar así!-Exclamó Dark, comiendo palomitas con frenesí, sin dejar de mirar los créditos.

-Lástima, amigo, acabó así.

-¡Tenemos que ver la 1!

-Tú vas a verla, yo ya tuve suficiente de tus gritos y pellizcos para toda la vida.-Puse los ojos en blanco y él hizo un puchero.

-Solo la mitad, ¿síii?

-Ya qué.-Sonrió ampliamente y me abrazó.-Por cierto ¿qué ocurrió luego de que nos fuéramos a París?-Pregunté mientras salíamos de la sala de cine.

-Mi padre llegó y su secretaria le borró la memoria a todo el mundo, así que no recuerdan a Myrtle, ni que asesinaste a un hombre, ni que nosotros tenemos habilidades.-Asentí, asimilando sus palabras.

(...)

-Amett me ha mandado a comprar unos libros para ti.-Dijo aparcando frente a mi librería favorita.



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar