Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

28. Ella... ¿murió?

El aire escapó de mis pulmones, negué con la cabeza.

-Mientes.-Dije entre dientes, mis ojos se encontraban secos, sin ningún rastro de lágrimas.

-Por supuesto que no.-Se sentó, mirándome con cautela.-Puedes ir a ver su cuerpo en el baño de chicas de esta institución.-Sonrió, mi odio hacia él aumentó.-Vamos, ve a verlo, ve a ver el cuerpo sin vida de Ahly.

Miré por el rabillo del ojo la puerta, la cual me tentaba a salir, y devolví mi atención a Karl  justo a tiempo para ver cómo se abalanzaba sobre mí, cubrí mi rostro con ambas manos y los dos caímos al suelo, él sobre mí.

Nueva regla, Odette: Siempre hay que estar alerta.

Cállate.

Colocó ambas manos sobre mi cuello y apretó, luché contra él, en vano.

Comencé a quedarme sin aire y a ver puntos negros en mi campo de visión, ¿dónde estaba Dark?

Miré a todos lados, desesperada, con mis pulmones pidiendo aire a gritos; solo vi el cuerpo de la secretaria inerte en el suelo, con sangre saliendo de su herida.

Escuché un gruñido al otro lado del aula, dirigí mi atención hacia allí y encontré a Dark peleando para que su padre lo soltara.

-¡Scarlett!-Gritó, mis párpados comenzaron a volverse pesados.- ¡Recuerda lo que practicamos!

Teletransportación.

Me concentré, con la poca conciencia que me quedaba y pensé en estar al lado de Dark, sentí el vacío en el estómago antes de ser atrapada por sus fuertes brazos.

-Aquí estoy.-Murmuró en mi oído, abrí los ojos con pesadumbre.-Vamos al departamento.-Miré a su padre y tomé su mano, cerré los ojos y materialicé la imagen de la habitación de Hulk en mi mente.

Sentí vértigo y abrí los ojos, miré la habitación donde un desorbitado Hulk nos miraba desde su cama con un libro en manos.

Dejé caer la cabeza hacia atrás y exhalé una gran bocanada de aire, cansada.

-¿Estás bien?-Preguntó Dark con preocupación, depositándome con cuidado sobre la cama.

-Sí, solo estoy cansada.-Miré al hombre mayor a lado de Dark.-Él es tu padre, ¿no?

-Sí.

-También soy el director del instituto.-Se acercó unos cuantos pasos en dirección a donde me encontraba.-Gracias por salvarme...

-Scarlett.

-...Scarlett, te debo una.

-Le debes muchas.-Dijo Dark, furibundo.-Por ejemplo la vez que la recluiste de toda la población estudiantil o cuando no me dejaste ayudarla hace unos minutos.

-Lo importante es que estamos...-Mi vista se nubló y caí hacia atrás sobre la cama.

Me encontraba de nuevo en los pasillos del instituto, con una mano sostenía el campo de fuerza que había creado y con la otra ayudaba a mi hermano a mantenerse en pie, su frente sangraba y mantenía una mano sobre su ojo.

Frente a mí se encontraba Karl  con el cuerpo de mi mejor amiga en brazos, del cuello de ella un hilo de sangre rodeaba todo este hasta crear un pequeño charco debajo de ambos, sus ojos sin vida me observaban fijamente.

Sollocé, mi hermano apretó mi mano en señal de apoyo.

-Déjanos ir, ya tienes lo que querías.-La voz de mi hermano hizo eco por todo el lugar, me estremecí levemente.

-¿Y qué es lo que quiero, Charlie?-Miré al hombre frente a mí, furiosa.

-¡Dínoslo de una maldita vez y déjanos en paz!-Chillé, perdiendo la paciencia, eso pareció hacerle gracia.

-Quiero venganza, y no solo porque me delataste sobre el asesinato de mi ex esposa.-Lo miré confundida.-Su padre sabe la respuesta, al igual que Andrea.

-Di la maldita "respuesta"-Mi mano tembló, y con ella, el campo de fuerza que nos protegía.

Estaba debilitándome.

-No me corresponde a mí darla.-Sonrió y dejó caer el cadáver de mi amiga.-Esperen noticias mías, necesitaré tu ayuda y la de tus amiguitos.-Señaló al otro extremo del pasillo donde yacían Dark, Hulk, Austin y un chico que no conocía para nada, inconscientes.

Tomé una bocanada de aire con violencia y miré a mi alrededor, frenética, con el corazón martillando en mi pecho.



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar