Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

39. Dulce o Truco.

Salí corriendo del lugar, dejando a mis amigos atrás al igual que mis tacones, necesitaba espacio para pensar y procesar lo sucedido, esto no podía ser real.

No podía serlo.

Corrí por la fría noche de Boston, con los holanes de mi falda bailando conforme corría, mientras el cabello se me pegaba al cuello a causa del sudor y mis ojos se anegaban de lágrimas contenidas, con la orden clara de no salir.

Pronto llegué a un parque, una vez ahí me senté en lo alto de una resbaladilla y miré mi aliento, convertido en vaho por el frío. Sentía mi corazón martillar sin piedad en mi pecho, mientras las piernas se me entumecían y los pulmones me pasaban factura por haberlos forzado a trabajar de más.

Fuera del parque podías ver a los niños pasar junto a sus padres, los pequeños iban disfrazados y entre sus manos había una calabaza de plástico sonriente o bolsas para guardar los dulces, sonreí con ternura y recordé mi cruda infancia, mi padre siempre prefirió a Charlie y a Lourdes, por lo que en éstas épocas, cuando mi madre aún vivía y yo era más pequeña, John siempre les compraba los mejores disfraces a Lourdes y a Charlie, mientras que a mí me daba lo que le quedaba de dinero, que no era más de siete dólares y unos cuantos centavos.

Yo también pasé por la fase de querer ser una princesa, por lo que un Halloween, cuando tenía seis años, le rogué a mi padre que me comprara el traje de Bella, en ese entonces ella era mi princesa favorita y quería su vestido, pero él se negó, porque Charlie y Lourdes querían los trajes de Buzz y Woody, en cuanto mi padre me dijo que no a mi disfraz hice un berrinche y gracias a ese berrinche me prohibió volver a salir a pedir dulces, por lo que mi infancia quedó arruinada.

Luego vino lo de los narcóticos y todo en mi vida estalló.

-¿Puedo saber qué es lo que causa ese ceño fruncido?

-Son muchas causas.

-¿Y yo estoy en ellas?

-No te creas tan importante.-Dije con burla y lo observé escalar hacia mí.- ¿Qué haces aquí, Dark?

-Te seguí.-Se encogió de hombros

-¿Por qué?-Alcé una ceja.

-Porque me importas, Odette. Puede que te haya ignorado estos días y que tú probablemente me hayas rechazado al golpearme, pero eso no quita el hecho de que me importas.

-Sigo sin saber por qué.

-¿Por que qué?

-Porque decidiste ignorarme de un día para el otro.

-Yo... ¿recuerdas que salí con Amett cuando casi nos besamos el otro día?-Asentí.-Peleamos... por ti, me sinceré con él acerca de mis sentimientos hacia ti y él se enfureció, me dijo que eligiera entre nuestra amistad de años o tú, y lo elegí a él.

-Porque los mejores amigos son antes que las chicas, lo entiendo.-Dark me miró con sorpresa.-Es ley de vida, Dark, lo hubiera entendido si me lo hubieras explicado en lugar de ignorarme.

-Lo lamento, nunca me había pasado nada igual y no supe qué hacer.

Le resté importancia con un gesto y ambos permanecimos en silencio, mirando alrededor excepto a nosotros, con nuestro aliento entremezclado por el vaho. Observé a una niña pasar vestida como Bella y sonreí, ella sí pudo ser princesa por una noche.

Sentí los suaves dedos de Dark tocar mi mejilla, por lo que lo miré, encontrando su rostro a escasos centímetros del mío, y me sonrojé, al tiempo que él iba acercándose cada vez más hasta que nuestros labios terminaron juntos. Solté un suspiro tembloroso y seguí el jugueteo de nuestros labios y lenguas, mientras él me tomaba por la nuca y profundizaba el beso.

-Te quiero.-Susurró en cuanto nos separamos y me miró a los ojos.-Te quiero, Odette, no como amiga, sino como algo más.

Abrí los ojos como platos y lo aparté de mí de un fuerte empujón, lanzando accidentalmente un campo de fuerza que lo mandó a volar demasiado lejos de mí. Abrí la boca en una *o* perfecta y me apresuré a resbalarme por la rampa metaliza y helada, para luego correr hacia mi amigo "y algo más".

-Demonios, Dark, ¿te encuentras bien?

-Creo que tengo roto el corazón.

-No estoy para bromas, ¿tienes algo roto de verdad?

-No, pero me va a salir un feo moretón en el trasero.-Hizo un puchero y lo ayudé a levantar.-Creo que esa fue la manera más literal de mandar a volar a alguien.



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar