Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

42. Round dos.

Un carraspeo hizo que nos separáramos, miré a Dark a los ojos, sonrojada, mientras él me depositaba con cuidado sobre el suelo.

-Dado que Scarlett sigue viva y enterita, sigamos con el entrenamiento.-Dijo Koll con una sonrisa, puse los ojos en blanco y busqué a Hulk con la mirada, éste se encontraba con la mirada perdida siendo ayudado a mantenerse en pie con ayuda de Heath.

-¿Por qué caí?

-Amett olvidó la pequeña parte de "concentrarse" e hizo que los bloques se pulverizaran.

-Oh.

-Tu turno, Dark, Clark colóquense en la parte Sur y Norte, Scarlett, al centro.-Asentimos e hicimos lo que nos pidió, mientras más rápido acabáramos, más rápido nos iríamos.-Ahora, Scarlett, concéntrate.-Hulk puso los ojos en blanco.-Dark y Clark comenzaran a lanzarte esferas tanto de oscuridad como de luz, si una de oscuridad te da, quedarás inconsciente y revivirás un momento traumático u olvidado de tu pasado, si una de luz te da, te quemas.

Abrí los ojos como platos y tragué saliva con fuerza, miré a Clark suplicante y luego a Dark, ¿por qué esto siempre me ocurre a mí?

-Pero, ¿con qué se supone que tengo que detener las esferas?

-Karl nos ha dicho que puedes hacer campos fuerza, te recomendaría que usaras una versión miniatura de esos para neutralizar y también la teletransportación.

-Lo dices como si fuera tan fácil.-Bufé, Heath miró al cielo y negó con la cabeza.

-Comiencen.-Sentenció sin más dando una palmada, suspiré y miré a ambos Smith alternativamente.

Primero comenzó Clark, sus ojos castaños adquirieron un tono anaranjado en ciertas áreas, elevó una mano, creando una esfera luminosa anaranjada blancuzca y la lanzó en mi dirección, me concentré e hice un campo de fuerza del tamaño de la llamarada, apunté y disparé, encerrando la llamarada dentro del campo.

Sonreí triunfal y me volví hacia Dark justo cuando una esfera de sombras venía en mi dirección, salté y me teletransporté lejos de su alcance, la esfera se desmaterializó en el aire.

Luego de cinco interminables minutos Heath gritó que aumentaran la velocidad de sus lanzamientos, lo maldije por lo alto y creé dos campos estáticos en mis manos, preparada para el siguiente bombardeo.

Y vaya que lo fue.

Ellos comenzaron a lanzar esferas de llamaradas y sombras a la par, dificultándome el defenderme, atrapé cinco de las diez sombras que me lanzó Dark y siete de las trece de Clark.

Solté un aullido de dolor cuando las seis llamaradas de luz me golpearon en diferentes partes del cuerpo antes de ser llevada por las sombras.

-Vamos Odette, será divertido.-Dijo con una sonrisa mi mejor amiga, dudé.

-No lo sé, Sabrina, habrá alcohol y mi padre no creo que me deje ir...

-Le diremos una mentirilla piadosa, vamos, di que sí.-Colocó ambas manos frente a ella en forma de súplica, suspiré y asentí.- ¡Genial! Paso por ti a las siete, ponte linda que habrá muchos chicos buenos con los que acostarse.

-¡Sabrina Meyers!-Chillé horrorizada entre risas.-Te recuerdo que tengo a Brian y soy virgen, y que no me acostaré con nadie hasta casarme.

-Eso dices ahora.-Canturreó y se alejó por el pasillo, con sus tacones de diez centímetros taconeando a su paso.

(...)

El volumen de la música estaba hasta el tope, varias parejas bailaban pegados en la pista y otros se encontraban bailando desenfrenadamente en la pista, miré a todos lados, mareada, tratando de encontrar tanto a Brian como a Sabrina, al no encontrarlos diez minutos de búsqueda después me encogí de hombros y subí al segundo piso, necesitaba ir al baño urgentemente, había múltiples puertas en el pasillo, decidí entrar en una al azar.

Error.

Abrí los ojos como platos, con lágrimas inundándolos con rapidez, al encontrar a mi novio y a mi mejor amiga besándose, uno encima del otro y sin ropa.

La ira reemplazó a la tristeza haciendo que camine a paso decidido hacia ellos y estampé un puñetazo en el rostro de Brian.

-¡Eres un maldito cerdo!-Le grité, me miró anonadado.

-Odette...-Me giré hacia Sabrina y la abofeteé.

-No te atrevas a dirigirme la palabra, zorra.-Escupí con frialdad.



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar