Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

45. Primera sangre.

Mi consciencia iba y venía, un momento oía las voces de los chicos y al siguiente era transportada a la inconsciencia, donde la imagen de un niño pelinegro de ojos azules y de tan solo 2 años de edad lloraba desconsoladamente sobre una alfombra ensangrentada.

Con un grito salí de mi ensueño y me senté derecha sobre el sofá, los presentes me observaron con preocupación, los pelirrojos también se encontraban en la estancia.

-Dos días.

-¿Ah?

-Dos días estuviste inconsciente.

Maldije por lo bajo y traté de ponerme en pie, todos me lo impidieron.

-Quédate ahí, aún estas muy débil.

-Koll ¿quitaste por completo mi bloqueo?

-Eh, sí.

-Parece que no.-Entrecerré los ojos, elevó las manos al aire.-Es que no logro sumergirme en la premonición.

-Para saber que hay una premonición de por medio debes de ver por lo menos una imagen, ¿qué es?

-Un niño, dos años, pelinegro, ojos azules. Cada que lo veo, observo que se encuentra llorando en una alfombra ensangrentada.-Hice una mueca.

-¿Conoces su nombre?

Guardé silencio unos segundos, tratando de recordar si sabía su nombre o no.

Gabe, me susurró mi mente.

-Gabe.-Asintió.-Creo que es...-Me miró, sacudí la cabeza.-Olvídalo, no es nada.

Otra vez la imagen de Brian apareció en mi mente, ésta desapareció y reapareció la imagen de Seattle, seguida de ésta apareció la imagen de Gabe.

Oh demonios, no.

-Gabe es hijo de Brian.-Murmuré, me miraron desconcertados.-Mi ex novio me engañó con mi mejor amiga hace unos cuantos años, yo...tuve una premonición en la cual ella le anunciaba que estaba embarazada. Creo que Brian y Gabe están en problemas.

Cubrí mi rostro con ambas manos y suspiré, la puerta del departamento se abrió y todos a mi alrededor se tensaron, me levanté y me giré, tuve que sostenerme de Dark para no caer de la impresión.

-¡Charlie!-Grité y me lancé hacia delante, Karl sonrió y lo empujó hacia mí, lo abracé con fuerza y miré con odio a Karl.- ¿Dónde está mi primo?

-Por allí.-Señaló la puerta principal, agudicé mi oído y escuché unos cuantos sollozos.-Y deberías saber que una niña rubia lo acompaña.-Sonrió burlón, solté a mi hermano y corrí fuera del departamento.

Abrí los ojos como platos al ver el pasillo cubierto con sangre, miré hacia abajo y palidecí.

Lour sollozaba sobre el pequeño cuerpecito de Lily, la cual se encontraba inmóvil entre sus brazos ensangrentados.

-¡No!-Grité y caí de rodillas sobre el suelo.- ¡Lily!

-Apártate.-Gruñó él cuando traté de acercarme.-Esto es tu culpa, maldita pe...

Lo abofeteé antes de que acabara la frase, con las mejillas encendidas por el enojo.

-Cállate, Lourdes, que no te permito que me insultes.-Dije furiosa y dirigí mi mirada a Lily.- ¡Austin!

El susodicho apareció seguido de Dark, éste se acercó a mí y me abrazó, ayudándome a levantarme, ¿en qué momento me había puesto de rodillas y me había manchado de la sangre de Lily?

Sentí un mareo y tuve que recargarme en Dark, me abrazó con fuerza y ambos observamos a Austin inclinarse sobre Lily y comenzar a revivirla.

Una luz extraña envolvió a Lily y a mi hermano, luego de unos segundos el pequeño pecho de Lily comenzó a moverse, lentamente, sentí el alivio recorrer mis venas al ver que volvía a respirar.

Una fuerza extraña hizo que me inclinara sobre Austin y perdiera el equilibrio, cayendo en un charco pequeño de sangre, ésta, al entrar en contacto con mi piel, comenzó a quemarme, ocasionando que comience a gritar de dolor.

Miré a mí alrededor, me encontraba en medio de un pasillo con una bata de hospital cubriendo mi cuerpo.

Sin saber por qué comencé a caminar hacia la primera puerta que apareció en mi campo de visión, al abrirla mi corazón se saltó un latido.

Lily se encontraba postrada en una camilla, con el rostro y cuerpo cubierto de cables extraños, se veía mayor, debería tener unos 14 o 15 años. Su rubio cabello era un halo dorado sobre la fría almohada, mientras que su pecho bajaba y subía lentamente.



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar